sábado 26 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Nace la Fundación Blas Emilio Atehortúa

Ayer se realizó el lanzamiento oficial de la Fundación Blas Emilio Atehortúa, con sede en Bucaramanga, y que busca preservar el legado musical del reconocido músico y compositor, hijo adoptivo de esta tierra.
Escuchar este artículo

La maestra Sonia Arias, esposa del maestro, le contó a Vanguardia que la fundación busca “la promoción, difusión y conservación del legado de la vida y obra de este gran compositor, así como el desarrollo de diferentes proyectos culturales que impacten positivamente a toda la población”.

El maestro Blas Emilio Atehortúa murió el pasado cinco de enero tras sufrir de un paro cardíaco producto de las complicaciones de un trasplante renal, según le contó a este diario en su momento la maestra Sonia Arias, esposa del maestro.

El día anterior, Atehortúa había entregado dos obras terminadas.

Sobre Blas Emilio Atehortúa

Nació el 22 de octubre de 1943 en Santa Helena, Antioquia, respiraba música clásica. Desde muy joven, inquieto por desafiar los límites de la música de cámara, se convirtió en uno de los compositores más prolíficos de la música erudita.

$!Nace la Fundación Blas Emilio Atehortúa

En 1963, su virtuosismo le hizo merecedor de la beca conjunta de las fundaciones Di Tella y Rockefeller para formarse en el Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales del Instituto Torcuato Di Tella en Buenos Aires, Argentina.

En 1971 ganó el Concurso Nacional de Composición por su obra Apu Inka Atawalpaman Op. 50, que ganaría también en 1979 con Tiempo - Americandina Op. 69 y en 1981 con Kadish Op. 107.

Ganó el Primer Concurso Internacional de Composición para Cuarteto de Cuerdas de la agrupación Beethoven, de Santiago de Chile, en 1979, a la par de su trabajo como docente y director del conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia, así como director de la Orquesta Sinfónica de Colombia y la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

Considerado por muchos como uno de los más grandes compositores de música clásica de Latinoamérica, el maestro Blas Emilio Atehortúa Amaya deja más de 200 composiciones, entre obras orquestales, piezas para formatos de cámara y canciones.

Entre sus múltiples reconocimientos destacan la Cruz Oficial de la Orden del Mérito Civil del Rey Juan Carlos en 1982 en Madrid, aunque quizá sea más conocido en el mundo del espectáculo por el premio India Catalina que le valió en 1989 la banda sonora que compuso para la famosa serie Los Pecados de Inés de Hinojosa. También compuso la banda sonora de la exitosa película colombiana Edipo Alcalde, en 1996.

Atehortúa Amaya fue profesor de las facultades de música de la Unab y la UIS, y en 2002 el maestro venezolano José Antonio Abreu le encargó que concibiera y dirigiera la ‘Cátedra latinoamericana de composición’ del Sistema de Orquestas Juveniles de ese país.

En 2017, con motivo de su aniversario 50, la Orquesta Filarmónica de Bogotá interpretó en estreno mundial la Obertura Triunfal, Opus 255, compuesta y dedicada por el maestro Atehortúa para la ocasión.

A lo largo de su vida, el maestro compartió con grandes de la música mundial, como el compositor ruso Ígor Stravinski.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad