Jueves 11 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

Fríos y calculadores

Con relativa frecuencia algunas personas solo piensan en sus propios beneficios. Olvidan que el amor hacia el prójimo, en cierta forma, es la medida de nuestro amor a Dios.

¿Conoce gente que solo lo llama o lo tiene en cuenta para pedirle favores?

Todos, en algún momento, hemos sido víctimas de esos sujetos interesados. ¡Nada más fastidioso que estos oportunistas!

Respeto la forma de ser de cada quien; sin embargo ese modo de actuar de ciertas personas me resulta algo difícil de asimilar.

Entenderá que los ‘invitados’ de hoy son los fríos y los calculadores.

Hay que verlos: nunca pierden el control de las situaciones; tienen la habilidad de ponerse máscaras y aún así parecer ‘naturales’; escuchan más sus pensamientos que sus emociones; utilizan el chantaje; saben manipular y, como si fuera poco, suelen utilizar a la gente.

Son indiferentes al dolor y para poder cristalizar sus negras intenciones son capaces de pasar por encima de sus semejantes.

Viven en pro de sus intereses.

Y no es que ellos no deban velar por sus prioridades, lo malo es que se comportan así siempre y pretenden que las cosas ‘fluyan a juro’ para sacarles provecho.

Lo que más nos afecta de tanta frialdad es que, casi por regla general, estas personas son demasiado individualistas. Solo les importa lo que quieren obtener, sin mirar quiénes son los afectados con tal proceder.

Estos sujetos posan de ‘buenos amigos’ o de ‘almas caritativas’, cuando lo único que desean es obtener algo que usted o yo les podemos ofrecer.

Las caretas de estos personajes los hacen ver como ‘amables’, ‘simpáticos’, ‘sinceros’ y algunas veces ‘extrovertidos’; pero tarde o temprano se muestran tal y cual ellos son.

¿Cómo detectarlos?

Si quiere identificarlos desconfíe de aquellos que siempre hablan más de sus hazañas que de las de los demás; que siempre destruyen lo que usted hace y, sobre todo, que no son capaces de alegrarse cuando a usted le va bien.

Permítame reiterarle que las personas interesadas son frías, calculadoras y prejuiciosas; ellas son capaces de realizar cualquier actividad sin escrúpulos.

En las relaciones sentimentales, en las oficinas de trabajo y de manera desafortunada entre varios círculos de amigos nos tenemos que ver la cara con seres que nos saben engañar, que se muestran ‘ingenuos’ y que pueden llegar a traicionarnos con tal de alcanzar sus más ambiciosos sueños.

Para mí, las personas que se comportan así solo intentan colocarse un ‘velo’ que los separa de sus corazones.

Este ‘velo’ les impide encontrar el rostro de Dios en sus semejantes, lo que los convierte en unos ‘feos’ seres humanos.

Se trata de una errada forma de ser que, de alguna manera, nos atropella.

Señores fríos y calculadores:

¡Dejen tanto egoísmo!

Échenles una mirada a sus corazones para que podamos verlos en todas su dimensiones y, al mismo tiempo, ustedes puedan descongelar tanto egoísmo que evidencian.

¡Háganlo para que aprendan a tratar bien a los demás!

Si lo hacen, Dios mismo les despejará el camino hacia su prosperidad y les garantizará sus progresos espirituales.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Alitas de pollo y miel mostaza con vodka
Alitas de pollo, acompañante apropiado para la cerveza y el televisor.
Publicidad
Publicidad