sábado 13 de diciembre de 2008 - 10:00 AM

De Paganos a Cristianos

El Pesebre

Esta costumbre se originó en la Edad Media, cuando en el siglo XIII San Francisco de Asís lo hizo por primera vez. Aparentemente, el fraile se encontraba predicando en la capiña de Rieti, Italia. El crudo invierno se avecinó y él, que vestía con harapos, buscó abrigo en la ermita de Greccio.

En estas circwunstancias, llegó la Navidad de 1223. San Francisco estuvo en el bosque orando y meditando, y construyó entonces una chocita con paja, imitando el portal donde la Virgen había pasado la noche de su alumbramiento. Llevó un pesebre al interior, trajo un burro y un buey, e invitó a todos los lugareños a representar la escena. En poco tiempo, toda Italia estaba haciendo lo mismo. De ahí se difundió a España y luego a toda la Europa cristiana.

El Árbol

Esta es una de las escasas tradiciones que el cristianismo permitió sobrevivir entre las costumbres paganas, que hoy en día y desde hace muchos años se ha instaurado como elemento imprescindible entre los adornos con que se engalan los días navideños. Sin embargo, su origen se remonta a la época de los celtas, donde era considerado un elemento sagrado de la naturaleza.

Se sabe del uso del árbol, adornado y venerado por los druidas de Centro–Europa, cuyas creencias giraban en torno a la sacralización de todos los elementos de la naturaleza. Estos pueblos celebraban el cumpleaños de uno de sus dioses adornando un árbol perenne, coincidiendo en cercanía con la fecha de la Navidad cristiana. El árbol tenía el nombre de Divino Idrasil (Árbol del Universo), en cuya copa se hallaba el cielo, Asgard y el Valhalla; mientras que en las raíces profundas se encontraba el infierno.

Se cuenta que San Bonifacio, entre cuyos cometidos se encontraba eliminar los símbolos paganos, ante la mirada de los germanos tomó un hacha y cortó el árbol y en su lugar plantó un pino, lo adornó con manzanas y con velas, como símbolos de las tentaciones y la luz de Cristo. A medida que pasó el tiempo, estos símbolos se fueron transformando en esferas y otros adornos. Sin embargo, es difícil conocer exactamente cuándo comenzaron a utilizarse los adornos de Navidad, aunque se tiene el dato de que en el año 200 ya fue denunciado el uso de árboles en estas fechas, de forma pagana.

El dato que más se acerca a la actualidad se registra en la Alemania del siglo XVII. En 1605, un árbol fue decorado para ambientar el frío de la Navidad, costumbre que se difundió por todo el mundo. El Árbol de Navidad llegó a Finlandia en el año 1800; en Inglaterra en 1829, y fue el príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria quien ordenó adornar el castillo de Windsor con un árbol navideño en 1841.

Los Aguinaldos

La palabra deriva de ‘eguinad’ con que los celtas designaban el regalo del año nuevo. La palabra latina que designa el aguinaldo es ‘strenna’, cuyo significado es presagio, pronóstico, lo cual se simbolizaba con un regalo en las fechas de ‘natalicias’, es decir, con el nacimiento. El origen del aguinaldo en Roma se remonta a la iniciativa de Rómulo, uno de los dos fundadores de la ciudad, con motivo de las ‘congratulaciones’, es decir, las felicitaciones para desear buenos augurios o presagios. Los romanos rendían culto a Strenia, diosa de la buena salud y la buena suerte, y ya en los inicios del Imperio se otorgaban monedas a los trabajadores por parte de los nobles. Nació así la primera ‘paga extraordinaria’.

Las ‘strenas’ o regalos podían ser muy variados, según los hicieran los nobles o los siervos. Las clases altas disponían de dinero para dar a los sirvientes y súbditos, mientras que estos solían regalar el llamado ‘pan de salud’, adornado con confites y frutas escarchadas, símbolo de la buena suerte y de grandes noticias para el año nuevo.

Los regalos, presentes o dádivas se hacían para demostrar satisfacción y desear buena suerte. En español, la palabra ‘estrena’ está relacionada con el aguinaldo, y de ella procede el verbo ‘estrenar’, en el que subyace la idea de un buen principio de algo.

La paga extraordinaria nace con el concepto del patrón que desea premiar al trabajador, que se hacía según las diferentes culturas en dinero o en especie. De aquí nace también la tradicional cesta de Navidad, con productos típicos, turrones, dulces, cavas, etc.

Los Regalos


Los obsequios navideños que bajo la almohada dejaban nuestros padres, tal vez disfrazados únicamente con el pañal del Niño Dios, en el mundo los dejan bajo el árbol diferentes personajes: Olentzero en el País Vasco; Tío de Nadal en Cataluña; los Reyes Magos en España, Portugal y gran parte de Latinoamérica son los encargados de darles regalos a los niños el 6 de enero (fiesta de la Epifanía); Dedek Mraz, la versión de San Nicolás en Eslovenia (foto), San Nicolás o Papá Noel en Estados Unidos y el Norte de Europa, aunque la expansión comercial de Estados Unidos ha convertido a Santa Claus en el personaje central de la Navidad en todo el mundo, y ha desplazado el sentido religioso de esta fiesta por el sentido más comercial actual.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad