martes 10 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

¡Dígalo con tacto, no con grosería!

Se puede hablar con sinceridad y decir grandes verdades sin tener que arrojárselas a los demás con un martillo.

Admiro a esas personas que son capaces de expresar sus opiniones y sentimientos en el momento adecuado, sin ansiedades y sin afectar los derechos de los demás.

Ellas tienen tacto al hablar. Hablo de esa virtud de aquellos hombres y mujeres que plantean sus puntos de vista de una manera tan sutil, que en ningún momento sus interlocutores llegan a sentirse agredidos u ofendidos.

En cambio hay otros, los llamados imprudentes o poco diplomáticos, que nunca piensan para hablar y, algo peor, se ufanan de sus comportamientos hostiles. De ahí que cada día que pase nos aguantemos menos.

No creo que la sinceridad vaya de la mano con la grosería. La educación, el solo hecho de ser persona y un mínimo de tino y de buenos modales son fundamentales.

Esta no es una ‘oda a la hipocresía. Es solo una sana reflexión para recordarnos que nos hace falta asertividad.

Debemos desarrollar esa capacidad de hablar de una manera clara, pero al mismo tiempo respetuosa.

En la comunicación agresiva, que algunos de manera equívoca tildan de “franca”, la gente expresa lo que siente y lo que piensa de una manera abrupta. Con solo abrir la boca se atropella y se ofende.

Debemos apostarle a la sinceridad expresando nuestros puntos de vista sin lastimar ni irrespetar la forma de pensar de los otros.

Yo me pregunto: ¿Qué hay detrás de aquellos que en lugar de hablarnos nos regañan?

¿Acaso hay resentimientos y amarguras guardadas en esos que tanto vociferan?

La sinceridad debería ser gobernada por la prudencia. Además, podríamos aprender a ‘ponernos en los zapatos de los demás’ antes de recriminar, alegar u opinar.

Lo más grave de este comportamiento hostil es que en nuestra sociedad ya es común comportarse así, pues de manera errada relacionamos la franqueza con la agresividad y hasta los insultos.

Muchos han convertido la estrategia de ‘conversar de forma cruda y directa’ en el mal hábito de la brusquedad. Algunos, por ejemplo, han hecho del uso de palabras soeces una moda y una forma de llegarle más a la gente.

Hablar con educación es, sin lugar a dudas, la mejor forma de comunicarnos.

Sin faltarle al respeto a nadie ni levantar la voz, además de evitar las palabras altisonantes y siendo propositivos, obtendremos mejores resultados.

¡Hagámonos pasito!

Acostumbrémonos a ser amables y muy cuidadosos con lo que decimos o hacemos.

Veamos todo con objetividad y pensemos siempre en conciliar, antes que en pelear.

Recordemos que somos responsables de lo que decimos, pero al mismo tiempo de los problemas y conflictos que podríamos evitar con el decoro.

A veces una conversación desde el corazón es todo lo que necesitamos.

EL CASO DE HOY

Las inquietudes asaltan con frecuencia el estado de ánimo y golpean nuestra cotidianidad. No obstante, con cada cuestionamiento tenemos una posibilidad más para afrontar un nuevo horizonte, ya sea razonando o aplicando sanas estrategias para el alma. ¿Cuáles son esos temores que lo asfixian? Háblenos de ellos para reflexionar en esta página. Envíeme su testimonio al siguiente correo: eardila@vanguardia.com En esta columna, yo mismo le responderé. Veamos el caso de hoy:

Testimonio: “Tengo la iniciativa de hacer un cambio en mi vida pero, de manera desafortunada, una lluvia de críticas arrecia sobre mí por esa decisión. Lo que estoy planteando es una idea emprendedora con la que deseo cristalizar una gran unidad de negocio. Muchos que decían definirse como mis amigos hoy son los que más me gritan que no podré lograr lo que quiero y me dicen que desista de todo. Ellos, a lo mejor, me hablan así porque hace algunos años fracasé con otra idea que tuve. No obstante, hoy soy un hombre más consciente, estoy tomando las medidas del caso, soy más reflexivo y hay algo que me dice que podré salir adelante. Quisiera conocer su punto de vista. Muchas gracias por atender mi inquietud”.

Respuesta: Cada vez que alguien emprende algún proyecto nuevo se convierte en parte del 1% de la población que decide salir de su zona de confort y lanzarse a conquistar el mundo de otra forma. ¡Lo felicito por ello!

La tarea que se propone necesita mucho de sus propias fuerzas, y la verdad no tiene sentido tener que lidiar con la negatividad de los demás.

Por lo que interpreto en su carta tiene la debida intuición para actuar. Además, posee toda la energía que le permitirá sacar adelante cualquier cosa que se proponga. Así las cosas, no debe dejarse ganar de las críticas malintencionadas con las que algunas personas quieren atravesarse en su camino.

Si comete el error de detenerse a prestarles atención a las voces pesimistas que suelen alzarse a su alrededor, retardará de manera inútil los cosas que tiene en trámite y que de todas maneras se van a convertir en triunfantes realidades.

Eso sí, tome las debidas precauciones. Esto implica analizar los ‘pro’ y los ‘contra’ y, de manera especial, estar preparado para cualquier imprevisto.

Se lo digo para que, si algo falla, no tenga que arrepentirse de absolutamente nada.

Tome esa razón por la que decidió seguir ese nuevo camino y tatúesela en su frente. Escríbala su corazón, pues con el latido de él impulsará todo hacia adelante.

Haga lo que tenga que hacer y demuéstrese a usted mismo de qué material está hecho.

Haga caso omiso de todos esas habladurías y siga caminando hacia el triunfo, pero con la mirada puesta en las cosas positivas y agradables. A mí también algo me dice que le irá bien.

¡Hágame caso! Sé que triunfará. ¡Dios lo bendiga!

REFLEXIONES BREVES

* No olvide que los años que cumple en realidad son, de manera precisa, los años que ya no tiene. Así que decida disfrutar de una vez por todas.

* El secreto para atraer lo que quiere es elevar su frecuencia lo suficiente, como para que irradie buena vibra y multiplicar sus bendiciones.

* Espero que El Sol ilumine su día y que la luz de Luna también cobije su ser. Encomiendo al cielo más bello que cuide de usted por siempre.

* Usted lleva los problemas a Dios, pero lo que necesita es llevar a Dios a su interior.

¡Dígalo con tacto, <br />no con grosería!

* Cosas maravillosas le sucederán si vive con una actitud de agradecimiento a Dios, por regalarle un día más.

* Su existencia es como una obra de teatro, no importa su duración sino lo bien que sea interpretada.

* La vida es equilibrio: Hay que ser grandes, pero no agrandados; y humildes, pero no sumisos.

* Los desafíos son los que hacen la vida interesante, y superarlos es lo que la hace significativa.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad