domingo 05 de julio de 2020 - 12:00 AM

Caseritas Isabel

Escuchar este artículo

Hace 28 años Isabel Teresa Rincón Barragán trabajaba con su madre vendiendo empanadas a las cafeterías de los colegios. “Durante muchos años ella soñó con trabajar y sustentar la familia exclusivamente con la venta de los productos, pero solo hasta este año, después de trabajar en varias casas de familia, decidió tomar un crédito para comprar el congelador y los ingredientes para arrancar”, señala Felipe Valero, hijo de Isabel.

Sin embargo, familia y amigos ya conocían la sazón de Isabel y la respuesta siempre ha sido positiva: les encanta. Además, antes de la emergencia Felipe ya vendía flautas y empanadas ya listas para comer, en la UIS, y fue allí donde se sumaron los primeros clientes. Ahora, desde casa, la familia se ha unido para trabajar conjuntamente y vender los productos congelados.

En Caseritas Isabel los clientes pueden encontrar “un producto casero, fresco, con excelente sabor e ingredientes de calidad”. El balance perfecto entre precio, calidad y sabor.

Hay tres líneas de producto: flautas rellenas de carne molida, bocadillo y queso, pollo, champiñones y hasta vegetarianas y hawaianas, “son una excelente opción para la cena y vienen bien rellenitas”. Las empanadas las pueden encontrar de 10 sabores diferentes y son perfectas para “las onces de los niños , para la media tarde, o para ofrecerlas en una reunión familiar”. La otra opción son los pasteles de garbanzo, “para sorprender a un amigo o pariente nortesandereano que extrañe su tierra, o a un santandereano que aún no las conozca”.

Esta empresa familiar se sostiene gracias a Isabel Teresa Rincón Barragán, líder de la empresa y encargada de la preparación de los productos; Luis Alberto Valero Ramírez, responsable de preparar la masa especial; Luis Felipe Valero Rincón, encargado de las redes sociales, ventas, marketing y contabilidad, y Jesús Rincón Barragán, quien distribuye los pedidos.

Madre, padre, hijo y tío, se han encargado de llevar en alto la receta de la abuela y el ‘empuje’ de los santandereanos, pues a pesar de la crítica situación continúan entregando los mejores productos en cada hogar. Ahora, sus planes son poder ofrecer empleo a otras personas y para eso “necesitamos lograr hacer crecer nuestra producción, y a su vez la capacidad de almacenaje con un nuevo congelador y los implementos necesarios para responder a cada cliente”.

Si desea apoyar este emprendimiento, puede conocer más en redes sociales: @caseritas_isabel, y hacer sus pedidos través del WhatsApp: 3186470693.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad