viernes 09 de diciembre de 2022 - 3:20 PM

Clemencia Hernández: “Hay que acercar el arte a todos los espacios”

La maestra Clemencia Hernández Guillén, heredera de una tradición artística y cultural, realizó recientemente un proceso cultural, gracias a un beca del Instituto Municipal de Cultura y Turismo para acercar el arte a niños y jóvenes rurales.

En el Centro Educativo El Paulón, un centro educativo rural, niños y niñas tuvieron la oportunidad de ver cómo se hace una obra de arte y de apreciar el arte abstracto de la maestra Clemencia Hernández Guillén, quien estuvo con ellos y con sus maestros para llevarles estos conceptos estéticos.

La maestra organizó una exposición de 12 obras pictóricas y la realización de talleres de pintura con niños y maestros de los niños con el fin de permitir que el arte llegue “a los espacios que están distantes de esas oportunidades”, señala Clemencia Hernández.

La maestra ganó la Beca de circulación y exhibición de obras de Artes Plásticas y visuales, de la Convocatoria Arte en circulación con el proyecto Realismo Imperfecto.

En los talleres se exploró la teoría del color y las figuras abstractas, donde se dio a conocer los principales ejes de su obra, que son la espontaneidad, el equilibrio emocional, la sabiduría y la conciencia ambiental.

Clemencia Hernández: “Hay que acercar el arte a todos los espacios”

“Esta experiencia de circulación le permitió a Clemencia entender que su obra, y seguramente la de los demás ganadores, hace sentido en la necesidad se promover el arte y la creación plástica en espacios a los que difícilmente llegan estos proyectos y que el acercamiento con los artistas es mínimo. Disfrutar de un diálogo y entender este ejercicio como un aprendizaje más, es lo que inspira a Clemencia Hernández a manifestar que sigue teniendo alma de estudiante y aprendiz, pues cada niño y niña que participó de los talleres y opinó sobre su obra, le enseñaron las distintas perspectivas estéticas que un espectador puede tener al contemplar su arte”, señala la oficina de prensa del Museo de Arte Moderno, donde la maestra es curadora.

Le puede interesar: Signos vitales: la obra de Clemencia Hernández Guillén para reflexionar sobre la pandemia

Clemencia Hernández aseguró que “la idea es poner el arte en circulación a los espacios inasequibles o a los espacios que son lejanos a estos lugares en donde se lleva a cabo la cultura artística. En vez de que la gente tenga que venir hacia estos espacios seamos nosotros quienes nos acerquemos a ellos y eso tiene una repercusión en el colectivo muy importante y formativa”.

La maestra explica que es un ejercicio que permite, además, despertar en los niños y niñas el interés por el arte, además de formarse como un público que aprecia la estética artística.

Clemencia Hernández: “Hay que acercar el arte a todos los espacios”

La obra

Realismo Imperfecto fue creada en pandemia, durante el confinamiento. La maestra se inspiró en los animales que se atrevían deambular por el sector urbano del país y de otras partes del mundo debido a que los humanos debían estar en sus casas.

“Están escondidos porque somos un peligro para ellos y lo saben. Cuando los animalitos salieron a las ciudades como Bogotá, Nueva York, Chicago, en insólitas situaciones, me causó un impacto emocional muy fuerte que todavía no me ha pasado y no me pasará”, señala Clemencia Hernández.

La maestra asegura que este momento la llevó a reflexionar sobre la inteligencia de las especies: “quién es más inteligente realmente: el ser humano o los organismos que supuestamente no lo son. Me ocupe de llevar a cabo una un ejercicio de reflexión sobre ese aspecto. Me metí en el laboratorio de dos primos míos, que son biólogos, y nos pusimos a investigar el comportamiento de los microrganismos, pero no desde el orden científico, sino a través del arte dar relevancia a esa existencia y llevar al ser humano a una reflexión”, indica.

Señala que la idea es invitar al ser humano a mirar en su interior para considerar cómo los organismos más pequeños de la tierra están constantemente evolución y reconstrucción.

“La pandemia, que tiene una razón de ser, invita al ser humano a una transformación del manejo de sus pasiones y sus debilidades, de sus desaciertos. Pero el ser humano no hizo ningún esfuerzo por el cambio y, por el contrario, parece que esta situación no le hizo ni cosquillas. Es decepcionante. El ser humano parece no tener esa capacidad resiliente como si la tienen los organismos supuestamente irracionales”, señala Clemencia Hernández.

El concepto de esta obra tiene como base una exposición anterior de la maestra que se llamó Signos Vitales y que continúo su proceso con Señales Sensitivas hasta llegar a Realismo Imperfecto.

“Se refiere a que nosotros estamos puestos en un espacio en donde todo supuestamente es perfecto, todo lo que hay a nuestro alrededor, pero el ser humano ha ido destruyendo esa perfección. Es una contradicción constante”, concluye Hernández.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Paola Esteban

Comunicadora social - periodista egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Desde 2005 hace parte del equipo de Vanguardia, trabajando en crónicas y reportajes premium, los cuales se enfocan en temáticas culturales, población Lgbt, y mujer y género.

Ganadora de un premio Luis Enrique Figueroa en 2007 con ‘Aquí estamos pintados’ y un premio CPB con ‘Diario de una bulimica’ en 2008.

@paola_esteban

Besteban@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad