sábado 20 de julio de 2019 - 12:00 AM

Rodolfo Mederos: un ícono del tango en Bucaramanga

Para los amantes del tango en la ciudad llegan los clásicos de Anibal Troilo, el popular “Pichuco”, interpretados por Rodolfo Mederos Trío: el maestro del bandoneón, acompañado por De La Vega, en guitarra y Sergio Rivas en contrabajo, con la voz de Leandro “Negro Falótico” como invitado especial.

Colombia tiene una larga historia de amor con el tango. Particularmente, este género musical llegó a Medellín en los años veinte: sus letras calaban hondo en los jóvenes de la clase trabajadora y las películas de Carlos Gardel ponían a hombres y mujeres a soñar con ese ritmo fuerte, impertiente.

El periodista Guillermo León Aguilar narró, en la década pasada, que Bucarmanga también sucumbió a la seducción del tango. El romance llegó a su punto más alto en 1964, con la visita del inolvidable Alfredo De Angelis.

En los años setenta, Pepe Aguirre, Juan Carlos Godoy y Armando Moreno deleitaban las plazas.

En los años ochenta hubo varios clubes de tango en la ciudad y hoy hay varias academias de baile que enseñan sus pasos.

Durante muchos años Carlos Pinto, que falleció en 2017, mantuvo viva la llama del amor por el tango en La Esquinita. El local sigue funcionando.

En 2009 el tango fue declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y el amor de quienes encuentran en esta música el sonido de su alma no se apaga.

Con todo esto, la ciudad está lista para recibir a Rodolfo Mederos Trío, en cabeza del maestro del bandoneón, Rodolfo Mederos con su reconocido espectáculo “Troilo por Mederos, ‘En su huella’”, en el que interpretará las melodías que se convirtieron en un hito en siglo XX gracias al compositor Aníbal Troilo.

El trío estará acompañado, en la voz por el “Negro Falótico”, un portento de presencia y talento.

La presencia de un grande

El Trío Mederos está conformado, además, por Armando De La Vega en la guitarra y Sergio Rivas en el contrabajo.

Rodolfo Mederos nació en Buenos Aires, Argentina, el 25 de marzo de 1940. Cuenta ya con ochenta años bien reconocidos.

Dice que para hablar de su carrera artística necesitaría años y es por eso que los conceptos sobre la vida están ya por encima del bien y del mal.

“Lo que más me hace feliz en la vida es hacer música, haber tenido los padres que tuve, la compañera que tengo, los hijos que tengo, el lugar, el instrumento que toco. Todo eso hace posible que estemos conversando hoy”, dice Mederos a través del teléfono, desde Argentina.

Mederos ha colaborado en discos del grupo Almendra, de Mercedes Sosa y Luis Alberto Spinetta, y más recientemente con el catalán Joan Manuel Serrat en su disco titulado “Cansiones”.

¿Qué podría faltarle a Rodolfo Mederos? ¿Qué más podría querer?

“Toda la música que todavía no compuse. Lo que más ansío es componer una mejor música, hacer mejor las cosas, eso es lo que me mantiene vivo, con ganas de trabajar. Imagínese que estuviera satisfecho con todo lo que hice, no me quedaría más que morir”.

Pero no lo hará, aún le queda el Teatro Santander, este 25 de julio a las 7:00 p.m. para consagrarse.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad