Alias ‘Marquitos Figueroa’

Nombre: Marcos de Jesús Figueroa García

Edad: 60 años

Lugar de nacimiento: Fonseca, La Guajira

Estructura criminal: Figueroa fue durante años el jefe de escoltas del paramilitar y narcotraficante Jorge Gnecco Cerchar.  Miembro asociado de las AUC y el mayor contrabandista de gasolina ilegal entre Venezuela y Colombia. Figueroa fue socio de alias Santa Lopesierra alias ‘El Hombre Malboro’ y fue catalogado como auspiciador de ejércitos privados que extorsionan a contrabandistas y narcotraficantes en zonas fronterizas en la Alta Guajira, en las localidades de Puerto Estrella, Dibulla y Camarones.

Captura: Figueroa se refugió en Brasil, luego de sufrir un atentado en noviembre de 2013 en Maracaibo, Venezuela, en el que murió su escolta, alias ‘La Perra’. En febrero de 2012, las autoridades colombianas lograron obtener la orden de captura —y circular roja de la Interpol— contra Figueroa por la muerte el 28 de agosto de 2012 en Valledupar de la exalcaldesa de Barrancas (La Guajira) Yandra Brito y su esposo, además de la muerte de Henry Ustáriz, y el escolta Wilfrido Fonseca, asesinados el 3 de abril de 2008 en una carretera.

El 22 de octubre de 2014, Figueroa fue detenido en Boavista, Brasil luego de que autoridades colombianas rastrearan movimientos de sus socios entre Colombia, Venezuela y Brasil.

Recompensa: Por su cabeza la Policía Nacional de Colombia ofrecía una millonaria recompensa de $350 millones de pesos.

Pedido en extradición: La Fiscalía General de la Nación ha pedido en tres ocasiones a Brasil por la extradición de Figueroa a Colombia, pero por motivos de trámites en la justicia brasileña aún permanece detenido en la ciudad de Brasilia.

Situación actual: Permanece detenido en la ciudad de Brasilia. En Colombia, Figueroa enfrenta cargos por contrabando, homicidio agravado, concierto para delinquir y tráfico y porte ilegal de armas.

Trayectoria: A inicios de la década de 1990, a los 20 años de edad, Figueroa habría empezado a contrabandear en la frontera entre Colombia y Venezuela, entre el departamento de La Guajira y el Estado Zulia.

Su agrupación también extorsionaba a otros contrabandistas que pretendían pasar sus cargamentos por las comunidades indígenas de La Guajira.

La zona ha sufrido históricamente de la ausencia de autoridad, con una frontera porosa y en la que los indígenas de la etnia Wayúu transitan sin mucha restricción por parte de las autoridades. Figueroa conformó un grupo armado con miembros del clan apodado 'Los Curicheros' que se encargaba de transportar droga, armas, gasolina, dinero, electrodomésticos y todo producto al que se le podría sacar ganancia del otro lado de la frontera. Igualmente, la banda fue acusada de secuestros y estar asociada a miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia. Por conveniencia, Figueroa también habría hecho alianzas con miembros de la Guardia Venezolana y las FARC para el transporte de droga, armas y gasolina ilegal.