jueves 09 de marzo de 2023 - 12:00 AM

‘Tatequieto’ a contratos de prestación de servicios

El borrador de la reforma laboral plantea una dimensión del contrato de trabajo a término indefinido, con el fin de privilegiar la estabilidad laboral en el país.
Compartir

Por décadas ha existido el contrato por prestación de servicios (CPS). Es un tipo de contrato a término fijo muy usado actualmente en los entes territoriales y empresas, y que el mismo Gobierno ha querido regular para que aquellos trabajadores que estén cumpliendo labores misionales en sus organizaciones pasen a ser de nómina.

En ese sentido, el pasado 30 de diciembre, el Gobierno presentó los lineamientos para ejecutar el Plan de Formalización de Empleo Público, programa que entró en vigencia el 1º de enero del 2023 y ahora hace parte del borrador de la reforma laboral.

Es así como en el artículo 17 del borrador de ese proyecto, que se radicará en el Congreso la próxima semana, se plantean los límites al uso del contrato de prestación de servicios en Colombia.

De acuerdo con lo que contiene el borrador, se plantea que no se podrán vincular mediante contrato de prestación de servicios ni ninguna otra modalidad de contratación no laboral a las personas que realizan actividades permanentes y subordinadas en empresas públicas y privadas.

Por tanto, enfatiza el documento, será ineficaz cualquier vinculación que desconozca lo anterior, teniendo en cuenta los efectos legales que hay en una relación laboral con el derecho al pago de los salarios y prestaciones sociales, con sus aportes al sistema de seguridad social, para cualquier trabajador subordinado.

De acuerdo con el parágrafo 1 de ese artículo, si el empleador da por terminado el contrato de prestación de servicios o la otra modalidad no laboral, sin justa causa o evoca finalizar el contrato de prestación de servicios, esto no producirá efecto y el trabajador tendrá derecho a ser reintegrado a su puesto de trabajo con el reconocimiento de la totalidad de salarios y prestaciones dejados de devengar entre el despido y el reintegro efectivo.

Asimismo, el parágrafo 2 dice que cuando se celebren sucesivos contratos de prestación de servicios, se presumirá que existe uno solo entre la terminación de uno y el inicio del otro, y que no ha transcurrido más de un mes.

También menciona que las entidades públicas adelantarán los procesos de formalización de manera gradual y sistemática a fin de vincular en las plantas temporales a quienes trabajan por prestación de servicios desempeñando actividades, con criterio meritocrático y vocación de permanencia en el empleo público.

Acabar nóminas paralelas

Uno de los expertos consultados por Vanguardia aseguró que uno de los objetivos del proyecto es acabar con las nóminas paralelas y privilegiar la estabilidad laboral en el país.

Carlos Barco, especialista en Derecho Laboral y en Derecho Administrativo y docente de la Universidad Javeriana, precisa que con lo planteado en la reforma laboral, se concluye que el Gobierno busca es reforzar la estabilidad en el empleo, interviniendo los contratos de trabajo para que por regla general estas labores misionales se hagan con un contrato a término indefinido.

Barco recuerda que hoy en día en la legislación existen tres modalidades típicas de contrato de trabajo, que es el contrato de trabajo a término indefinido propiamente dicho, el contrato de trabajo por término fijo y el contrato de trabajo por una obra o labor determinada.

El docente de la Javeriana explica que sobre la base de lo que existe, lo que propone la reforma es que haya una regla general de estabilidad a través de la utilización masiva del contrato a término indefinido y la restricción o la limitación del contrato a término fijo o el contrato por obra labor.

La meta es hacer que estos contratos por tiempo definido sean excepcionales; y cuando un empleador quisiera acudir a la regla excepcional de tener un contrato a término fijo o por obra labor, entonces tiene que justificar por qué lo contrata de esa manera, cuál es el servicio o actividad que está supeditada a un tiempo específico.

De acuerdo con Barco, con esta propuesta del Gobierno lo que va a pasar es que va a poner en aprietos a muchos empleadores que necesitan cierta flexibilidad o cierta movilidad en la contratación del personal porque eso va a suponer que no va a existir necesariamente una posibilidad de hacer un uso común como hoy en día sucede con el contrato a término fijo o por obra labor determinada.

Fortín de los políticos

Por años y especialmente en época electoral, los famosos contratos de prestación de servicios han sido el fortín de muchos políticos para explotar a las personas y para mantenerlas a sus servicios. Así lo considera el analista político Gerardo Martínez.

De acuerdo con este experto, este tipo de contrato es perversa para el trabajador porque muchas veces tienen que trabajar hasta dos meses esperando que el político de turno le haga la renovación del contrato.

Le puede interesar: Sigue la brecha laboral para las mujeres en Colombia

Sin embargo, considera que lo que está planteando el borrador de la reforma laboral suena muy bonito, pero tiene varias aristas porque para que en el sector público se puedan realizar los contratos a término indefinido, primero se tiene que crear la planta de personal, presupuestarlo y conseguir los recursos.

Además, precisa el analista político, todos los cargos tienen que someterlos a concurso a través de la Comisión Nacional de Servicio Civil, pero “la carrera administrativa, dice la historia, ha sido altamente ineficiente”.

Lo que propone la reforma, asegura Martínez, es positivo porque busca eliminar la tercerización, que es la precarización del empleo y donde los sueldos son muy malos. También porque busca acabar con los contratos de prestación de servicio que son manejados políticamente.

La incidencia de los contratos de prestación de servicios

Andrés García, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario y profesor de la Facultad de Economía de esa entidad educativa, explica que a través de una encuesta del Dane se puede cuantificar que hay más de un millón de contratos por prestación de servicios, es decir, el 10% del trabajo asalariado, debido a que en Colombia la mitad del empleo está en la informalidad.

Suprimir los contratos de prestación de servicios tiene una incidencia en el sector público porque hay mucha gente que lleva varios años trabajando bajo esta figura.

El docente asegura que hay que hacer una valoración sobre si el cambio va ser bueno, pues una proporción importante de empleo que se genera través de esa figura.

Dice que “la exacerbación de contratos de prestación de servicios, al final es el resultado de la inflexibilidad del mercado laboral, es decir, muchas empresas recurren a esta figura porque perciben que es costoso el proceso de contratación y luego deshacer una relación laboral, mientras que con esta figura al final, en términos de flujo de gastos para la empresa, no va ser costoso”.

Un informe del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario da cuenta que en general el sector que cuenta con más personas que operan bajo los contratos de prestación de servicios es el de administración pública y defensa (20,9 %), este cuenta con planes de seguridad social de afiliación obligatoria.

Los otros sectores con participación considerable de prestación de servicios son el sector de actividades de atención de la salud humana (12,29 %), seguido por el de educación (7,95 %), actividades jurídicas y de contabilidad (6,94 %) y comercio al por menor (4,64 %).

Asimismo, el 62,3% de los encuestados consideraron que los contratos por prestación de servicios ofrecen mayor independencia y flexibilidad que un contrato laboral.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista de Vanguardia desde el 2001. Egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Miembro del equipo de la página Nacional. Nominada al premio Luis Enrique Figueroa.

@nellyvecino

nvecino@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad