Publicidad

Espiritualidad
Miércoles 03 de abril de 2024 - 04:28 PM

Tema espiritual: ¡Cuando ser fuerte es la única opción!

Todos nos encontramos con situaciones que no podemos resolver. ¿Qué hacer? ¿Darnos cabezazos contra la pared? Si lo hacemos, esta no se moverá y en cambio sí resultaremos bien descalabrados. Lo mejor será enfrentar la circunstancia adversa, buscarle salidas y aprender las lecciones que la vida nos quiera dar.

Compartir
Imprimir
Comentarios
En los momentos difíciles es cuando más fuerte se debe ser.
En los momentos difíciles es cuando más fuerte se debe ser.

Compartir

¿Alguna vez ha tocado fondo en su vida? ¡De pronto sí, de pronto no! Lo cierto del caso es que cuando se llega hasta abajo y se está justo en lo más profundo de su ser, usted se enfrenta a dos alternativas: La primera, “echarse a morir”; y la segunda, impulsarse con los pies para salir a flote.

La salida número “1″ suele ser la más ‘fácil’ o ‘cómoda’. Y es que solo tiene que quedarse lamentándose por la cruel situación por la que atraviesa y esperar que todo el mundo lo compadezca. En cambio, la segunda propuesta, la más difícil de asumir, es la que le hace conjugar el verbo “ser fuerte en primera persona”.

Échele cabeza y comprenda que, en muchas situaciones, ser fuerte no es una opción: ¡Es la única! Por algo se dice que de las debilidades surgen las mayores fortalezas. Lo que pasa es que usted no sabe qué tanta resistencia tiene en su ser, ni mucho menos se ha atrevido a demostrárselos a los demás.

Si no escala montañas, nunca podrá ver más allá de sus narices. Y aferrado a esta frase, que nace de la sabiduría popular, se podría decir que la única derrota que puede sufrir en la vida es la de ceder ante las dificultades, y, peor aún, abandonar la lucha.

Nos suele suceder a todos. Solo hasta que la crisis toca a nuestra puerta es cuando entendemos que debemos ser fuertes. Y, además, es preciso comprender que cualquiera que sea la crisis, nunca podemos destruir las flores de la esperanza.

Así las cosas, se podría decir que es usted, y solo usted, quien en su corazón encuentra el triunfo o la derrota. ¿Suena fácil en la teoría, pero es difícil en la práctica? ¿Qué hacer?

Tener valor
Tener valor

Podría responder que, ante una crisis no hay que quedarse en la lamentación; es mejor poner punto final y pasar la hoja. ¡Claro! ante una crisis, nada será lo mismo. Ni usted ni el entorno al que regrese será igual, porque en la vida nada se queda quieto y nada es estático.

Lo cierto es que se debe continuar. Es casi que un asunto de salud mental, de amor por usted mismo y, sobre todo, de desprenderse de lo que ya no está en su vida.

La verdad fue que cuando usted vino a este mundo llegó sin adhesivos y, en el fondo, tiene que desprenderse de tanta basura que se le pega a la piel. Eso es crecer y, por supuesto, solo así se puede salir a flote.

Recuerde: es necesario buscar la sabiduría del corazón. En la medida en que crecemos por dentro, nos volvemos humanos y nos acercamos más a Dios.

Mejor dicho: crecer por dentro y superarnos después de estar en el piso es una aventura que vale el esfuerzo. Entre otras cosas porque ser fuertes es, con relativa frecuencia, la única opción que tenemos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad