sábado 12 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Las Patonas, títeres bajo la inspiración femenina

Dos mujeres, una chilena y otra santandereana, se le midieron a la aventura de contar historias detrás de un teatrino.

Desde hace 6 años ‘Las Patonas’ ha dejado la huella no sólo en los escenarios de Santander, Colombia, Chile y Cuba, sino en el corazón de grandes y chicos que siguen fielmente su producción artística. Historias sencillas, cargadas de anécdotas de los personajes creados por Rafael Pombo y Triunfo Arciniegas son la inspiración para Marlene Vargas, proveniente de Chile y Luvidey Rincón, oriunda del municipio santandereano de Contratación.

La creación es el pan de cada día para estas mujeres, quienes no necesitan de otro oficio para sobrevivir.

'Los títeres nos han permitido no sólo llevar nuestro arte a distintos lugares, sino vivir de él. Para fortuna nuestra hemos contado con el apoyo de varias entidades para difundir la propuesta', asegura Marlene Vargas.

Además de los títeres, estas mujeres dictan clases de teatro, talleres de maquillaje y distintas expresiones artísticas.


Historias de amor y de viajeros unieron a Las Patonas

Marlene Vargas estudio teatro en Chile y en medio de los ensayos en escena encontró que los títeres eran un recurso importante para contar sus historias.

Mientras esto sucedía en el país austral, en Colombia estaba Luvidey Rincón, quien estudiaba Arte en Bucaramanga y dictaba clases en instituciones educativas.

Para fortuna de la segunda, el corazón enamorado de Marlene Vargas la trajo a la capital santandereana detrás de un músico.

Ya radicada en Bucaramanga se reunieron y comenzaron a explotar su propuesta teatral.

'Arrancó la idea con un cuento de Triunfo Arciniegas ‘El sapito que comía princesas’. Así nació nuestra propuesta', cuenta Vargas.

En algunos montajes trabaja con otros actores que generalmente son mujeres.

Resalta en su propuesta el color, la caracterización de los personajes, la magia y la fantasía.


Más allá de los muñecos está la pedagogía

Para este grupo es importante el despliegue de su obra no sólo por el contenido artístico y cultural que pueda tener, sino por la labor pedagógica.

'Reconocemos que lo artístico, lo visual, lo que nos hace reír, lo que nos hace recordar, también educa y forma', asegura Marlene Vargas.

'Lo que cuenta un títere y  sus historias llegan más fácilmente a la gente en materia educativa, pues a algunas personas les cuesta entender lo que dice un profesor. Buscamos con este trabajo emprender una labor pedagógica', explica esta artista chilena.

Y han contado con suerte en Bucaramanga, pues han recibido apoyo de todo tipo de entidades.

La labor de Las Patonas es reconocida en campañas contra el maltrato de la mujer y los niños, de vacunación, de aseo, conservación de recursos naturales, así como de cultura ciudadana.

Fuera de Bucaramanga las obras de ‘Las Patonas’ han sido presentadas en escenarios de Bogotá, Manizales, Medellín, Cartagena, Yopal, Armenia y distintos municipios de Santander.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad