domingo 25 de noviembre de 2018 - 12:01 AM

Ricuras Marly, más que una rica tradición

El producto estrella de la empresa son sus galletas, que vienen en cuatro presentaciones. También preparan merengues, panderitos, ponquesitos y rosquillas.
Escuchar este artículo

David y Jorge Jiménez Sánchez son responsables del inigualable sabor de las tradicionales galletas de Ricuras Marly.

Aunque la receta original es de Álvaro Jiménez y Martha Lilia Sánchez, una pareja de esposos y socios, quienes de manera empírica y por circunstancias de la vida terminaron en el mundo de la panadería, dando vida a Colaciones El Manjar, empresa santandereana que comercializa los productos de Ricuras Marly.

“Nosotros iniciamos con una panadería que estaba ubicada en Lagos I, preparábamos pan, hojaldra, brazos de reina y galletas, las vendíamos de tienda en tienda. El crocante y sabor único de las galletas las convirtieron en las preferidas por nuestros clientes. Esto nos llevó a buscar cómo mejorar la fórmula, entonces con la ayuda de mis hijos (David y Jorge) encontramos el sabor correcto”, cuenta Álvaro.

Un inicio inesperado

Antes de fundar Colaciones El Manjar, en 1989, la familia Jiménez Sánchez tenía su despensa de víveres en Arauca, pero un voraz incendio se llevó todo.

Aunque fueron momentos difíciles para sus cuatro integrantes, la unión y perseverancia como familia los llevó a renacer como el ave Fénix y empezar de cero, en una nueva ciudad: Bucaramanga, con un nuevo emprendimiento: panadería.

Durante cinco años, Martha Lilia con la ayuda de un panadero se dedicaba a la preparación de todos los productos, mientras Álvaro en un Renault 4 recorría las tiendas de la ciudad vendiéndolos.

“Cada vez era mayor el número de pedidos que se hacían de las galletas, las entregas las realizábamos en una bandeja, pero en poco tiempo perdían su tradicional crocante, por eso buscamos unos tarros para empacarlos. Inicialmente fueron en plástico, pero no fue rentable entre el costo del tarro, el producto y en lo que se comercializaba, por lo que al poco tiempo las hicieron en las de vidrio con opción retornable”, afirma Álvaro.

La acogida fue tanta, que el capital de los empresarios se empezó a quedar corto, fue entonces cuando sin pensarlo dos veces el suegro de Álvaro lo apoyó y le facilitó el dinero, permitiéndole manejar la cuenta en el entonces Banco Internacional. Así lograron abrirse en el mercado.

Nuevo lugar y más ideas

Esta ‘Una rica tradición’, como dice su eslogan, cuenta con ocho productos: galletas de sabor a café, chocolate, surtidas y vainilla, ponquesitos, rosquillas, merengue y panderitos.

La marca se distribuye en Santander, a través de tiendas de barrios y grandes superficies como Mercasur, Cajasan y Servialgusto, entre otras, y en Norte de Santander.

Debido a la rápida expansión del negocio, en 1993 Álvaro y Martha Lilia decidieron trasladarse a un lugar más amplio para la producción, fue cuando llegaron a su actual punto de producción en el barrio La Victoria.

Hoy en día cuenta con una empresa tecnificada, con registro Invima y un equipo humano de 20 personas, quienes siempre tienen la camiseta puesta para crecer como la familia Colaciones El Manjar.

Para esta pareja de empresarios siempre fue indispensable que sus hijos conocieran el trabajo de la empresa, por eso desde pequeños los involucraron en todos los procesos.

Esto fue el motivo por el que quizás David sintió un gran interés con el proyecto de sus padres y del que hoy con orgullo dice seguirá su legado.

Es profesional de Ingeniería Industrial y especialista en Alta Gerencia. Todos sus conocimientos académicos los ha puesto en práctica en Colaciones El Manjar. Asegura que no ha sido un camino fácil, sino de años en los que ha tenido que ganarse la confianza de sus papás, quienes hoy también son sus compañeros de trabajo.

“Esta empresa fue construida con esfuerzo y dedicación, por eso no dudé en vincularme laboralmente. Durante la carrera, siempre que teníamos que seleccionar alguna empresa para hacer algún trabajo, sin pensarlo ofrecía la fábrica, esto nos permitiría aprender, mejorar y tecnificar. No solo era beneficioso para mis compañeros de clase, sino para nosotros como familia empresaria”, asegura.

Pero para llegar a la gerencia de la empresa, afirma Álvaro, David tenía que conocer por sus propias manos el trabajo que allí se desarrollaba, por eso realizó labores desde el área operativa, comercial y administrativa. Así le demostró a sus papás que estaba completamente preparado para estar frente a la empresa.

Sabe que en sus manos queda una gran responsabilidad, pero no siente temor porque sabe lo que quiere y cómo debe ir avanzando, además cuenta con su mejor equipo: Álvaro y Martha Lilia, con quienes toma las decisiones de la sociedad.

Lo difícil nunca falta

Los cambios económicos del Gobierno Nacional, la competencia desleal y los altos costos de algunos insumos, son los retos que no han dejado de enfrentar Álvaro, Martha Lilia y David. No se puede decir que han salido victoriosos, pero sí han logrado manejarlo.

“Cada reforma tributaria nos golpea fuertemente por el aumento del IVA, ya que los insumos suben los precios y nosotros no podemos hacer lo mismo a los clientes”, aseguran los empresarios.

Si bien la competencia permite crecer, cuando es desleal puede ser peligrosa. Afortunadamente, la autenticidad de los sabores de sus productos ha llevado que sus clientes los reconozcan hasta con los ojos cerrados.

Colaciones El Manjar seguirá creciendo con Ricuras Marly, primero en el ámbito nacional, pues saben que deben consolidar este mercado para cruzar fronteras, sin embargo este proyecto continua tan caliente como las 40 mil galletas que preparan cada día.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad