miércoles 17 de abril de 2019 - 12:00 AM

Planeación financiera, clave para no padecer luego de Semana Santa

En términos generales nuestra deuda siempre debe mantenerse por debajo de 40% de los ingresos y esto también se debe respetar en vacaciones.
Escuchar este artículo

Semana Santa se constituye en periodo de vacaciones para unos, y recogimiento para otros. Aquellos que aprovechan estos días para pasear y viajar, corren el riesgo de no llegar a la quincena con dinero.

Por ello es fundamental organizarse para que estos días no afecten la economía familiar, más teniendo en cuenta que a diferencia de meses como diciembre o junio, cuando también se consideran vacaciones, no llegan primas o ingresos adicionales.

Para los expertos, en la planeación está el secreto. De acuerdo con expertos de Juriscoop, “lo ideal es haber planeado las vacaciones de Semana Santa con anticipación; si sus finanzas no se han estabilizado por los gastos de fin de año y de enero, lo recomendable es elaborar un presupuesto de austeridad y un plan de acción para poder disfrutar de estos días sin crear más cargas económicas al hogar”, afirma.

“Ojo con el método de financiación de estas vacaciones. No es recomendable endeudarse para viajar, salvo que sea una parte pequeña de los gastos, pero la mayor parte debe provenir de ahorros”, precisan.

Para el Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA, efectivamente, nunca hay que olvidarse de planificar el viaje en el aspecto financiero, haciendo un presupuesto y controlando el gasto durante el tiempo que dure. De esta forma se evitarán los nervios de última hora para encontrar una oferta que, a lo mejor, no llega y así se disfrutará de un merecido descanso con nuestra salud financiera en forma.

Al viajar

Por su parte para Asobancaria, después del presupuesto general, debe hacer uno si piensa desplazarse por tierra. “Es recomendable realizar una lista de los gastos en combustible, peaje, comidas y revisar el estado de su vehículo antes de partir, esto le ayudará a evitar accidentes y situaciones inesperadas que se traducen en costos”.

Si el plan es viajar en avión, debe tener en cuenta que, en una temporada turística, el riesgo de no encontrar pasajes disponibles es alto y de lograrlo lo más probable es que sea a costos muy elevados. Por eso, si desea viajar la recomendación es planear el destino y comprar los tiquetes con la máxima anterioridad posible, aseguran expertos de Asobancaria.

¿Crédito o efectivo?

Para Juriscoop, cuando de viajes cortos se trata, es mejor hacer uso de los ahorros, dado que no implican riesgos ni costos adicionales. Antes de viajar investigue los beneficios que ofrece su institución financiera por la utilización de tarjetas de crédito, como millas, puntos, convenios con hoteles, entre otros.

De acuerdo con los expertos, en caso de que se tenga el dinero en la cuenta y se pueda gastar, puede ser una buena opción; mientras que, si se usa el crédito, también es útil si se puede controlar.

“Las tarjetas de crédito son productos financieros bastante útiles y convenientes, sin embargo, entender cómo funcionan es una tarea bastante compleja. La principal recomendación es estar bien informado”, señaló Alfredo Ramírez, gerente general de Comparabien.com.

“En términos generales nuestra deuda siempre debe mantenerse por debajo de 40% de nuestros ingresos y esto lo debemos respetar en vacaciones también. Por eso es importante en los meses anteriores ir formando un ahorro para no desequilibrarnos tanto con estos gastos extraordinarios”, explicó Sofía Macías, consultora del programa de Consumo Inteligente de Mastercard.

Además, tenga en cuenta que Internet es una gran aliada a la hora de buscar destinos a buen precio. Las alertas de distintos comparadores de precios y webs especializadas en viajes permitirán estar al tanto de las fluctuaciones en los precios para ‘cazar’ la mejor oferta.

ANALIZAR LOS RUBROS PRINCIPALES
De acuerdo con el portal Presupuestofamiliar.com, los gastos de un viaje se dividen básicamente en cinco:
1. Traslado al destino.
Depende del lugar hay varias alternativas: avión, auto, bus, metro, depende del presupuesto. Es uno de los rubros más ‘abultados’. Por ello se puede optar por hoteles, camping, casas de familiares u otras alternativas. También se puede variar la cantidad de días para reducir el gasto, pues cuando el monto por día es alto, algunos días menos pueden hacer una gran diferencia.
2. Comida y bebida.
Tenga en cuenta que comer afuera requiere dinero, así que planee los gastos y establezca un presupuesto.
3. Caraterísticas de acceso al lugar.
Si va en auto, calcular el tema de combustible y los peajes; si no, el transporte público como taxis, Uber, etcétera. Hay que tener en cuenta el traslado de los aeropuertos que suelen ser onerosos.
4. Otros gastos.
Lleve dinero para disfrutar del lugar de sus vacaciones, poder ir a espectáculos, museos, paseos, excursiones, etc.
5. Costos fijos
Los dos primeros rubros (traslado y alojamiento) son los que más dinero llevan, pero, en general, son fijos. Por lo tanto, cuando viaje ya sabe más o menos cuánto va a gastar.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad