sábado 13 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Calor, color y cultura

El jolgorio, que comienza en noviembre con la elección de la reina del Carnaval y del Rey Momo, que continúa con la selección de las orquestas y comparsas elegidas para hacer parte de la fiesta; el carnaval de los niños, en que participan todos los planteles educativos de la ciudad; el Garabato y la Guacherna, dos semanas antes de la fiesta grande.

Todo queda en el recuerdo cuando al grito de 'Quien lo vive es quien lo goza' comienza el primero de los grandes desfiles que a lo largo de los seis kilómetros de extensión de esta vía, durante cuatro días consecutivos, hará olvidar a propios y extraños de todo hecho que le sea ajeno a la tambora, el millo, las marimondas, la cumbiamba y las chirimías.

Con la ‘Batalla de flores’, cuyos orígenes dan fe de una fiesta organizada con motivo de la culminación de la Guerra de los Mil Días, las comparsas, los grupos, las tamboras y los bailes de tradición se toman el sábado de carnaval y se da rienda suelta a la fiesta de la carne, el placer, el jolgorio, el día sin noches y todo un conjunto de expresiones que, sumadas, le hacen marco a un certamen cultural que por sus dimensiones y el sentido de pertenencia con el pueblo ha sido calificado por la Unesco como Patrimonio Tangible e Intangible de la Humanidad.


El Caribe unido

Para el sociólogo Edgard Rey Sinning, el Carnaval de Barranquilla es el encuentro de todas las fiestas religiosas y paganas, tradicionales o incorporadas de las culturas 'rianas' (del río Magdalena) y del Caribe en toda su extensión.

En el carnaval se citan manifestaciones cuyo origen tiene como referencia la naturaleza, como en el caso de la ‘Danza de los coyongos’, especie de ave zancuda que los bailadores imitan en su danza de cortejo y de pesca.

Tradiciones de los pueblos del Valle de Upar, como la ‘Danza de las pilanderas’, que recoge la sensual tarea de las mujeres encargadas de limpiar o pilar el arroz y el maíz, mientras que al son de la puya danzan y mueven eróticamente sus hombros y senos.

La cumbia, que sin duda es la reina de la fiesta, y que para Rey Sinning resume el sincretismo cultural entre África, Europa y los indios caribes, se toma el carnaval por medio de las comparsas de barrios y clubes sociales, constituyendo versiones propias, como ‘La pollera colorada’, ‘La misma vaina’, ‘La sabrosa’, ‘El cañonazo’ y ‘Ritmo soledeño’, entre otras. Tambores, flautas, millos, sombreros vueltiados y polleras inundan de alegría el jolgorio, mientras transmiten la herencia de los siglos que soportan esta fiesta.

Las comparsas son otra de las expresiones que congregan más participantes. Grupos dancísticos como las ‘Marimondas’, expresiones del pueblo neto nacidas como forma de burla de los 'señoritos de los clubes sociales'; los ‘Monocucos’, que enaltecen las relaciones sexuales extramaritales, permitidas en el Carnaval, y ‘el Torito’, que rinde homenaje a los expertos talladores de figuras de Baranoa, son algunas de las más reconocidas y mejor escenificadas durante los cuatro días de la gran fiesta.

El Congo, que se remonta a la fiesta del Club del Country, con su himno dancístico ‘el Garabato’, llena de colorido al paso elegante de las damas de la sociedad barranquillera, escoltadas por sus acompañantes trajeados de galas y vibrantes destellos de alegría.

Difícil, si no imposible, resumir todo lo que representa esta fiesta del folclor nacional, que desde Barranquilla invita a cerrar las cortinas a la realidad nacional y, antes de que se produzca el deceso de Joselito Carnaval, se suelten las alas al espíritu de la integración en torno a la cultura de un pueblo que lo vive y que lo goza.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad