martes 21 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Fernando Pinto: arte de inspiración Tayrona en Arabia Saudita

En algún lugar de Riad, la capital de Arabia Saudita, está instalada una “cuenta Tayrona” en mármol blanco, de 10 toneladas y hecha por un escultor santandereano: Fernando Pinto. Hablamos con él sobre su trabajo en tierras lejanas.

Fabricadas en cuarzo, jaspe, chert y riolita, según narra la artista Patricia Cardoso, las “cuentas Tayrona”, que en realidad no lo son, fueron encontradas gracias a una intervención arqueológica en 1922 en la Sierra Nevada.

Desde entonces, con su forma variada que representaba incluso animales, ha inspirado a los artistas amantes de la escultura, como es el caso de Fernando Pinto, quien llevó su trabajo hasta la lejana Arabia Saudita.

“Estas son piedras planas pequeñas con un agujero en el centro que parecieran ser cuentas de un collar, pero no lo son, se encuentran esparcidas por todas las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta. Las usan, generalmente enterrándolas, en algún lugar con un pequeño ritual como manera de agradecerle a la madre y el padre (la tierra y el creador) por lo que reciben. Mamo Ramón me explicó que ellos ya no las pueden hacer, dice que sólo sus antepasados tenían el poder de hacerlas, porque las hacían con el pensamiento”, cuenta Pinto.

Se formó como ingeniero civil, pero se decantó por el arte, principalmente, por la escultura en piedra: mármol, granito, la piedra del parque, de la carretera, tomando como base conceptos como la energía y la tierra, según describe sobre el artista la Galería La Cometa.

Dice que los mamos de la sierra le dijeron que “cuando Serankua (el gran espíritu) hizo la primera de estas piedras, nuestro mundo entró en el reino del tiempo. Dice que el tiempo es circular, como una rosquilla... Siempre está sucediendo, nunca comienza, nunca termina y que cada segundo es eterno en sí mismo... Esto, curiosamente, hasta ahora la física cuántica comienza a comprobarlo con experimentos en aceleradores de partículas y tecnología de punta. Me interesa evidenciar estos choques de razón, unos indígenas hace miles de años que apenas si tenían herramientas rústicas y nuestro super mundo, nuestro progreso y civilización que empiezan hasta ahora a poder entender conceptos profundos del funcionamiento de la tierra, realidad, universo, como se quiera llamar, a los que ellos ya habían llegado”.

Su propuesta, “Mother of Time”, enviada al Twaiq Sculpture y el Ministerio de Cultura de Arabia Saudita lo llevó a este país rico y con deseos de abrirse a occidente a través de cambios estructurales como la incorporación de las mujeres al trabajo y la diversificación cultural.

Hablamos con Fernando Pinto sobre su obra, sobre cómo llega a Arabia Saudita y sobre su estadía en ese país.

$!Fernando Pinto: arte de inspiración Tayrona en Arabia Saudita

¿Cómo lleva su idea de unas “cuentas Tayrona” a Arabia Saudita?

“Recibí una invitación del curador del proyecto Twaiq Sculpture, Alí Jabbar, para presentar una propuesta en torno a la temática “la poética del espacio” y mi proyecto fue seleccionado por un excepcional jurado compuesto por directores de museos alrededor del mundo como la directora de la Galería Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo de Roma, la directora del museo Pushkin de Moscú, la directora del Museo de Arte Contemporáneo de Kanasawa en Japón, el director de la Galleria degli Ufizzi de Florencia, y el director del National Portrait Gallery de Londres, quienes seleccionaron 20 proyectos internacionales entre 500 propuestas presentadas.

“Este evento hace parte de un gran proyecto llamado visión 2030 del Ministerio de Cultura de Arabia Saudita en el cual se incluyen muchas megaobras en el país, en su mayoría enfocadas a la arquitectura y la cultura, incluido el desarrollo de un distrito de arte reestructurando una vieja zona industrial de aproximadamente 200 hectáreas en la ciudad de Riad”.

¿Cómo se conecta con la idea, cuál fue su proceso creativo?

“A finales de los noventa pasé una temporada viviendo en un poblado alto de la Sierra Nevada de Santa Marta, principalmente hablando con un Mamo para tratar de entender su visión de la realidad, del mundo... Tenía 21 años y a pesar de anotar en un diario todo lo que me contaba, en ese momento (y aún) no pude comprender o mejor aprehender el verdadero significado de la mayoría de sus enseñanzas, pues su visión tiene un espectro mucho más amplio que el nuestro.

“Mi obra seleccionada se titula “Mother of Time” que traduce “Madre del tiempo” y está inspirada en las cuentas Tayrona. Para los que no las conocen, son unas piedras pequeñas, redondas y con un agujero que las atraviesa, parecen cuentas de collar, de ahí su nombre (castellano).

“El Mamo me explicó que éstas fueron hechas por sus antepasados, que ellos eran los únicos capaces de hacerlas como era pues las hicieron con el pensamiento. Que la primera cuenta fue hecha por el padre, y en ese momento nuestro mundo entró en el reino del tiempo, me explicaba que el tiempo es circular, que no existían en realidad el pasado, el presente ni el futuro y que cada instante era eterno en sí mismo.

“Hace poco leí un artículo en el cual se citaba un experimento que se está desarrollando, que parece que demuestra esta teoría planteada ahora por la física cuántica (obviamente apoyados en supercomputadores y máquinas de altísima tecnología). Al leerlo inmediatamente conecté con eso que me había explicado el Mamo y como me ha ocurrido en otras ocasiones me planteo la pregunta de cómo llegaron a este concepto hace miles de años, cuando apenas si tenían herramientas rústicas para transformar la tierra como medio de supervivencia.

“Me impresiona siempre el nivel de comprensión del funcionamiento de las leyes del universo que tienen nuestras culturas ancestrales, me interesa siempre elogiarlo y mostrarlo. Ellos con su conocimiento son un tesoro de la humanidad y en mi opinión ese conocimiento es la única ruta viable para la supervivencia de la especie en este planeta. De ahí nace la idea.

$!Fernando Pinto: arte de inspiración Tayrona en Arabia Saudita

Cuéntenos sobre la relación con los materiales y el concepto

“Mis proyectos de gran formato en general hablan de este tipo de conceptos milenarios y desde ese punto de vista la piedra puede ser el material más apto para plasmarlos.

“Pero aparte de esto, personalmente me parece que está mandado a recoger hace rato la idea de que en la obra de arte tiene que tener soporte todo, es aburrido, eso se me asemeja más a una cárcel mental. Trabajo piedra porque me fascina, la veo, la intuyo, la disfruto, la admiro como un material vivo, natural, profundo y hermoso. Trabajarla me hace feliz, me encantan sus retos, sus dificultades y me enamoré del oficio desde el primer momento, por eso elijo este material, todo nace de ahí...de nuestro diálogo”.

¿Cómo ha sido recibida la obra en términos culturales?

“El tiempo lo dirá. La exposición de las veinte esculturas de gran formato seleccionadas se inauguró hace varios días y sólo tuve unas pocas horas para hablar con la gente antes de tomar el avión de regreso. En principio recibí muy buenos comentarios de su monumentalidad, sencillez, minimalismo, contrastes, profundidad... pienso que ha tenido un buen comienzo”.

¿Cómo ha sido su estancia en Arabia Saudita?

“El proceso de elaboración de la obra fue de veinte días y la mayoría del tiempo la pasé trabajando debido a la dimensión del proyecto (dieciocho toneladas de mármol) así que puedo contar poco. La gente con la que trabajé, y la que fue a visitarnos durante el proceso fueron personas amables, cálidas y muy respetuosas.

“Algunos días visitamos lugares impresionantes, tradicionales y modernos en los que la arquitectura es protagonista. Creo que ciudades como Doha, Dubai y Riad van camino a convertirse en verdaderos museos de la arquitectura de nuestro tiempo.

“Y la comida! Una fantasía... ¡Las ensaladas! ¡Los dulces!”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Paola Esteban

Comunicadora social - periodista egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Desde 2005 hace parte del equipo de Vanguardia, trabajando en crónicas y reportajes premium, los cuales se enfocan en temáticas culturales, población Lgbt, y mujer y género.

Ganadora de un premio Luis Enrique Figueroa en 2007 con ‘Aquí estamos pintados’ y un premio CPB con ‘Diario de una bulimica’ en 2008.

@paola_esteban

Besteban@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad