miércoles 21 de abril de 2021 - 3:00 PM

Reforma tributaria, ¿a punto de naufragar?

Una semana después de que el gobierno radicó en el Congreso de la República el proyecto de ley de la reforma tributaria, el mismo está hoy sin el apoyo político que requiere para que se aprobado.
Escuchar este artículo

La iniciativa desde el momento en que se radicó empezó a tener serios cuestionamientos de la mayoría de los partidos, en particular la oposición que anticipó que no lo aprobará; igualmente sucede con el Partido Liberal, que también se apartó de la iniciativa con la advertencia que la “mermelada” que está ofreciendo el gobierno no les convencerá.

Pero el golpe definitivo lo dio éste miércoles el partido Cambio Radical, el cual notificó que no la votará al gobierno el proyecto porque lo considera inoportuno y además exagerado en la afectación que le dará en especial a la clase media.

En tal sentido el director de Cambio Radial, Germán Córdoba, sostuvo que “el partido no acompaña la reforma tributaria en su totalidad. No nos gustan desde el título hasta el último artículo. Esta reforma es inconveniente, no la acompañamos. Si la reforma sigue su trámite en el Congreso, cada uno de los congresistas de este partido votará en contra de ella. El no de Cambio Radical es rotundo. No es no”.

Sin embargo, según trascendió, no fue una decisión fácil de lograr en la bancada. Aunque la postura se anunció en un comunicado público en donde se asegura que fue por unanimidad, los congresistas de las comisiones económicas, en su mayoría, no estaban de acuerdo en que no se vota. Esa postura llevó a que el exvicepresidente y jefe del partido, Germán Vargas Lleras, les asegurara que “no voy a seguir respondiendo por un partido político fracturado y que se quiere suicidar”.

Lea también: Con la reciente polémica surge el ‘efecto Carrasquilla’ en el precio de los huevos.

Cambio Radical desde el comienzo del gobierno de Iván Duque se declaró en condición de independiente, pero en los últimos 20 meses, por intermedio de varios funcionarios, llegó al gabinete presidencial con los ministros de Salud, Fernando Ruiz y la de TIC, Karen Abudinen.

Al final la puja la ganó el expresidente Vargas, quien desde hace más de un mes ha expresado su oposición a la reforma, en especial en una columna de opinión desde donde le expresó al gobierno todas sus molestias, la cuales quedaron expresadas en el comunicado donde se expresa que “Cambio Radical no acompañará al Gobierno en la aprobación de esta iniciativa, por considerarla totalmente inoportuna y en contravía del objetivo de recuperación de la economía y el empleo que requiere alcanzar el país, al tiempo que carece de unidad de materia, requisito constitucional indispensable para el trámite de cualquier ley. Esta decisión tiene los efectos vinculantes de la Ley”.

El presidente de la Comisión IV del Senado, Carlos Jiménez, también de Cambio, manifestó que el mejor camino que le queda al presidente Duque y al ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, es retirar el proyecto y volverlo a presentar en otro momento en donde las condiciones hayan cambiado.

Para Jiménez, “lo más fácil es que la retiren, es lo menos desgastante, el menos manoseo posible que puede tener el Congreso y los funcionarios del Gobierno nacional. Lo más grave es que la reforma se hubiera caído más adelante. Hoy tienen la posibilidad de corregir, de presentar un texto más racional y no tan agresivo en tributación, sino que le permita a la ciudadanía tener un Estado eficiente y simple”.

Uribe busca alternativas

La postura de Cambio Radical, que deja al proyecto sin los votos suficiente para ser aprobado, llevó a que el expresidente y jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, saliera a buscar un acercamiento entre los partidos para que sea concertado un texto y no dejar que hunda el proyecto.

“Es urgente un acuerdo de modificación de textos que se exprese en la ponencia. Se insistió mucho en presentar la reforma previamente consensuada con las mayorías del Congreso”, escribió el jefe del Centro Democrático, quien igualmente se ha apartado de algunos puntos de la reforma, entre ellos imponer el IVA a los servicios públicos.

El exmandatario le insiste al gobierno que los recursos se podrán recaudar por la vía del ahorro, es decir bajar los gastos de burocracia.

Lea también: Cambio radical anuncia que no votará la reforma tributaria.

Desde las filas del Partido Conservador se informó que este jueves se reunirá la bancada de congresistas para tomar una posición frente a la reforma, en tal sentido su vocero en la Cámara, el representante Nicolás Albeiro Echeverri dijo: “no creo que la ruta sea a través de los recursos de los pensionados y a través de bajar la base gravable para que la clase media quede completamente pauperizada. El Partido Conservador está construyendo un equipo de apoyo técnico de exministros de Hacienda y de expertos, con los cuales tendremos un documento serio y contundente para presentarle al país”.

El Partido de la U, también de la coalición de gobierno, informó que no acompañará nada de la reforma. Su presidenta, Dilian Francisca Toro, indicó que el partido no “votará una reforma tributaria que grave a los trabajadores, a la clase media, ni a los pensionados. Una reforma que le ponga IVA a la gasolina e IVA a los insumos del sector agropecuario, terminará afectando la canasta familiar (como el huevo, el pollo, la carne) y también rechaza el IVA a los servicios públicos”.

Toro además sostuvo que es necesario que los 7 billones de utilidades que tuvo el Banco de la República, “se incorporen de manera inmediata al presupuesto del país como solución a las necesidades que tenemos, sin afectar a los colombianos como se plantea en esta reforma”.

Las cuentas

La preocupación para el equipo económico es que la reforma hoy no tendría los votos necesarios para que supere su primer debate, ni en Senado ni en la Cámara, en donde oposición e independientes y la U, inclinarían la balanza para que se hunda el proyecto.

En la Comisión III del Senado habría 10 votos negativos, 4 de Cambio Radical, 3 del Partido Liberal, 2 de la U y 2 más de la oposición. Esa comisión son 17 senadores y requeriría para pasar el proyecto al menos 9 votos.

En la Comisión III de la Cámara, los votos negativos serían 5 de Cambio Radical, 7 del Partido Liberal, 5 de la U y 3 de la oposición, para un total de 20. La comisión son 30 representantes y requiere 16 votos.

En la Comisión IV del Senado, el proyecto hoy es rechazado por 2 de Cambio Radical, 4 de la oposición, 2 de la U y un liberal, que sumarían 9 votos. La comisión son 15 senadores y el proyecto requiere 8 votos.

Finalmente en la Comisión IV de la Cámara la reforma tributaría sería negada por los 5 liberales, 4 de Cambio Radical, 4 de la U y 2 de la oposición. La comisión la componen 27 representantes y requiere de al menos 14 votos y no los tiene.

Por ahora el gobierno no se ha pronunciado sobre si retirará el proyecto para buscarle ajustes como lo han requerido desde varios partidos, pero lo único cierto es que no tiene el apoyo que en el pasado tenían en la misma instancia las otras dos reformas tributarias que llevó la administración Duque al Congreso.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad