miércoles 23 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Los Muchos, la alegría de la música andina

Los Muchos y el Trío Macaregua se presentan hoy en la Quinta Sesión de “Suena Chicamocha”, del Teatro Santander. Los Muchos, con casi 25 años de trayectoria, son ya parte de la identidad folclórica de la región.
?wmode=transparent&controls=2&showinfo=0&theme=light">
Escuchar este artículo

Cuando recién comenzó el grupo, Los Muchos se llamaban Los Demonios. “Nosotros iniciamos por un encuentro que tuve con Jorge Reyes. Fui a visitarlo con intenciones no musicales y en lo no musical no pude lograr nada, pero nos hicimos muy buenos amigos. Empezó a invitarme a cantar, y él iba con tres amigos, y se autodenominaban Los Demonios”, cuenta Puno Ardila, director de Los Muchos.

Para entonces corría el mes de abril de 1994 y Ardila había llegado muy poco a Bucaramanga procedente de Socorro, Santander.

“Yo empecé a darles más alternativas de canciones, a aportarles introducciones y se fue armando el combo. Fuimos al Festivalito Ruitoqueño en 1996 y allá a la gente le gustó mucho la idea de un coro masculino que esa propuesta no se veía ese formato”.

Así que para mitad de los noventa, cuando se formaron Los Muchos -o Los Demonios, en un primer momento-, su propuesta de un grupo de hombres con mucho de todo, sonaba a una propuesta fresca y, con el sentido del humor que los caracteriza, también divertida.

“Empezamos a ser llamados por amigos, a ser llamados por instituciones que querían oírnos y teníamos algunas propuestas de canciones muy simpáticas, jocosas y sobretodo con mucha alegría. Y a medida que se fueron adicionando músicos de nivel como Fernando Remolina y Domingo López, la gente ya empezó a tomarnos más en serio. Y nosotros a tomarnos más en serio en el cuento de la música, pero por lo demás, ha sido bastante recocha nuestra forma de ser”, explica Puno Ardila.

Pero, ¿cómo llegaron a llamarse Los Muchos?

“Una señora nos dijo: ay no, eso se les oye tan feo (el nombre del grupo) en medio de sus canciones tan bonitas, no lo dejen así. Y yo siempre decía que este grupo se llamaba Los Demonios, pero debían de llamarse Los Muchos: el uno es mucho calvo y el otro es mucho barbado, el otro mucho mechudo y el otro mucho gordo y el otro mucho feo y el otro mucho chiquito y así. Y entonces dijimos: oiga, de verdad, cambiemos el nombre. Para qué llevar la contraria a la gente que nos quiere y nos aprecia. ¿Y cómo lo ponemos? Los Muchos, porque cada uno tiene mucho algo”, cuenta Ardila.

Mucho talento, sobre todo. El músico y director del grupo cuenta que después se incorporaron músicos como Carlos Andrés Amaya y Cesitar Castro. Hoy cuentan con maestros de la talla de Mario Martínez y Nilson Guerrero.

Los Muchos están conformados actualmente por Ramiro Pilonieta, Domingo López, César Castro, Mario Martínez, Carlos Manrique, Carlos Amaya, Carlos Pareja, Carlos Prada, Jaime Gómez, Josué Díaz, Jorge Reyes, Álvaro Garzón, Nilson Guerrero y, por supuesto, Puno Ardila.

En dos años, Los Muchos cumplirán un cuarto de siglo dedicado a la música. Veinticinco años que no han pasado inadvertidos.

Tras su exitosa primera presentación en el Festivalito Ruitoqueño, en 1996, Los Muchos grabaron su primer disco, “Maimita, ´tamos triunfando”, en 2002 con una acogida insuperable: las ventas alcanzaron las 12 mil copias convirtiéndose en el disco de música andina colombiana más vendido hasta el momento, según narra Puno Ardila.

Luego siguió su segundo disco “Mucho lo güeno”, del cual destacó la canción Ya no hay casorio, un ejemplo de la jocosidad que caracteriza al grupo y que los han convertido en parte de la identidad de la región.

Actualmente, la música andina santandereana está más fuerte que nunca y en nada tiene que competir con otros géneros como el reguetón o la música norteña, que también suenan con furor en el departamento.

“Una persona que oye música clásica y la aprecia y la conoce, o que oye música andina y la aprecia y la conoce, con seguridad no oye reguetón. Nosotros no podemos hacer una comparación en cuanto a proyección en número, pero sí tenemos proyección en cuanto a calidad”, explica Puno Ardila.

Sin embargo, con mucho más apoyo de los medios de comunicación, la música andina tendrían una mayor visiblidad local.

“El plan nuestro es demostrar que la música andina es alegre, y por otro lado, están los nuevos artistas nuestros produciendo música andina nueva. La gente cree que tenemos que quedarnos en “Las Acacias” y hay muchísima música nueva, lo que pasa es que no hay mucha oportunidad”, concluye Ardila.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad