domingo 10 de octubre de 2021 - 12:00 AM

En medio de las tinieblas, Dios siempre brillará

Existen momentos en donde la oscuridad parece abrumadora y lo aturde con los problemas. Sin embargo, la fe en Dios siempre le aclarará el camino.
Escuchar este artículo

Es probable que los problemas lo atormenten hoy más que nunca. Incluso usted podría decir que su fe ha trastabillado durante estos últimos 19 meses de pandemia, tras el recrudecimiento de la angustia que le trajo la emergencia sanitaria.

Sé que le puede resultar complicado tener una actitud agradecida, motivadora o feliz ahora, cuando las adversidades y las situaciones difíciles tocan a su puerta.

Sin embargo sí es posible conservar viva la fe, siempre y cuando pueda abonarla con la esperanza y la oración.

Es cuestión solo de afrontar lo que le ha sucedido con la certeza de que todo lo vivido ha sido un abono para algo positivo.

¿Qué le estoy planteando? Que siempre observe el lado bueno de todo lo que le ocurra y de lo que pase a su alrededor.

Yo sé que resulta fácil leer el consejo, pero que al mismo tiempo usted considera que es difícil llevarlo a la práctica.

Puedo comprender su escepticismo; sin embargo, ha de saber que con la Bendición de Dios todo es posible. No importa qué tan fuerte sea su angustia, la oscuridad que le nubla sus ojos se desvanecerá si confía en la luz de Jesús.

Tener fe y esperanza durante su cotidianidad es reconocer que Dios está a su lado y que siempre lo protegerá, lo ayudará y le enseñará a sobrellevar cada situación, más allá de las duras circunstancias con las que deba lidiar.

Si usted entabla un diálogo directo y sincero con el Creador mediante la oración, cada plegaria lo inspirará a ser mejor y podrá revitalizarse, entre otras cosas, porque el Padre Eterno le dará la voluntad y las fuerzas necesarias para superar cada situación que la vida misma le depare.

Aunque hoy se sienta atosigado por los problemas, siempre habrá algo nuevo y bello en cada mañana y siempre quedará una moraleja de cada circunstancia vivida. De cada momento surgirá algo para aprovechar sanamente; y cada atardecer le traerá algo majestuoso para admirar.

Bajo tales perspectivas, usted irradiará optimismo y, sin siquiera proponérselo, será una mejor persona.

Trabaje con todo interés y atienda las situaciones del momento, enfrentándolas como oportunidades de probar su capacidad para salir adelante.

No les ‘pase’ sus situaciones a otros para ahorrarse el esfuerzo mental en las soluciones, ya que actuando así perderá una oportunidad de crecer, de mejorar, de experimentar y de superarse.

Cuando la vida le traiga algunas épocas difíciles, ocúpese en buscarles estrategias válidas para superarlas.

Si hoy atraviesa por una situación que no entiende y eso le quita la tranquilidad, solicítele a Dios de manera humilde que rompa y destruya toda oscuridad que nuble su mente, su casa, su trabajo y en general su camino.

Al despertar cada mañana, ofrézcale su primer pensamiento al Padre Eterno, dele gracias por el nuevo día y por el regalo de la vida.

Hágalo con devoción y un rayo de luz lo bendecirá. Notará, más temprano que tarde, que la vida se le iluminará y obtendrá grandes resultados.

REFLEXIONES CORTAS

En medio de las tinieblas, Dios siempre brillará

* Muchas de sus excusas solo buscan justificar los errores que comete a diario. Pero, si lo analiza bien, nunca una excusa le ha permitido triunfar, avanzar o llegar lejos.

* A veces usted se aferra tanto a alguien, que se le olvida que puede conocer a mejores personas.

* No importa qué tan vacías se ven nuestras manos ahora, lo que importa en realidad es qué tanto estamos dispuestos a usarlas una vez más para volverlas a llenar.

* La vida es el examen más difícil. Mucha gente pierde la prueba porque trata de copiar a otros y no se da cuenta de que cada uno tiene sus propias preguntas.

* Pregúntese a usted mismo qué es lo más importante; y después tenga el valor y la sabiduría para construir su vida en base a esa respuesta.

* Algún día entenderá que la vida lo que le estaba haciendo era un gran favor.

* Dios no busca vidas perfectas, Él solo busca corazones que le abran la puerta.

PREGUNTA DEL DÍA

En medio de las tinieblas, Dios siempre brillará

Las angustias asaltan con relativa frecuencia a nuestro estado de ánimo y nos despiertan muchas inquietudes. No obstante, con cada cuestionamiento tenemos la posibilidad de razonar y aplicar sanas estrategias para curar el alma. ¿Cuáles son esos temores que lo afectan en la actualidad? Háblenos de ellos para reflexionar al respecto. Cuéntele su caso a Euclides Kilô Ardila al siguiente correo electrónico: eardila@vanguardia.com En esta columna, él mismo le responderá su inquietud. Veamos el caso de hoy:

Testimonio: “No sé por qué se me han juntado tantos líos en mi vida. Durante los últimos dos años los proyectos se me han desbaratado de buenas a primeras y casi siempre experimento altas y bajas; es como si mi destino estuviera escrito en negro y yo estuviera condenado al colapso. Maldigo por lo que me sucede y me desencanto fácilmente; ahora me la paso cuestionándome todo y criticando mi mala suerte. Estoy aburrido y veo mi entorno demasiado oscuro. Espero que me pueda dar algún consejo. Muchas gracias”.

Respuesta: No permita que los inconvenientes que hoy afronta deterioren su armonía y su dinamismo.

Su mejor refugio es su corazón, el cual se alimenta de fe. Así las cosas, busque en Dios la tranquilidad que se le ha perdido. Con la Bendición del Señor, su vida encontrará el mejor de todos los vitamínicos.

Debo decirle que si quiere que las cosas marchen de la mejor manera y a su favor, debe mantener el equilibrio y dejar que la vida se las presente tal y como ellas vienen, sin maldecir ni sentir desgano alguno.

Una buena idea para asumir los problemas de su existencia consiste en agudizar su ingenio y así descubrir nuevas oportunidades y motivos de alegría y emoción, que hagan que su vida tenga un sentido o un norte.

¡Aleje el aburrimiento! En otras palabras, redescubra su entorno y las sorpresas que él encierra.

Es bueno que recuerde que la vida se compone de luces y sombras, de subidas y bajadas y de comienzos y finales; por eso es conveniente que asuma la actitud de transitar tales trayectos sin amargarse su día a día.

También es hora de mirar sus proyectos y su transcurrir con más detenimiento, para no volver a cometer los mismos errores.

Vale la pena que en vez de seguir sus rutinas de enfrentamiento con usted mismo, procure encontrar nuevas alternativas de acción y formas más armónicas de hacer efectivas sus aspiraciones.

Concentre sus energías en mantener su ánimo en alto y en dirigir sus acciones hacia los objetivos que se proponga.

Las decisiones que tome, de ahora en adelante, deben ser firmes y concretas para que pueda vencer los obstáculos y para que fluyan con facilidad todas sus capacidades personales. Claro está que la mejor decisión que deberá asumir es la de continuar el camino con esperanza, acompañado de fe, perseverancia y dedicación. Mire hacia el frente con optimismo.

¡Dios lo bendiga!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Image
Euclides Kilô Ardila

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad