lunes 23 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Carlos Addriel, el gran actor bumangués que creó su ‘propio método’

Escuchar este artículo

Su talento se veía venir desde niño, cuando apenas cursaba la primaria. Carlos Addriel Laguado Silva, un gran artista de la escena teatral y audiovisual de Bucaramanga, no olvida su primer papel. Era un personaje en un sencillo cortometraje escolar que se exhibió en Barranquilla, Atlántico, en donde él, con escasos 11 años, hacía las veces de un abogado crítico.

Cuando interpretó la última escena de aquel filme, su libreto culminaba con esta frase: “Las cosas se hacen bien o no se hacen”. Ese día salió corriendo a decirle a su mamá que se iba a proponer ser el mejor actor de Colombia. Y a fe que ha cumplido su promesa, pues hoy es uno de los mejores talentos santandereanos en las tablas.

Se la ha pasado frente a las cámaras e incluso ha hecho cine. Ya se ha presentado en muchos teatros del país y la verdad es que disfruta, hasta más no poder, estar sobre un escenario.

Estudió en Teatro Libre, de Bogotá; hizo lo propio en la Escuela ‘Ensamble’, de Santander; y más tarde se graduó como tecnólogo en producción de radio y televisión en la Universidad Manuela Beltrán, UMB.

Vive fascinado con la dramaturgia y eso, de alguna forma, lo ha convertido en un actor versátil: ha actuado en grandes clásicos, baila, canta, ha sido docente de teatro e incluso suele hacer de mimo.

De adolescente se vinculó como actor en el Teatro Corfescu; hizo parte del proyecto ‘La niña de la Navidad’; y hasta montó junto a otro reconocido actor, David Leonardo Arias, su propio grupo, llamado: ‘Caja Teatro’. Con tal compañía logró triunfar con su obra ‘Las Convulsiones’, que lo puso en el primer lugar de la escena nacional. También fue uno de los actores principales de la exitosa obra ‘Cabaret’, que montara hace un par de años Corfescu.

En medio de la crisis generada por la pandemia, no se quedó quieto y armó sus propios talleres vía ‘on line’.

También ‘cocinó’ y ‘sirvió en la mesa’ de muchas personas desprotegidas el programa social conocido como ‘Tamalito Solidario’, entre otras cosas para nutrir el alma y alimentar la solidaridad en pro de quienes deambulan por las calles a la deriva.

Él, de la mano de sus familiares, abanderó una noble tarea con la que calma la agonía de habitantes de calle, la de los migrantes y la de las demás personas de escasos recursos económicos que no tienen qué comer.

Es un barranquillero de corazón, pues allí vivió hasta los 18 años. Sin embargo, se enorgullece de ser bumangués: “Soy un santandereano de pura cepa. Tanto yo como mis padres y hermanos nacimos en la Ciudad Bonita”.

Siente que si actúa, vive. Lo mejor, según explica, “es que a través del arte uno les devuelve la vida, la sonrisa y el alma a tantos espectadores que ven, a través de un personaje, grandes historias”.

“También uno se involucra en su propia obra, en sus roles, en sus ideales de vida y a veces ni nos damos cuenta si actuamos para vivir o vivimos para actuar. El desenlace de todo esto es la búsqueda de la felicidad y a eso es a lo que yo le apuesto”, sostiene este joven actor.

Laguado Silva ha creado su propio “método de actuación”, como él define sus pasos en el mundo teatral. De hecho, así titula los cursos que les ofrece a otros jóvenes que estén interesados en adentrarse en este arte.

Para él, los artistas siempre deben prepararse: “El actor no solo debe aprender las líneas de un libreto, sino investigar y saber a cabalidad qué es lo que hay detrás de la historia del personaje que llevará a escena”.

“Por eso dedico gran parte de mi vida tratando de describir un sistema que ayude a los actores a hacer las mejores interpretaciones posibles y a plasmar una actuación real para conseguir que el público les crea”, puntualiza.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad