sábado 20 de febrero de 2010 - 10:00 AM

A la memoria de Chucho Peña

Actor, poeta y cantor, trabajó con el grupo Teatro Estudio Universitario de la Universidad Autónoma Latinoamericana en su natal Medellín. Cuenta su familia que una de sus aficiones era cantarle a sus numerosos hermanos y amigos. En 1982 se radicó en Bucaramanga, invitado por el Centro de Expresión Artística Sembrador, dirigido entonces por Jairo Navarro. Desde esa nueva tribuna participó en las veladas artísticas de ‘Tertulia’, la taberna de la carrera 26, y en los ‘Conciertos Populares’ en diversos parques de la ciudad.

Con el cierre de ‘Tertulia’, a raíz del atentado contra Jairo, Chucho se vinculó a la Escuela Político Sindical de la Unión Sindical de Trabajadores de Santander ‘Usitrás’ y a la Fundación para la Promoción de la Cultura y la Educación Popular ‘Funprocep’ y, junto con Lucho Argüello, constituyó el grupo ‘Comunidad de Teatro de las Calles’, cuyos ensayos con zancos los hacían en el Parque de los Niños. Fueron quizás sus lecturas de poemas a viva voz, o su presencia en las huelgas obreras de los años ochentas, o su apoyo poético-teatral a los movimientos estudiantiles y sociales lo que exacerbó el odio criminal en contra suya.

Chucho era un joven muy delgado, de pelo castaño muy lacio, que apretaba con una boina. Vestía bluyines, zapatos tenis y una mochilita donde cargaba el atril y sus poemas, que recitaba con voz viril, atronadora, en contraste con su grácil apariencia. Los últimos meses de su vida fueron de zozobra pues tenía la absoluta certeza de que era seguido, y había recibido terribles amenazas que lo tildaban de 'enemigo de la democracia'.

El 30 de abril de 1986, cuando salía de su casa, fue sorprendido por dos desconocidos que lo subieron por la fuerza a una motocicleta. Días después, se supo de un NN que había sido hallado junto a una quebrada al lado de una carretera rural del municipio de La Vega, Norte de Santander. Lucho, que no se había cansado de buscarlo, fue a reconocerlo: le habían arrancado las uñas y sacado los ojos y la lengua y le habían dado veintiocho puñaladas y dos disparos. Tanta rabia ensañada contra el más puro, el más alado, el más frentero y comprometido poeta nuestro.

Con dolor registramos su insalvable partida, pero confirmamos con alegría que su recuerdo vive y su corazón vibra en la lectura de sus versos, vigorosos y vigentes. La totalidad de su obra poética, preciosa por demás. La primera edición de ‘Aún no logran sembrarme de silencio’ acaba de salir de imprenta. Es un libro muy bello que ha de germinar en muchos corazones sensibles a la poesía.


Homenaje

El lanzamiento del libro de poemas ‘Aún no logran sembrarme de silencio’ se realizará el lunes 22 de febrero con la lectura de poemas a cargo de escritores, poetas artistas y gestores culturales reunidos en las instalaciones de la Sala de Conferencias del Instituto Municipal de Cultura a partir de las siete de la noche; el martes 23 de febrero, se ofrecerá un coctel en homenaje a su memoria en la Casa del Libro Total a las seis y treinta de la tarde, y el jueves 25 de febrero a partir de las 2:00 pm en la plazoleta de la Biblioteca Gabriel Turbay se ofrecerá una peña cultural con la participación de grupos de teatro, danzas, música y poesía.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad