martes 29 de noviembre de 2022 - 10:11 AM

Enlazando al parche, un proyecto de Piel de Gallina

Este proyecto es concebido con el objetivo de dignificar la labor de los artistas y fue presentado en México recientemente.

La agrupación” Piel de Gallina”, conformada por Ana Milena Ortega y Nathalia Sánchez Rosas, dos mujeres artistas profesionales emergentes e independientes, son las responsables del proyecto Enlazando el Parche, que nace por la “necesidad de buscar nuevos modelos económicos sostenibles para las artes”, explica Ana Milena Ortega.

La artista explica que este proyecto es concebido con el objetivo de dignificar la labor de los artistas, fomentando la posibilidad de generar proyectos sostenibles en el tiempo que les permitan a los colectivos artísticos hacer de su profesión una forma de vida viable económicamente, sin afectar sus finanzas personales, a través de herramientas de la producción integral, la economía circular, colaborativa y del bien común en aras de fortalecer el sector cultural independiente y emergente generando empleos dignos y reactivando verdaderamente la economía cultural.

El proyecto se basa en un modelo de colaboración o joint venture, “por medio del cual, se busca unir a varios actores de las artes escénicas. Foto suministrada/VANGUARDIA
El proyecto se basa en un modelo de colaboración o joint venture, “por medio del cual, se busca unir a varios actores de las artes escénicas. Foto suministrada/VANGUARDIA

La propuesta potencia no solo el modelo en sí mismo, sino también ofrece la oportunidad a colectivos que tienen el interés de fortalecer sus propuestas culturales, proyectar su sostenibilidad en medio de las barreras propias de los contextos sociales y económicos que hayan. De eso se trata la dignificación del artista, que comprenda que su arte, sus conocimientos, y el trabajo previo tiene un valor, no solo simbólico sino económico, que encuentre aliados efectivos para su desarrollo e intercambie sus conocimientos a cambio de poder crecer su emprendimiento, ver el arte como una profesión cualquiera de la que se puede vivir.

“El panorama de las artes en Santander se basa en su gran mayoría en apoyos estatales, es decir que fuera de ese porcentaje, muy pocos han desarrollado sus proyectos, como empresa o modelo sostenible económico”, explica Ana Milena Ortega.

Y agrega que “de esta forma Enlazando al parche busca apoyar al artista local, fomentando a que pueda seguir creando con apoyo estatal o sin este como ocurre en la mayor parte de Santander, mejorando la calidad, atrayendo nuevos públicos y fidelizarlos por medio de una oferta constante, contribuyendo a que los artistas barriales, formados, artistas empíricos y creadores emergentes, puedan convertir sus ideas en proyectos viables, que les permitan transformar su realidad, la realidad de sus socios, de su entorno, colegas o amigos y mejorando la calidad de vida de los agentes culturales y estimulando la transformación social con nuevas dinámicas de trabajo para el sector”.

El proyecto se basa en un modelo de colaboración o joint venture, “por medio del cual, se busca unir a varios actores de las artes escénicas, tales como propietarios de espacios para ensayos, salas de teatro, colectivos y compañías de teatros, gestores, promotores, bailarines, músicos, entre otros. Es así como pensamos por medio de la economía colaborativa indagar, tomar diferentes cursos que permitieran diseñar este taller y compartirlo a más personas que trabajen en el arte con proyectos culturales, volviendo este su principal fuente de ingresos económicos y optimizando los recursos tanto materiales como humanos”, dice Ortega.

Con este proyecto, Piel de Gallina resultó ganadora en dos ocasiones de las convocatorias del Instituto de Cultura y Turismo de Bucaramanga, una de ellas con el proyecto Enlazando el Parche, con (Talleres de gestión cultural para las artes escénicas - Beca de Reactivadores 2021.)

Estos talleres lograron “evidenciar el crecimiento e impacto en los proyectos culturales de artistas locales de la ciudad de Bucaramanga, los cuales lograron objetivos importantes tales como: realizar el lanzamiento de su proyecto, aumentar sus ventas y realizar una estructura de su emprendimiento mucho más efectiva para su desarrollo”, señalan las artistas.

Y fue así como nació la idea de hacer partícipes del proyecto a artistas nacionales e internacionales y construir así una red colaborativa de artistas escénicos.

“Es así como llegamos a este intercambio de saberes en México, conectando con nuevas líneas de gestión y producción de otros países que nutran ambas líneas de su modelo económico y productivo. Esto fue posible gracias al apoyo del Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga con el proyecto Fondo de Itinerancia y Circulación, con quienes presentamos la propuesta para poder hacer la circulación con entidades aliadas que nos habían invitado a México para dar los talleres”, señala Ortega.

Los artistas aprendieron a poner un valor monteario a su trabajo contemplado por horas, días, porcentajes entre otros. Foto suministrada/VANGUARDIA
Los artistas aprendieron a poner un valor monteario a su trabajo contemplado por horas, días, porcentajes entre otros. Foto suministrada/VANGUARDIA

El taller Enlazando al parche se llevó a cabo con diferentes proyectos culturales independientes de ciudades de México como Zapopan, Guadalajara, Tonalá y San Pedro de Cholula.

“El taller inició haciendo una planeación estratégica desde el principio, reconociéndose cada uno lo que tiene, tanto material como intelectual, donde cada talento y habilidad puede potenciar su proyecto y crear nuevas alianzas en pro del crecimiento y fortalecimiento de estrategias que permitan llegar al objetivo meta”, explicó la artista.

Los artistas aprendieron a poner un valor monteario a su trabajo contemplado por horas, días, porcentajes entre otros.

“Así se empieza a ver cuánto vale mi conocimiento a disposición de los demás, porque finalmente son estos otros elementos que puedo integrar a mi proyecto o colectivo para intercambiar por otras cosas que necesite, siempre pensando en que ese trueque sea equivalente y proporcional a lo que doy y recibo, por eso importante saber su valor”, indica Ortega.

Una de las herramientas que brindan las artistas se llama Dragon Dreaming, “que busca el ganar, ganar de ambas partes e identifica las habilidades individuales y en conjunto de cada uno desde lo teórico y práctico”, señala.

La artista agrega que para estructurar los proyectos se hablaron de elementos claves y datos a tener en cuenta a la hora de formularlos, como pensar en los objetivos Smart. También se emplean la Matriz de priorización, Daily scrum meeting (daily meeting y sprint review), Kanban, Waterfall (cascada), Agile, PMI entre otras.

“Este proyecto es importante porque es una posibilidad de potenciar el desarrollo del modelo económico y robustecer los conocimientos alrededor de innovación en gestión cultural aplicada al área de las artes, aplicarlo en otros ecosistemas culturales con dinámicas de producción y circulación diferentes”, señala Ortega.

Y concluye: “creemos que podemos impactar cada vez a más personas, sembrar conciencia de las labores artísticas y desarrollar proyectos con modelos de negocio sostenibles, para que cada proyecto tenga diferentes ingresos y no dependa única y exclusivamente de apoyos estatales tales como becas, estímulos y demás. Asimismo, hemos encontrado nuevas formas de creación que no habían sido exploradas por buena parte del sector de las artes en Colombia, las cuales, al ser experimentales y poco conocidas, se erigen como barreras adicionales para la creación o difusión por medio de asociaciones colaborativas en las que se logren cubrir de forma cooperativa aquellas necesidades que requiere la creación”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad