sábado 20 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Giovanni Ravelo: danza internacional en Bucaramanga

El reconocido bailarín santandereano Giovanni Ravelo tiene entre sus sueños montar una compañía de danza en Bucaramanga.
Escuchar este artículo

En 1994, en Bucaramanga se realizó el Festival Metropolitano de Danzas Folclóricas y la Dirección de Cultura Artística de Santander, Dicas, constituía un espacio para aquellos santandereanos que amaban bailar.

Giovanni Ravelo estudió allí, en el Dicas.

Y su talento era tal y tanto, que partió ese mismo año hacia Bogotá, para estudiar con uno de los mejores cuerpos de ballet del país: el ballet de Sonia Osorio.

Y, desde entonces, pasaron veinticuatro años antes de que Ravelo volviera a su tierra natal.

Y lo hizo luego de formar una gran carrera alrededor del mundo.

Estudió también en el Ballet de Anna Pavlova y en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba, así como en el Rock School for Dance Education en Filadelfia, Estados Unidos, y fue integrante del Ballet Nacional de Colombia, una de las compañías de folclor más importantes del mundo.

Fue invitado a interpretar el papel de Romeo en el Ballet Theatre of Scranton, en 2003 y fue integrante también del Roxey Ballet, en Nueva Jersey.

Uno de sus éxitos más representativos es, sin embargo, su participación con Les Ballets Trockadero de Montecarlo, que lo trajo de regreso en las noticias de su patria.

Parecía que sus pies se alejaban cada vez más de Colombia, pero en 2018 regresó a Bucaramanga para ofrecer una clase magistral a los bailarines que participarían con él en la “Velada de Danza, Volver”, como parte de la inauguración del nuevo Teatro Santander, tras años de remodelación y preparación para su renacimiento.

Algo, entonces, tocó el corazón de Ravelo y lo enamoró de nuevo, si es posible decirlo, de Bucaramanga.

“Me encontré con esta cantidad de talento que desconocía. Hay mucho talento y muchas ganas de trabajar, de mejorar en la escena de la danza y con muchachos que están formados muy bien por varias escuelas”, comentó Ravelo en una entrevista con Vanguardia.

Ravelo quiere impulsar la experiencia profesional para los bailarines de la ciudad, con maestros tanto extranjeros, como colombianos fogueados en la escena internacional.

“Hace falta ese empujoncito”, dice.

Desde entonces, el bailarín santandereano ha venido trabajando para formar a los jóvenes con talento para este arte.

“He tenido la suerte de trabajar con un grupo con el que empecé en la velada de danza del 2019, muchachos que trabajaron muy fuerte y en diez días logramos montar dos obras de veinte minutos cada una con un resultado increíble. Y desde ahí he tenido fe en que ellos pueden dar mucho más y por eso he seguido conectado”, cuenta Ravelo.

En el 2020, Ravelo tenía el plan de regresar y montar una obra grande, pero la pandemia se atravesó en su camino.

Con todo, y siendo el hombre inquieto que es, logró montar dos obras que tenía en mente: Poseída, inspirada en El amor y otros demonios de Gabriel García Márquez y Cantina Amor, que presentó de manera virtual en diciembre del año pasado en Bucaramanga.

Su sueño, por supuesto, es consolidar su trabajo a través de su fundación MuDanza, o de una compañía.

“Ese es mi mayor proyecto: seguir trabajando con los muchachos con los que he venido trabajando y también ayudar a los que están en formación, a los que vienen, a los niños y jóvenes para que se vaya alimentando este sueño que es crear una compañía profesional. Y se puede lograr porque hay talento”.

Actualmente, Ravelo se encuentra en Estados Unidos, pero espera regresar a Bucaramanga en julio para llevar al escenario en vivo su obra Poseída.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad