sábado 06 de noviembre de 2010 - 12:00 AM

Roger Casement - El testigo de la vergüenza

Hace cien años, los primeros indicios de lo que se convertiría en un gran escándalo irrumpieron en el parlamento inglés en relación con una empresa inglesa que operaba en la selva amazónica. La investigación del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido dirigida por un tal Roger Casement reveló que 30.000 indígenas habían muerto recolectando caucho para la empresa británica Peruvian Amazon

Ahora Casement, quien acabó convirtiéndose en un revolucionario irlandés y murió ejecutado por traición,  protagoniza la última novela de Mario Vargas Llosa, premio nobel de literatura de este año y ex candidato a la presidencia de Perú. Precisamente para hace tres días estaba previsto que su nuevo libro, 'El sueño del celta', saliera a la venta.

Las conclusiones de las investigaciones desarrolladas por Casement fueron sobrecogedoras:  con el objetivo de satisfacer el repentino crecimiento de la demanda internacional de goma durante lo que vino a conocerse como "la fiebre del caucho", miles de indígenas fueron esclavizados, privados de comida, azotados, encadenados y apresados con cepos, violados y asesinados. Aunque el PAC pertenecía al temido peruano Julio César Arana, la compañía estaba registrada en Londres.

Recientemente tuve la oportunidad de conocer a una descendiente de supervivientes de la fiebre del caucho, Fany Kuiru. Esta mujer uitoto ha recorrido la distancia que separa la Amazonia de Reino Unido para hablar sin tapujos de lo que sucedió entonces. Los uitoto sufrieron enormemente: según las estimaciones del propio Casement, 20.000 murieron en cuestión de pocos años.

"Estoy aquí con un mensaje, por petición de mi gente", me explicó Fany. "Es un mensaje sobre lo que sucedió en el pasado y sobre lo que está pasando ahora. Esto no es historia para nosotros. No es historia para mí", aseguraba esta indígena uitoto, dejando claro que el legado de la fiebre del caucho es algo con lo que su pueblo todavía tiene que lidiar, día tras día.

Fany es de La Chorrera, un asentamiento establecido junto al río Igaraparaná (Igará Paraná), en lo que hoy es Colombia, pero que hace cien años pertenecía a Perú. Esta zona era un depósito de recogida de caucho y fue también el escenario de algunos de los peores crímenes cometidos por la PAC. Cuando Casement llegó allí, una de las primeras cosas que vio fue a tres personas con "grandes cicatrices en sus nalgas desnudas. Marcas de por vida. Todos ellos, esclavos".

"Las palabras 'Casa Arana', 'caucho', 'Inglaterra', 'Perú', 'Julio César Arana', en la conciencia de algunos indígenas uitoto, okaina, muinane, bora, andoke y miraña, del Resguardo Predio Putumayo, suenan como notas de muerte, esclavitud y barbarie que duraron más de 30 años", detalla Fany. "Tenemos una verdad histórica de dolor que heredamos generación tras generación; es una herida abierta que se cerrará solo cuando el mundo conozca la verdad de lo ocurrido". Y añade: "En nombre de mis pueblos, sólo les pido respeto y reconocimiento. El mundo debe saber quiénes fueron los responsables del holocausto indígena durante la Casa Arana; cuál fue la participación de los gobiernos de Inglaterra, Perú, Brasil y Colombia y la responsabilidad de la sociedad civil que eligió y sostuvo dichos gobernantes. Los descendientes de los asesinos deben reconocer su responsabilidad de manera pública y sentir vergüenza por lo sucedido y comprometerse a no volver a caer en lo mismo".

Muchos se preguntarán por qué algo que sucedió hace tanto tiempo sigue importando en la actualidad. Importa porque sigue afectando a personas como los uitoto. Importa porque la explotación laboral de indígenas y la usurpación de sus tierras es algo que sigue sucediendo hoy día. Importa porque en Colombia, según la organización indígena Onic, 34 de los 102 grupos indígenas que hay se enfrentan a la extinción. Por todo ello, y por mucho más, importa.

La situación de aquellos pueblos que no tienen un contacto regular con el mundo exterior es, sin duda, la más grave de todas. La petrolera española Repsol-YPF, por ejemplo, opera en una zona de Perú que es el hogar de dos de los últimos pueblos indígenas no contactados. Estos indígenas son muy vulnerables porque carecen de inmunidad frente a enfermedades que transmiten los foráneos, y el contagio de un simple resfriado o una gripe podría diezmarles. Si los trabajadores de la petrolera entraran en contacto con estos indígenas, estos podrían enfrentarse incluso a la extinción.

La novela de Vargas Llosa llega, pues, en el momento oportuno. Está por ver lo precisa, favorable o reveladora que es la obra sobre la figura de Casement y de lo que este presenció en la Amazonia, pero en cualquier caso debe servir para rememorar un espantoso capítulo de la historia de la humanidad que sigue siendo muy relevante hoy en día y del que muchas personas ni siquiera han oído hablar.  Las novelas "pueden" ayudar a hacer del mundo un lugar mejor, y esta podría ser una de ellas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad