jueves 04 de junio de 2020 - 12:00 AM

¡Cuéntenos su caso!

Escuchar este artículo

Las inquietudes asaltan con frecuencia a nuestro estado de ánimo, sobre todo en estos tiempos. No obstante, con cada cuestionamiento tenemos una posibilidad más para afrontar un nuevo horizonte, ya sea razonando o aplicando sanas estrategias para el alma. ¿Cuáles son esos temores que lo asfixian en la actualidad? Háblenos de ellos para reflexionar al respecto en esta página. Envíe su testimonio a Euclides Kilô Ardila al siguiente correo: eardila@vanguardia.com En esta columna, él mismo le responderá. Veamos el caso de hoy:

Testimonio: “Veo que cada día que pasa el tema del coronavirus me afecta más. Es una gran tormenta que me baja de nota a toda hora, así tenga una gran ‘sombrilla’ para protegerme como lo es mi familia. Sé que no soy el único que pasa por esta etapa tan difícil, pero le confieso que así como aumentan los infectados también me voy contagiando del desánimo y de más problemas. Siento que todo está en contra mía. ¿Por qué me toca pasar por esto? ¿Qué me aconseja para no hundirme más en la desesperación? Le agradezco un consejo”.

Respuesta: Entiendo que durante estas últimas semanas, cuando las cifras del COVID-19 se tornaron cada vez más preocupantes, usted tienda a sentirse apesadumbrado.

Es claro que son tiempos opacos. Pero ojo, no permita que su alma se acostumbre a regirse por el ‘virus del desaliento’, pues eso hará que se intensifiquen sus episodios de nostalgia y de tristeza.

Yo sé que cuando la vida nos pone frente a circunstancias desalentadoras, como las que hoy atravesamos, obviamente nos asustamos. Pero usted, yo y en general todos debemos aprender a caminar, aún en medio de esta tormenta.

¡Acepte la situación y decida enfrentarla! Analice que está en su casa y eso es un gran aliciente; muchos ni siquiera tienen un hogar. Además, no sienta que todo está en contra suya porque eso no es así. Es evidente que esta borrasca le ha golpeado duro, pero amainará. También deje de leer tanto de la pandemia; basta con enterarse de lo básico, al menos para no estresarse.

Debe admitir que una de las grandes desventajas de la actualidad es que usted, yo y muchos solemos centrarnos demasiado en los problemas en lugar de buscar soluciones.

¿Qué hacer con estos tiempos difíciles? Algunos se refugian en la fe y eso está bien; otros dicen ser más prácticos y asumen la situación de una manera más relajada, sin que ello implique ser irresponsables. La verdad es que hay diversas maneras de enfrentar un tiempo abrumador. Una de ellas, tal vez la ideal, es colocarse por encima del cielo gris de las circunstancias.

Las soluciones vienen después de que tomamos la decisión de enfrentar nuestras afugias. Nutra sus esperanzas y sepa que saldrá pronto de este desolador panorama.

Si actúa con fe y decisión aparecerá frente a usted una nueva perspectiva que levantará sus ánimos y hará que vea la vida con una perspectiva más alentadora. Espero que pueda cesar su tribulación. ¡Dios lo bendiga!

Es claro que son tiempos opacos. Pero ojo, no permita que su alma se acostumbre a regirse por el ‘virus del desaliento’, pues eso hará que se intensifiquen sus episodios de nostalgia y de tristeza.

Yo sé que cuando la vida nos pone frente a circunstancias desalentadoras, como las que hoy atravesamos, obviamente nos asustamos. Pero usted, yo y en general todos debemos aprender a caminar, aún en medio de esta tormenta.

¡Acepte la situación y decida enfrentarla! Analice que está en su casa y eso es un gran aliciente; muchos ni siquiera tienen un hogar. Además, no sienta que todo está en contra suya porque eso no es así. Es evidente que esta borrasca le ha golpeado duro, pero amainará. También deje de leer tanto de la pandemia; basta con enterarse de lo básico, al menos para no estresarse.

Debe admitir que una de las grandes desventajas de la actualidad es que usted, yo y muchos solemos centrarnos demasiado en los problemas en lugar de buscar soluciones.

¿Qué hacer con estos tiempos difíciles? Algunos se refugian en la fe y eso está bien; otros dicen ser más prácticos y asumen la situación de una manera más relajada, sin que ello implique ser irresponsables. La verdad es que hay diversas maneras de enfrentar un tiempo abrumador. Una de ellas, tal vez la ideal, es colocarse por encima del cielo gris de las circunstancias.

Las soluciones vienen después de que tomamos la decisión de enfrentar nuestras afugias. Nutra sus esperanzas y sepa que saldrá pronto de este desolador panorama.

Si actúa con fe y decisión aparecerá frente a usted una nueva perspectiva que levantará sus ánimos y hará que vea la vida con una perspectiva más alentadora. Espero que pueda cesar su tribulación. ¡Dios lo bendiga!

Cierre sus ojos y en su hogar, en familia o en donde se encuentre, eleve una oración a nuestra Madre, la Virgen María. Puede orar de la siguiente manera: Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

Vaya por sus sueños y para ello es preciso vencer adversidades como las que hoy pasa, todo por culpa de la pandemia. Tenga esperanza, no se rinda, no dude de usted y no se deje vencer ni por el miedo ni por la incertidumbre.

No es necesario tener cosas materiales, sin que ello implique un desprecio por ellas. Nos urge, eso sí, dejarnos llevar por los sentidos del arte, de la espiritualidad y del amor verdadero. Necesitamos alguien a quien amar, una familia y amigos y, al mismo tiempo, debemos tener fe en la humanidad.

Un jardinero no debe ser impaciente. Las flores necesitan tiempo para desarrollarse; si se intenta apresurar su crecimiento, se les hace más mal que bien. ¡Tenga paciencia!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad