viernes 06 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Omar Rayo: una restrospectiva en el Mamb

La obra del reconocido artista plástico Omar Rayo, conocido como el genio de Roldanillo y fallecido en 2010 a los 82 años, se expone este mes en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga, en el marco de salas abiertas y como parte del programa cultural del Museo Rayo.

La idea es hacer un homenaje al maestro vallecaucano y reconocer, una vez más, la trascendencia de su obra.

El curador Joaquín Romero Díaz, curador de la exposición, señaló que Rayo fue un “pródigo de los intalgios y geométricas visiones lineales, entrelazadas por la luz, que parecen danzar al movimiento de su creativa y siempre prolija imaginación”, según se puede leer en el texto curatorial de la exposición.

“Corteza del Arco Iris” (2003) y “Ovillollivo X”, son algunas de las obras más representativas del trabajo de Rayo y que pueden apreciarse en la exposición que fue inaugurada el pasado jueves.

Águeda Pizarro Rayo, directora del Museo Rayo, le contó a Vanguardia que “Omar Rayo hizo mucha bulla aun cuando era caricaturista. Pero su gran proyecto fue el Museo Rayo, que inauguró en 1981 después de casi 10 años de lucha. Y eso convirtió su arte en una Ítaca para todo el mundo, para ver lo que podía enseñarnos este gran artista. Fue un imán para la cultura que transformó a Roldanillo en una de las ciudades más culturales de Colombia”.

El nombre de la exposición hace alusión a su nombre: “Un rayo en el museo” y Pizarro señaló que, además, este evento busca estrechar la unión entre los museos y resaltar la magia que estos espacios ofrecen para la obra de los artistas y el público.

“Nos sentimos muy hermanados con el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga. El Mamb está celebrando treinta años. Venir aquí es tejer cultura, tejer este tipo de hermandad que caracteriza a las personas que hacen arte. Es algo que une a la gente en estos tiempos”.

El Museo Rayo
Pizarro señaló que el Museo Rayo tiene una magia especial. Fue edificado donde antes se encontraba la plaza de mercado de Roldanillo y este es el centro de la ciudad. El espacio le fue donado al maestro Rayo, por lo que, para tener una mayor idea de qué podría hacer con éste, viajó a México para contactar al arquitecto Leopoldo Gout. Corrían los años setenta.
A partir de las obras “modumares” que le dieron a Omar Rayo el reconocimiento y tras ganar en 1970 el XXI Salón Nacional de Artistas de Colombia, el maestro pensó en que este aspecto modular sería el concepto dominante en el diseño del museo. Son ocho octágonos piramidales con las paredes inclinadas, con un tragaluz.
Además, Rayo está enterrado en uno de los jardines del museo. En su lápida reposa el epitafio: “Aquí cayó un Rayo”.
Aun en sus cuadros abstractos se puede observar el guiño al humor que hace Omar Rayo a su público, según explica Pizarro.
En el Museo Rayo también se exhiben a otros artistas y dentro de sus proyectos, está el extender la obra del maestro a otros lugares de Colombia y, también, hacer partícipes a las veredas aledañas a Roldanillo de los programas educativos del museo, como lo hace el pograma “El Rayo viajero”. En particular, un proyecto muy cercano al corazón de Pizarro es el “encuentro de mujeres poetas”, que ha reunido durante 35 años el arte literario de las mujeres.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad