jueves 04 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

¿Cómo solucionamos nuestros problemas?

Es evidente que las preocupaciones son estados de desasosiego producidos por situaciones difíciles.
Ellas deben asumirse y enfrentarse antes de que terminen derribándonos.
Escuchar este artículo

Solemos darle vueltas a un problema sin encontrarle salida alguna. Y como no podemos dejar de pensar en él, al final terminamos arruinando nuestra tranquilidad.

Sea como sea, tarde o temprano, a todos nos corresponde asumir nuestras dificultades y en general debemos sobrellevar las angustias que nos llegan.

Es decir, hay que saber lidiar de la manera más práctica con estas circunstancias y no permitir que ninguna de ellas nos derrumbe.

Lo menciono porque, en más de una ocasión, la preocupación nos bloquea y no nos permite pensar con coherencia cuáles son las salidas que tenemos para cualquier adversidad.

Si no asumimos el reto de enfrentar lo que nos sucede convertiremos nuestro día a día en un cúmulo de ideas negativas, repetitivas y cíclicas que nos atiborrarán con episodios de ansiedad.

Vivir prolongando la solución a una angustia, además de ser frustrante y desgastante, nos desestabiliza completamente el equilibrio emocional y progresivamente desvanece nuestra paz y nos deja presos de nosotros mismos.

Así las cosas, es fundamental que aprendamos a dimensionar los problemas o los sufrimientos que afrontamos para solucionarlos y, sobre todo, para no estresarnos más de la cuenta.

Además, suele suceder que lo que tildamos de ‘problemas’ no son tan graves como nos los imaginamos.

Lo que pasa es que a toda hora llenamos nuestras cabezas con ‘preocupaciones sin fin’ y, de esta forma, no dejamos espacio para otras cosas maravillosas.

En lugar de permanecer en la zozobra y vivir quejándonos por la supuesta ‘mala suerte’ que tenemos, debemos identificar lo que nos pasa y pensar en las salidas más prácticas y efectivas de cada obstáculo.

Es preciso tener presente que casi todos los problemas son solucionables o, al menos, tienen un ‘respiro’ que nos permite no verlos tan graves. Y siempre podremos hacer algo al respecto, por muy abrumador que parezca ver el problema ‘frente a frente’.

Definir el problema, identificar las posibles salidas que ese obstáculo puede tener y tomar las mejores decisiones son claves a la hora de encararlo.

Lo anterior implica analizar las alternativas viables que tenemos para salir del enredo; es decir, definir estrategias que nos permitan resolver la situación de una vez por todas.

Además, si lo analizamos desde una perspectiva más esperanzadora, cada obstáculo es una oportunidad para hacer que ocurran mejores cosas. Es decir, los problemas son desafíos que, en cierta medida, nos permiten avanzar hacia otros horizontes.

Porque si hay algo que nos dejan los problemas es que procuran despertarnos lo mejor de nuestras habilidades y nos fijan retos que, si los superamos, nos permitirán crecer en la vida.

CORTAS REFLEXIONES

¿Cómo solucionamos nuestros problemas?

* Debemos afrontar los otoños de la vida como lo hacen los árboles, que mudan sus hojas y resisten el frío, pero que permanecen vivos por dentro y luego vuelven a florecer.

* Buenas cosas vienen para aquellos que creen; además los mejores premios vienen para quienes son pacientes. Sin embargo, las grandes recompensas serán para los que nunca se rinden.

* Esos ‘argumentos’ amañados que llaman ‘pretextos’ o excusas no son otras cosas que inventos de las personas flojas, solo para mentir ‘de forma elegante’.

* Las cosas no pasan ni antes ni después, pues Dios todo lo acomoda en el lugar y en el momento correcto. Por eso, le sugiero no desplegar tantas dudas y reforzar más su fe.

* Es mejor mirar hacia atrás y decir “no puedo creer que hice eso”, a ver el ayer y expresar: “ojalá hubiera hecho eso”. Atrévase a hacer algo diferente y a no quedarse en el intento de ser feliz.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Image
Euclides Kilô Ardila

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad