martes 29 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Liborina: una aventura de un futuro muy presente

Año 2040. En ese futuro, el conflicto armado acabó hace más de sesenta años, Colombia ganó el mundial de 1990 y las nuevas generaciones no conocen el crimen ni la violencia.
Escuchar este artículo

Esta es la primera parte de la sinopsis de la novela gráfica Liborina, creada por Luis Echavarría Uribe, ilustrador y escritor nacido en Medellín en 1980.

Con estas pocas líneas ya podríamos imaginarnos un futuro completamente distópico en el cual se mueve la novela, pero Echeverría asegura que no es así: los elementos que cambian el pasado solo sirven como referencia para plantear algunos cuestionamientos sociales.

$!Liborina: una aventura de un futuro muy presente

Es la primera vez que Echeverría se “lanza al agua” con una novela y asegura que fue un proceso largo y bien cuidado para ilustrar esta idea de una “aldea que encuentran es una pequeña utopía agrícola atrapada en el tiempo”.

“Hago historias cortas y en una de esas, hace mucho tiempo, empecé una historia con relación a un pueblo fantasma, pero no quedé como satisfecho”, cuenta Echeverría.

Con todo, la historia se quedó en su mente y con el tiempo pensó, con razón, que de esta semilla podría nacer una novela.

“En realidad de ahí fue de donde partió Liborina, como tratando de buscar una historia interesante sobre aventura”.

A este autor le gusta la variedad y la diversificación y es así como pensó que Liborina, a pesar de ser, en efecto, un lugar en Antioquia, en realidad se reflejaba en la novela con un espíritu más al estilo Springfield, la ciudad de los icónicos Simpsons.

“Lo que quise hacer fue ubicar la historia sin necesidad de que sea un lugar muy específico”, le contó Echeverría a Vanguardia.

Dice que la historia también explora la percepción del colombiano acerca de dos realidades que parecen estar separadas por completo: la de quienes viven en el campo y la de aquellos que pasan sus días en la ciudad.

“En el campo las personas que tienen que vivir como los conflictos sociales son mucho más fuertes y son como dos realidades completamente aparte entonces era una forma también como unir eso en una historia”, explica el autor de Liborina.

Echeverría fue creando la novela partiendo primero de un argumento para luego hacer un guión e ir avanzado también, paso a paso, con la ilustración.

Liborina narra la historia de tres jóvenes que, en ese futuro, parten en busca de un pequeño pueblo olvidado en una reserva natural: en esa aldea sus habitantes no saben lo que ha pasado y no quieren saberlo, así que... ¿podrán escapar estos jóvenes?

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad