lunes 07 de octubre de 2019 - 12:00 AM

¿Trae la era digital una redefinición de la ética?

Los adelantos tecnológicos y el mundo digital dieron origen a la cuarta revolución industrial, la que permite que con solo dar un clic se tenga acceso a información, negocios y conocimiento. No obstante, también dio paso a nuevos desafíos éticos que desencadenan una serie de comportamientos donde hacer lo moralmente correcto o lo incorrecto se encuentra en una delgada línea que, muchas veces, parece invisible.
Escuchar este artículo

La cuarta revolución industrial o revolución 4.0 ha traído diversos retos y muchos cuestionamientos. Toda esta cadena de innovación inherente a la tecnología ha llevado a muchos a pensar en un tópico que, aunque a veces invisible, hace parte de la columna principal de las actuaciones del ser humano: la ética. Para muchos conocedores del tema, este es un pilar fundamental para desenvolverse en los entornos de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones, TIC.

La ética está definida como un conjunto de normas o reglas que se aplican a lo largo de la vida, las cuales se reflejan en las decisiones y/o actitudes que se toman todos los días. Pero, en un mundo globalizado, donde se tiene toda la información a la mano, es todo un dilema profesional el no cruzar la delgada línea de lo moralmente correcto e incorrecto.

“Hoy en día se habla de una ética en la red, pero la ética en la red abarca la manera de comportarse los seres humanos en un fenómeno mediático que permite un nivel de interconectividad mucho mayor al existente a través de las TIC, que es la red”, resalta César Augusto González, docente de ética en la red de posgrados en la Universidad Pontificia Bolivariana, UPB, seccional Bucaramanga.

Para los profesionales del siglo XXI la ética se convierte en un desafío o un aliado, de acuerdo con sus principios morales y los conocimientos adquiridos en la academia, pues siempre “existe la opción entre la libertad de información y el mal uso de la información para fines personales o de hackeo”, destaca Carlos Fernando Rojas, director Nacional de Promoción y Divulgación de la Universidad Manuela Beltrán, UMB.

Nuevos roles

La viralidad en contenidos y el gran alcance de información en la red han creado nuevas profesiones que se exponen día a día a dilemas éticos, de ahí que web másters, community managers o blogueros, entre otros, tengan una labor que demanda responsabilidad moral. “Lo que está haciendo esta era digital es potenciar tanto los actos buenos, como los malos. Pero el profesional tiene que escoger cómo se comporta frente a la moral, es decir, la ética per se no le va a prohibir que realice un acto moralmente incorrecto, sino que le va a decir las consecuencias de este tipo de acto y de acuerdo con sus valores y principios tomará decisiones”, resalta el docente de la UPB.

De este modo, se han creado normas y leyes a nivel mundial para el manejo de datos, que en casos de no ser cumplidas pueden llegar a castigos para las empresas y los profesionales implicados. “Sí existe una ética, pero no todas las empresas manejan los datos de la misma manera y la ley colombiana castiga de forma muy severa a esas organizaciones que no lo hacen con la debida responsabilidad”, asegura el vocero de la UMB.

Los expertos afirman que la ética siempre será la misma, sea en la era digital o análoga, “lo que sucede es que la era digital potencia que las consecuencias de los actos sean mucho mayores, mucho más delicadas y más virales, como se dice hoy en día”.

No obstante, con la mediatización de esta revolución se han establecido códigos éticos que se van a enfocar en cómo se comporten los profesionales en la red. “El mundo en el que vivieron nuestros abuelos es muy diferente al que viven nuestros hijos, pero no significa que los valores cambien. Lo realmente importante en cualquier ámbito es ser fiel a sí mismo y honesto con su forma de pensar y sentir, pero siempre alineados a principios básicos de sociedad”, argumenta el Director Nacional de Promoción y Divulgación de la UMB.

“Hay que generar una constante reflexión sobre la responsabilidad del manejo de recursos y entender que un acto no ético puede ser desde alterar cifras en una multinacional hasta consumir un producto que no hemos pagado. Por eso en la era digital hay que fortalecer la ética de cada ser para poder manejar esas disyuntivas”: Carlos Fernando Rojas, director Nacional de Promoción y Divulgación UMB.

“Desde la academia creemos que al estudiante hay que ponerlo en contexto con la realidad del país a través de dilemas éticos, porque así podemos enseñarle desde a lo que se puede enfrentar hasta las consecuencias de estos dilemas”: César Augusto González, docente de ética en la red de Posgrados UPB.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad