viernes 13 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Otra lectura desde la academia a las profesiones de la salud

Durante la pandemia ha quedado demostrado que los programas de pre y posgrado del área de la salud necesitan seguir fortaleciendo las áreas de investigación e innovación y desarrollo tecnológico. Colombia necesita ahora más profesionales en salud, con alta capacidad de estudio, mejor remunerados y programas de posgrados más globalizados.
Escuchar este artículo

Sin duda alguna, la salud es uno de los peldaños primarios para generar progreso y desarrollo económico y social en un país. Esto debido a que la fuerza laboral se centra en los trabajadores, de ahí la importancia de contar con un sistema médico eficaz y profesionales altamente calificados que atiendan a la población.

Durante la pandemia, estos profesionales con diversas especialidades y subespecialidades, han sido los actores directos que enfrentan esta nueva enfermedad, pues son los encargados del cuidado y atención de las personas contagiadas. De ahí su relevancia a nivel mundial y el reconocimiento que gobiernos y diversos sectores han hecho de su trabajo.

“El nuevo valor de los profesionales de la salud es la fortaleza, valentía y entrega, pues no sólo se enfrentan día a día al contagio, sino a los pacientes contagiados. Siempre se encuentran frente a la batalla con la mejor disposición lo que los hace muy resilientes”, afirma la médico patóloga Olga Mercedes Álvarez Ojeda, directora de la Escuela Medicina UIS.

Queda claro que el mercado laboral en Colombia exige cada vez más perfiles profesionales enfocados en esta amplia área. “Sin una buena salud poblacional no puede haber progreso económico ni desarrollo social. De hecho, sin la atención prioritaria del cuidado de la salud, posiblemente la vida humana como la disfrutamos hoy no hubiera sido posible”, manifiesta el médico William Reyes Serpa, decano Facultad Ciencias de la Salud UDES.

Trabajo en sinergia

Las Instituciones de Educación Superior con escuelas enfocadas en el área de salud deben seguir, ahora con más premura, en la búsqueda de la innovación, generando conocimiento y realizando investigaciones de alto impacto para el bienestar colectivo.

“Tenemos un reto grande de seguir fortaleciendo nuestras capacidades de investigación, innovación y desarrollo tecnológico. Debemos seguir por una senda de desarrollo en el país, Santander está llamado en la órbita de la investigación y la innovación a ser una región muy importante... Por eso hemos venido trabajando con las universidades que tenemos programas de medicina como la UIS, UNAB y UDES en una agenda conjunta que nos permita compartir las fortalezas, hacer sinergia entre todos para que podamos proyectar la región en estos temas de investigación e innovación”, puntualiza Juan José Rey, decano Facultad Ciencias de la Salud UNAB.

Dentro de los grandes aprendizajes que para estos directivos ha dejado esta coyuntura sobresalen la importancia de la aplicación de la estrategia de Atención Primaria en Salud y la Medicina Familiar, como pilares de la promoción de la salud y prevención de la enfermedad.

También destacan que la pandemia demostró que el talento humano dedicado a esta área debe ser “contratado y remunerado de manera digna dada la delicada e importante responsabilidad que la sociedad les confía”, asegura el Decano de UDES.

Así mismo, indican que dentro del perfil médico se necesitan personas que tengan una gran capacidad de estudio, “(...) por ejemplo, innovación en formación médica, ya que se abrieron las posibilidades de continuar con la educación a través de charlas, seminarios, congresos virtuales, entre otros espacios, donde la presencialidad física antes era una limitante, también por los recursos económicos, ahora no, en este momento podemos acceder a congresos que se hacen al otro lado del mundo y con un costo bastante módico”, argumenta la Directora de la Escuela de Medicina UIS.

Sigue la educación

De acuerdo con el Decano de la Facultad Ciencias de la Salud de la UNAB, las lecciones emergentes derivadas desde el punto de vista pedagógico, didáctico y metodológico que ha dejado la pandemia de lo que es la enseñanza, ha contribuido a adoptar herramientas para estructurar atenciones como la telesalud y la telemedicina.

“Todos estos temas del trabajo en casa nos van a llevar a un florecimiento de nuevas herramientas de innovación... con estos hemos logrado globalizarnos más, ya nuestros programas de posgrado tienen actividades internacionales mucho más asequibles, con todos esos foros y webinars nos hemos dado cuenta que es muy fácil el acceso al conocimiento y atención por medio de la tecnología”, puntualiza el magíster en epidemiología Juan José Rey.

El papel fundamental de la salud pública y la epidemiología; la necesidad de la educación interprofesional y el trabajo colaborativo e intersectorial para alcanzar la posibilidad de disfrutar de una vida sana con satisfacción y alegría, hacen parte de las enseñanzas de la pandemia para estos directivos universitarios.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad