lunes 11 de diciembre de 2023 - 11:28 AM

‘El man está vivo y está contigo’: El legado espiritual de Alberto Linero

“El Man está Vivo y está Contigo” de Alberto Linero, es un compendio de veinte años de oraciones. Desafiando convenciones, invita a todos, independientemente de edad o género, a un diálogo directo con lo divino.
Compartir

En un rincón de las estanterías de las tiendas católicas, un fenómeno espiritual deslumbró a miles de fieles durante dos décadas. ‘El man está vivo’, un libro de oraciones escrito por el entonces padre Linero, se convirtió en un faro espiritual para muchos, marcando una era de devoción y conexión con lo divino. Sin embargo, como las estaciones cambian, también lo hizo la vida del padre Linero.

El hombre que una vez guió a sus seguidores con sotana y alzacuello decidió renunciar a su estado clerical. Alberto Linero abrazó una nueva identidad secular, despojándose de las etiquetas para abrazar una espiritualidad más inclusiva y diversa. Este cambio de piel marcó el comienzo de un nuevo capítulo: ‘El man está vivo y está contigo’, un compendio de veinte años de oraciones para todo momento y lugar: para fomentar la autoestima, para afrontar una ruptura. Para lo que se necesite.

Linero desafía las convenciones al afirmar que la oración es un diálogo directo con Dios al alcance de todos, independientemente de su edad o género. Su nuevo libro no solo es un compendio de plegarias, sino también un llamado a la inclusividad espiritual, rompiendo barreras preestablecidas.

En una entrevista con Vanguardia, Alberto Linero revela las emociones que surgieron al escribir su último libro, desde la felicidad desbordante hasta las lágrimas al recordar adversidades pasadas.

‘El man está vivo y está contigo’ está editado por Planeta y se encuentra ya en librerías.

¿Cómo se ha sentido en este año que ha sido muy duro para muchas personas?

“Durante 20 años, Dios me dio la oportunidad de escribir una reflexión, una oración de la mañana, una oración de la noche, una tarea para todos los días. Llevo veinte años haciendo eso y ha sido una experiencia de bendición y transformación, con cientos de testimonios de cosas que me han sucedido.

Hemos tenido algunos precios que han subido, pérdidas, situaciones complejas, pero creo que aún esas situaciones se tienen que enfrentar desde la esperanza, desde la certeza de que todo va a estar bien y desde allí hay que seguir adelante”.

Leí por ahí que había mucha nostalgia, incluso lágrimas, durante la compilación de este libro. ¿Cómo fue este proceso?

“Es la primera vez que no estoy construyendo un libro nuevo, no tengo las mismas emociones, que cuando me siento frente a la página en blanco. Aquí estoy releyendo la vida, entonces cada reflexión de esa estaba conectada con un momento de la historia y entonces uno.

Al recordar esos momentos, si eran agradables, me llenaba de felicidad y saltaba de dicha, pero si esos momentos estaban llenos de emociones tristes, las lágrimas venían a enjuagar mis ojos. Había de todo, pero me quedaron tres emociones principales.

La primera es el agradecimiento. Son veinte años, cientos de testimonios, es crecimiento en la fe, son tantas cosas nuevas.

La segunda es la certeza de que vale la pena vivir la vida. Al mirar hacia atrás, digo: ¿vale la pena? Ha habido momentos duros, situaciones complejas, pero ha valido la pena. Esa es una sensación maravillosa.

Y la tercera es la expectativa. Tú ofreces el texto a los autores y es de ellos. Ellos sabrán qué piensan del texto, cómo se relacionan con el texto. Los textos son como hijos de uno, en este caso. Así que estoy ansioso por ver cómo lo recibirán.

Este libro es como un hijo del poliamor, porque hay muchas manos involucradas en su creación. No es solo un hijo mío, sino un hijo de varios padres y varias madres. Sin embargo, también es mío, tiene algo de mi ADN. Eso me impresiona, porque uno espera que lo traten bien, que lo quieran, que cumpla su objetivo, que les sirva a los demás. Esas son las emociones que he tenido con el texto de ‘El man está vivo y está contigo’”.

‘El man está vivo y está contigo’: El legado espiritual de Alberto Linero

En estos veinte años, ¿cuáles han sido los principales retos y las cosas bonitas? ¿Hay algo de lo que se arrepiente?

“Me encontré con frases de las que me arrepentía, con expresiones que podían sonar discriminatorias y pensé: Dios mío, ¿yo había dicho esto? No, eso no lo puedo decir. Yo no creo esto. Estoy pensando en cualquier afirmación homofóbica, por ejemplo. A veces, desde la religión, tendemos a ser homofóbicos hacia las personas que viven la diversidad, pero hoy, creo en la diversidad y la defiendo.

Valoro la riqueza de la diversidad. Por lo tanto, tuve que eliminar algunas frases y reflexiones que ya no representan lo que pienso. Por ejemplo, había reflexiones machistas donde suponía que ciertos oficios tenían género. Ahora sé que los oficios no tienen género, así que tuve que cambiar esas partes.

Mi percepción de la vida ha cambiado porque el Espíritu de Dios me ha renovado. Hubo muchas cosas que tuve que cambiar en el texto, pero también hubo muchos momentos de alegría. Recuerdo testimonios de personas que me dijeron que mi oración cambió su vida, especialmente durante momentos de ruptura o pérdida.

Recuerdo a una persona que me dijo que superó su enfermedad de cáncer con mi libro y mi oración. Hoy, esa persona está sana y solo sabe dar gracias. Cuando leía las oraciones relacionadas con la enfermedad, pensaba: ¡Wow, qué emoción!. Creo que este libro de oraciones da testimonio de mi vida, pero también da testimonio de la transformación”.

‘El man está vivo y está contigo’: El legado espiritual de Alberto Linero

Con respecto a este tema, hay muchas personas, padres y madres, que pueden estar atravesando la realidad de tener un hijo o hija que se identifica como una persona sexualmente diversa. Pueden sentir que no son capaces de cambiar, que no saben cómo aceptarlo o cómo manejarlo. En su caso, ¿cómo cambió su pensamiento sobre este tema?

“Voy a poner un ejemplo, una suposición. Si un amigo mío, a quien he amado y querido, con quien he compartido la vida, de pronto me cuenta que es bisexual o homosexual, o que tiene una orientación distinta a la mía, siendo yo heterosexual, no creo que deje de amarlo. Su orientación sexual no cambiaría el cariño y el respeto que siento por él. Después de todo, el amor y la amistad trascienden las diferencias.

Entonces, es el amor. A los padres que tienen hijos en la diversidad, les digo: amen a sus hijos, amen a sus hijas. Porque no creo que al entrar al cielo nos pregunten qué hicimos con nuestros genitales. Nos preguntarán qué hicimos con nuestro cerebro, qué hicimos con nuestro corazón. Eso es lo importante.

Nos van a preguntar si fuimos justos o no, equitativos o no. Cuando leo el capítulo 25 de Mateo, donde está la parábola de las ovejas y las cabras, de un lado están los benditos de mi padre y del otro lado están los que no. Ahí no veo que pregunten si hiciste tal cosa. Lo que importa es cómo te comportaste, si fuiste justo o no.

Entonces, ¿cómo cambié? Me abrí a la vida, descubrí que la gente es digna, sin importar su orientación sexual. Entendí que yo, por ser heterosexual, no soy más digno que nadie. Cuando aprendí eso, pude vivir y trabajar mi vida con tranquilidad”.

‘El man está vivo y está contigo’: El legado espiritual de Alberto Linero

Alberto, usted comparte sus pensamientos en las redes sociales y la gente se siente acompañada y querida. Sin embargo, también hay personas que sienten la necesidad de contradecirle o de expresar su desacuerdo con lo que piensa. ¿Cómo se siente al respecto y cómo ha vivido estos veinte años hablando de usted y contando sobre su vida y los cambios que he experimentado?

“Tengo que decir algo: no soy muy consciente del impacto que tengo en los demás. Soy consciente de quién soy yo. Por eso, cuando alguien me dice “Alberto, gracias a una palabra tuya” o me besan las manos o me abrazan y me dicen “Alberto, tú me salvaste”, yo respondo que no soy consciente de eso. No sabía que eso había pasado y seguramente eso lo hizo Dios, no yo.

De lo que sí soy consciente es de quién soy yo, una persona con limitaciones y errores. No me siento superior a nadie. No siento que tenga que entrar en discusiones con los demás. Por lo tanto, expongo mi oración con serenidad y tranquilidad. Es mi oración, independientemente de si a mí me gusta o no.

Si alguien me dice que no confía en mí, yo respondo con tranquilidad: “Ese es tu problema, no el mío”. El otro día, alguien me dijo: “Es que yo no creo en ti”, y yo, tranquilo, respondí: “Yo sí creo en mí”. Trato de mantener la calma en estas situaciones y a veces respondo con ironía, porque me encanta.

Hace unos días, alguien me vio bailando con mi pareja en un vídeo que tuvo más de 10 millones de visualizaciones. Me dijo: “A usted le gusta la carne”, y yo, con esa ironía que me caracteriza, le respondí: “A usted le gusta la berenjena”, con todo lo que eso implica. ¿Y qué vamos a hacer? No voy a explicar nada más, pero eso es parte de quién soy.

Ese incidente se convirtió en un momento de risas, pero siempre riéndome. No me afecta mucho porque no dependo de eso. Dependiendo del amor de mi madre, de Alci, y de las personas que son importantes y valiosas para mí. No tengo miedo de ser quien soy. Sé que cometo errores, sé que a veces no cumplo con las expectativas de los demás, pero al final del día, soy quien soy. Trato de dar lo mejor de mí todos los días”.

Finalmente, Alberto, en este punto de su vida, con “El man está vivo y está contigo” y veinte años de reflexiones y oraciones, ¿se pregunta a veces qué vendrá después? ¿O tienes muy claro el camino a seguir?

“No creo en preocuparme por un futuro que aún no existe. Me enfoco mucho en el presente. Quiero estar bien hoy, tener relaciones sanas, tener un proyecto de vida, ahorrar recursos y no malgastarlos. Quiero vivir en el presente y sé que el futuro será consecuencia de este presente. No me hago escenarios del mañana, porque uno no sabe cómo serán. Prefiero estar hoy, prefiero vivir el ahora.

Lo que sí sé es que voy a seguir siendo feliz y voy a seguir dando felicidad, porque trato de vivir la vida con valores, con justicia, con ética”.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Comunicadora social - periodista egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Desde 2005 hace parte del equipo de Vanguardia, trabajando en crónicas y reportajes premium, los cuales se enfocan en temáticas culturales, población Lgbt, y mujer y género.

Ganadora de un premio Luis Enrique Figueroa en 2007 con ‘Aquí estamos pintados’ y un premio CPB con ‘Diario de una bulimica’ en 2008.

@paola_esteban

Besteban@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad