sábado 27 de diciembre de 2008 - 10:00 AM

Intelligente pauca

¿Saben?, aquí estamos perdiendo el tiempo con una curiosa confusión. Pues, verán, ‘asesino’ no es más que una palabra. Y una palabra es un sueño terco y colectivo que atormenta las mentes de algunos hombres hasta que los obliga a hacerlo realidad en sus labios.

Por lo tanto, un sueño (o palabra) no se ve, resulta que es invisible. Así que, quien asegure que ha visto alguna vez a un ‘asesino’ in fraganti, el tal es mentiroso y éste sí que comete un delito: calumnia. ¡Y vaya que abundan los testigos dolosos! Además, una palabra se piensa, se dibuja con letras o sonidos; se imagina. Y por eso infortunadamente muchas veces los hombres confunden el sentido de un vocablo. Pues, en este caso no ha sido la excepción, créanme. Recuérdese que el término ‘asesino’ nos llega de soñadores árabes.

Ellos –¡toda inocencia! – se imaginaron que la palabreja 'hashshash' (asesino en árabe) designaba sencillamente a un asiduo bebedor de hachís (bebida estupefaciente) y fiel seguidor del señor Shayi Al-yabal, un viejo loco que al verlo a uno drogado por el hachís lo manejaba cual títere para cometer locuras, como matar, pero no dolorosamente. O sea, señores, que este fulano –huelga decir que es mi más inocente y sonso cliente– que tienen aquí ante ustedes no es un malévolo homicida ni alguien capaz de matar a un ser humano con premeditación. ¡Mírenle el rostro!; basta eso para saber que ni una mosca mataría.

Entonces es menester concluir, señores, que mi cliente es sólo un pobre hombrecillo adicto y pelele que estaba esa fatal noche en el lugar equivocado y no precisamente en el estado deseado. Pero no más. Por eso, pido o exijo, señor juez, que el acusado sea exonerado de este cargo baladí.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad