lunes 23 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

“Fuego en la 33”: la nueva música de Bucaramanga

Un sonido alternativo, que combina los ritmos afrolatinos con el jazz, el rock, el hip hop y la psicodelia es la propuesta discográfica que acaban de lanzar Municipal Música Viva y el Laboratorio creativo de Santander para este fin de año.
Escuchar este artículo

La pandemia por COVID-19 y sus restricciones de bioseguridad para los eventos públicos culturales obligó a teatros y espacios de presentaciones musicales en vivo a cerrar sus puertas.

A modo de respuesta, Municipal Música Viva se asoció con el Laboratorio Creativo de Santander, un proyecto de creación musical, para lanzar “Fuego en la 33”, una propuesta que presenta a cuatro bandas emergentes de la ciudad con una propuesta madura y consolidada.

“Es una tarea de identificar a una serie de artistas que considerábamos los más interesantes y novedosos de la escena. Queríamos trabajar con grupos que no estuvieran tan consolidados y que, sin embargo, tuvieran ya una propuesta artística muy desarrollada y que fuera muy interesante para presentar”, explica Doménico Di Marco, uno de los directores del proyecto.

Las bandas escogidas para participar de “Fuego en la 33” fueron El Nido Records + Dream Voyage, Noh-ES, Monte y La Elastic Band.

Di Marco explica que estas bandas “representan un nuevo sonido para Bucaramanga, son expresiones artísticas y estéticas novedosas de agrupaciones que salen un poco de los cánones establecidos y que no están sujetas a géneros demasiado rígidos”.

“Fuego en la 33’’ pretende mostrar una propuesta musical que experimenta con un nuevo desarrollo musical, más hacia el futuro de lo que podría ser la nueva escena musical de la región.

Vanguardia habló con Doménico Di Marco acerca de este proyecto musical y de lo que significó la cuarentena para la escena musical.

¿Cuál es ese nuevo sonido, ese sonido alternativo que están proponiendo los músicos de Santander y cómo llegamos hasta este?

“Yo vivía en Bogotá y regresé hace un poco más de seis años a la ciudad en plan de quedarme dos meses para acompañar a mi familia y volver a irme. No obstante, me encontré que había un creciente movimiento de las artes, de la música y que era un movimiento que de alguna manera terminó haciéndome tomar la decisión de quedarme.

“Es un movimiento que viene de tiempo atrás y que obedece a muchas cosas: las escuelas de música de la ciudad han formado a una generación de músicos que han venido a alimentar esos procesos. Además, desde hace por lo menos cinco años hubo un cambio en la actitud de buena parte de los gestores de la ciudad que decidieron no esperar más recursos del Estado y patrocinios de la empresa privada, sino que decidieron con lo que tuvieran, ya fuera mucho o poco, lanzarse a trabajar y desarrollar escena musical y artística en la ciudad”.

¿Qué lecciones pudo haber traído la pandemia para la música?

“Siento que todavía están por verse cuáles son las consecuencias reales de la pandemia, todavía es muy apresurado porque todavía se está un poco en estado de shock.

“La gente ya se ha venido reorganizando y reformulando y también hay esperanzas de apertura de la música en vivo, que es la fuente más importante para los artistas en la actualidad, pero está por verse.

“Tengo casi la lamentable certeza de que la pandemia va a golpear fuertemente la escena musical de la ciudad y ya se vio de manera clara el impacto en los establecimientos de comercio dedicados a la música en vivo, pero no me atrevo todavía a imaginarme las consecuencias.

“Además, la Alcaldía pareciera no tener el interés ni la claridad para acompañar y llegar a los músicos, de alguna manera, en su responsabilidad como líder de la ciudad.

“Sin embargo, a pesar de que las condiciones han sido difíciles, los artistas siguen moviéndose. Creo que un aprendizaje ha sido reforzar la idea de que lo que más importa no es tanto Instagram, no es tanto moverse, entre comillas, porque eso también es importante, sino que es más importante la creación.

“Ha sido un período para dedicarse a crear música, contenido de calidad, a crear arte. Considero que hay que ser fuertes y valientes, y al mismo tiempo, que hay que saber adaptarse y no estar encerrados en una sola idea”.

Di Marco celebra la creación de proyectos como Artífice, de la reconocida cantautora santandereana María Cristina Plata, una plataforma para la distribución de conciertos y contenido musical online.

Además, señala que las empresas musicales han ido desarrollando sus negocios en líneas más impulsadas por la transformación digital.

“Yo soy de otra generación y pienso que la música es un espacio de encuentro entre los artistas y las personas, así que preferiría la música en vivo”.

Di Marco señala que a futuro espera que Municipal Música Viva se convierta en el sello disquero de Santander.

Foto: suministrada/VANGUARDIA

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad