domingo 08 de mayo de 2022 - 12:17 PM

Entrevista con Maureén Maya, autora de “Piero, mi querido Piero”

A propósito de la visita del cantautor Piero a Bucaramanga, la periodista y defensora de derechos humanos, Maureen Maya, estuvo también en la ciudad. Vanguardia habló con ella sobre Piero, su trabajo como activista y sus próximos proyectos.

Alrededor de las cuatro de la tarde y en medio de la lluvia, Maureén Maya se sentó en el hotel donde se hospeda en Bucaramanga y aceptó la entrevista con esta redacción.

Maureén Maya es autora de “Piero, mi querido Piero”, la biografía autorizada del cantautor colombo argentino que hoy se presenta en el Teatro Santander y que cuenta con dos ediciones, la primera en 2017 y la segunda en 2020.

Su relación con Piero tiene una larga data, así como su compromiso con los derechos humanos.

Maureén Maya Sierra nació en Bogotá y entre sus publicaciones figuran “Prohibido Olvidar; dos miradas sobre la toma del Palacio de Justicia” (2006); “La Oligarca Rebelde” (2008); y la novela “El Enigma Colmenares ¿Crimen o accidente?”.

Sus columnas de opinión han sido publicadas en medios internacionales y en 2005 recibió el Premio Memoria de la Universidad de Antioquia por su investigación y ensayo “La toma del Palacio de Justicia, una fractura en la Historia Nacional”, el cual fue publicado por la Corte Suprema de Justicia.

Un año después obtuvo el segundo lugar en el concurso nacional de poesía de la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá.

Especialista en memorias, la escritora visita Bucaramanga en el marco de la presentación del cantautor Piero en el Teatro Santander.

$!Entrevista con Maureén Maya, autora de “Piero, mi querido Piero”

¿Cómo fue su trabajo con Piero y cuáles fueron los aprendizajes de escribir esta biografía?

“Con Piero nos conocimos hace muchos años cuando yo era estudiante de Comunicación Social de la universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá. Fui a un concierto invitada por Pablo Milanes y allí Piero me propuso sumarme a su sueño de “Colombia Viva” para impulsar proyectos sociales y culturales que mejoraran la vida de las personas más vulnerables.

“Años después lo llamé yo para acompañar la marcha por las víctimas de crímenes de Estado y contra el paramilitarismo, liderada por el actual senador Iván Cepeda, y desde ahí empezamos a desarrollar una agenda social (también política) en defensa de las comunidades más afectadas por el conflicto, con acciones como “Indígenas Somos Todos” o “Campesinos Somos Todos” , y también realizando eventos por la paz y la reconciliación en los territorios.

“En 2012 lanzamos el Manifiesto por la Paz de Colombia en Santander de Quilichao y realizamos varios actos simbólicos en el Cauca. Luego hicimos un bello recorrido con el Centro de Memoria Histórica, cuando era un entidad comprometida con las víctimas, bajo la dirección del profesor Gonzalo Sánchez, acompañando la narrativa de varios niños y niñas sobre su realidad de guerra y apoyando su propuesta musical de “Los Colibríes y las langostas . Y así, entre viajes y aventuras, me convertí en la Road Manager del grupo, junto a Sergio Perata, su Manager y su banda de Argentina.

“En medio de esos viajes en avión, auto, lancha, compartiendo tiempo en hoteles y teatros, en comunidades y plazas, empecé a grabarlo, pues sus historias y anécdotas, muy humanas, no sólo descubrían al hombre detrás del músico, sino que a través suyo era posible revelar la historia de un continente marcado por la violencia, los conflictos armados y sociales, los quiebres democráticos, las persecuciones políticas, y el dolor y la orfandad de su gente, pero también podíamos rescatar del olvido nombres de personajes que marcaron nuestra historia, como artistas, sacerdotes tercermundistas, líderes sindicales, poetas, autores valientes como Rodolfo Walsh.

“Me di cuenta que a través de la vida de un icono de la Canción Social, se revelaba la trágica historia de un continente pero también una historia de lucha, amor y resistencia. Piero estuvo presente en momentos claves de varios países. Y su posición pacifista le permitió llevar luz donde había sombra”.

¿Cómo fue el proceso de escritura?

“El proceso de escritura tardó cuatro años, investigando, revisando archivos, haciendo entrevistas, y escribiendo. Y aunque por momentos fue una tarea agotadora y dolorosa, fue una experiencia muy enriquecedora para los dos, o para los tres, porque Sergio, su Manager nos acompañó siempre.

“A través de Piero viajé sobre Los Andes y los horrores de nuestra historia, y entendí que siempre es posible llevar esperanza, mejorar el día de alguien, o con un gesto amable generar armonía y despertar alegría. Viví la posibilidad de resignificar el dolor y superar el rencor para encontrar libertad, y con ella una verdadera paz”.

¿Cómo se establece la conexión entre ser periodista y defender los derechos humanos? Para muchas personas, los periodistas deberían ser ante todo imparciales. ¿Cómo ha sido esta experiencia para usted?

“Creo que sobre la tan mentada imparcialidad periodística hay un deber humano y un compromiso moral que no se pueden soslayar. Frente a las injusticias no hay imparcialidad posible. Estás con quien sufre y necesita ayuda y protección. Frente a la guerra, hay que estar con la paz. Todo periodista es o debe ser un defensor de los derechos humanos, y debe estar con los oprimidos, no con los poderosos, pues su deber es destapar, investigar, denunciar y no encubrir.

“Los periodistas no deben ser imparciales, deben ser éticos, actuar con responsabilidad social y apego a la verdad. Mantener la independencia y una posición crítica, pero respetuosa y sensible al dolor del otro, nos garantiza una labor con altura y decoro, que además profundiza la democracia y nos permite reconocernos como sujetos sociales y políticos, con incidencia en nuestro destino como nación”.

Finalmente, cuéntenos cómo se ha sentido en Bucaramanga y cuáles son sus planes para los próximos meses.

“Maravilloso, me he sentido muy bien en Bucaramanga. Hacía muchos años no venía, y hoy tuve la oportunidad de conocer al director del Teatro Santander y me gustó mucho conocer la rica oferta cultural que hay en la ciudad y la respuesta positiva de las personas. El arte nos moviliza, no hay duda, y su acceso debe ser democrático pues así construiremos una sociedad más sana y más justa. Y más feliz.

“Mis planes para los próximos meses son seguir viviendo, conociendo, viajando y aprendiendo. Estoy terminando un libro, titulado Manual de la desobediencia civil. Desde la NO Violencia y la resistencia creativa al opresor, y avanzó en una novela que aborda el origen del monoteísmo y cuestiona algunas de nuestras tradiciones religiosas.

“Y con Piero seguiremos, mientras se pueda, atravesando fronteras, físicas y mentales, y ayudando a desarmar conciencias y corazones. Lograr la paz es la prioridad. Quiero un país de risas coloridas”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad