sábado 02 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Julián Villamizar: memoria natural en el arte visual santandereano

El artista santandereano Julián Villamizar, que ha estudiado con maestros de la talla de Clemencia Hernández, Luis Duarte y Jorge Mantilla Caballero, sorprende con dos exposiciones abiertas este mes que buscan desempolvar de nuestra memoria la importancia de la vida natural en nuestra región.
Escuchar este artículo

Julián Villamizar era todavía muy niño cuando su papá le mostró, por primera vez, un viejo libro llamado “Las orquídeas, historia iconográfica”, de Paul-Émile de Puydt.

De Puydt era un botánico y economista belga que, con la venia de la reina de su país, inició un viaje a Colombia para investigar las especies botánicas de este lado del mundo.

En Amazonas descubrió unas plantas muy particulares: las orquídeas, que fascinan visualmente a muchos y que, en Santander, tiene a amantes que las cultivan y las exponen.

El libro se publicó en 1880 y un poco deshojado ya, llegó a las manos del artista visual Julián Villamizar, 103 años después. Tenía 7 años.

Tanto calaron en el artista estas imágenes son hoy la inspiración para “Iconografía del Recuerdo”, una de las dos exposiciones que actualmente están abiertas con la obra de Villamizar en Santander.

“Iconografía del Recuerdo” es una serie de 31 ilustraciones realizadas en técnica mixta sobre papel, inspiradas en las orquídeas y que se expone en la Sala de Exposiciones Crai de la Universidad Santo Tomás, Campus Floridablanca.

La otra exposición se llama “Los Habitantes del Olvido”, serie de 20 macro-fotografías tomadas a la especies de fauna más pequeñas del Páramo de Santurbán y que se puede ver en la Sala Frailejones del Museo de Arte de Berlín, ubicado en el Conjunto Turístico Frailejones Campestre en el kilómetro 57 vía entre Bucaramanga y Cúcuta en el Páramo de Berlín.

“La siguiente serie aborda esos pequeños seres que no estamos viendo todo el tiempo, pero que son una parte fundamental para que todos los sistemas biológicos se mantengan”, explica el artista.

Las dos exposiciones estarán abiertas durante este mes.

Además, el artista ofrecerá el jueves 14 de noviembre la conferencia “¿Cómo adquirir una obra de arte sin frustrarse en el intento?”, a las 8:00 a.m. en el Aula Múltiple Crai de la Universidad Santo Tomás, campus Floridablanca.

Aquellos seres que no vemos
La museóloga Carolina Stubbe escribe en la revista Galenus que “el arte ha sido, tradicionalmente, el mayor admirador de la belleza natural”. Sin embargo, el arte contemporáneo se ha preocupado más por un simbolismo abstracto que busca impactar y, con la situación del medioambiente hoy, también es válido representar más vívidamente y sin pretensiones aquello que estamos a punto de perder si la consciencia no nos alcanza para protegerlo.
“Para nadie es un secreto lo que está pasando. Estamos a puertas de que ocurra algo que ni siquiera los científicos pueden saber”, explica Villimizar sobre las razones que motivaron la serie de fotografías que componen “Los habitantes del Olvido”.
Desde su infancia, donde escuchaba a su abuela, Cecilia Quintero, hablar sobre todos los beneficios que las plantas ofrecían, Villamizar sintió una conexión especial con la naturaleza. El artista va constantemente al páramo y, maravillado con las especies más pequeñas, como abejas y moscas, se dedicó a fotografiarlas.
“Para nosotros, como seres humanos, miramos siempre hacia el horizonte, pero allí, en el páramo, hay eventos tan rápidos en la naturaleza que si acaso alguien podría decir que sucedieron”.
Esta exposición quiere que no nos perdamos esos sucesos.
Un camino directo al arte
En la familia del artista Julián Villamizar estuvieron de acuerdo en impulsar desde que era pequeño sus talentos innatos. Es así que, antes de decidirse por la pintura, Villamizar hizo algunos pinitos en la actuación y hasta hizo parte de un coro. Pero el dibujo fue lo que realmente lo apasionó y fue así que empezó entonces a estudiar con maestros como Mario y Clemencia Hernández.
Sin embargo, los padres tienen, con frecuencia, algún recelo con la carrera artística como profesión, así que una alternativa fue, para Julián VIllamizar, estudiar diseño industrial. Tras graduarse, decidió seguir trabajando, aunque cálculo uno, dos y tres no representaban para el artista la misma satisfacción que el arte, así que no dejó de lado su interés artístico. Villamizar combina estas áreas de su vida: su trabajo en el diseño industrial y su amor por el arte. Entre sus maestros, también se cuenta Jorge Mantilla Caballero.
Usted ha estudiado con grandes maestros, ¿le ha hecho falta la academia?
“Es una cuestión que siempre se ha debatido. Tú conoces personas que son más artistas que personas que tienen un cartón. De una cierta forma, porque tuve maestros muy disciplinados, he aprendido que la musa es para los amateurs, el arte es como un trabajo”.
Entre los proyectos de Villamizar están hacer una obra a cuatro manos con el fotógrafo David Navarro, sobre cual el propio Villamizar comenta que es algo muy difícil por esta época en el mundo del arte. Navarro hará las fotografías y Villamizar hará la intervención visual.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad