domingo 19 de junio de 2022 - 12:00 AM

Es clave saber qué hacer

La intuición se convierte en una verdadera ‘brújula’ cuando el panorama no es muy claro. Ella es una herramienta que su mente y su corazón deben aprender a utilizar.

Cuando algo lo atormente en su cotidianidad y no sepa cuál camino tomar, debe hacer todo lo posible para despertar y desarrollar al máximo el sentido de la intuición. La idea es entablar lo que yo defino como una ‘amena comunicación’ con usted mismo y tomar decisiones.

Si está lleno de dudas es porque, de alguna forma, se encuentra desconectado de su ‘yo interior’ y no es capaz de ver las respuestas que se encuentran en lo más profundo de su corazón.

Si sabe qué es lo que le pasa por dentro, no tendrá que hacer ningún esfuerzo para demostrárselo al mundo exterior. ¡Y mejor aún, apreciará un horizonte despejado!

Si deja que las incertidumbres se aniden a toda hora en su vida, sin darse cuenta esas confusiones empezarán a pesar cada vez más en su estado de ánimo.

En este ejercicio debe seguir ‘su corazón de la mano de la razón’. Le retiro que debe escucharse y dejarse llevar por lo que le diga su intuición; pero una vez lo tenga claro, le corresponderá utilizar su inteligencia emocional para poner todo a su favor y dilucidar esas angustias que hoy lo tienen sumergido en un ‘mar de incertidumbres’.

Tampoco es cuestión de que se embolate en una nube de pensamientos innecesarios. A veces, lo único que requiere es un instante de reposo antes de tomar un nuevo y maravilloso impulso.

Sea consciente de que no puede tener al 100 % el control de las situaciones que se le cruzan en la vida, pero sí es responsable de la actitud que tome frente a ellas: ‘Bien’ o ‘mal’ serán experiencias de las que aprenderá.

Lo importante es que no sucumba, pues no debe permitirse el lujo de ir por la vida lamentándote o alimentando la propia frustración de no saber qué hacer.

También es fundamental precisarle que, si no desarrolla la capacidad de tenerse fe, difícilmente se podrá ubicar. No es una cuestión de religión ni de arrogancia, sino de autoestima y de empatía con usted mismo.

No se engañe, mírese a los ojos y dígase a sí mismo qué es lo que quiere para su vida, de tal forma que pueda encontrarles salidas a todas las inquietudes que rondan tanto en su alma como en su cabeza.

Si su corazón le dice que dé el paso por eso que quiere, hágalo sin miedo y empiece a encaminar sus actos estratégicamente para lograr lo que necesita. No se trata de dar pasos en falso ni mucho menos de obligarse a hacer cosas que no quiere realizar; no obstante, lo que debe tener claro es que le urge salir de las confusiones que tanto lo atosiga.

El cambio que necesita y las respuestas a sus dudas están al alcance de su mente, pero primero deberá entrenar su fuerza de voluntad para timonearla rumbo a sus sanos propósitos.

Todo es tan sencillo como escucharse, ya que no hay mejor consejero que ese ser que habita en su mente y en su corazón. ¡Un abrazo y que Dios lo bendiga!

REFLEXIONES CORTAS

Es clave saber qué hacer

* No haga lo que los demás hacen como borregos, esos que van por donde los otros le indican. Haga por su cuenta lo que tal vez los demás quisieran hacer, pero que no se atreven a realizar por cobardes, por falta de voluntad o por pereza. ¡Esa es la clave para llegar más lejos!

* Cada uno tiene su propio camino y el que usted decida seguir será el que le garantizará su mañana. No hay dos caminos iguales como tampoco hay dos personas idénticas, así sean gemelas. Recuerde, eso sí, que la travesía que emprenda deberá ser disfrutada al máximo.

* El poder interior tiene que ver, de manera precisa, con su conciencia, con la luz y con esa paz que siempre busca. Con él usted adquiere cierto equilibrio mental y se llena de espiritualidad. Además, siempre podrá desplegar esa fuerza gracias a la fe que deposite en sus proyectos.

* Necesita valor y confianza en usted mismo. No se trata solo de verse bien en el espejo, sino de sentirse acorde con la persona que anhela ser. Debe creer que sus pensamientos y sus acciones son equivalentes a su autonomía, siempre direccionada y esculpida por Dios.

Es clave saber qué hacer

INQUIETUD DEL DÍA

Las inquietudes asaltan con frecuencia a nuestro estado de ánimo. No obstante, con cada cuestionamiento tenemos una posibilidad más para afrontar un nuevo horizonte, ya sea razonando o aplicando sanas estrategias para el alma. ¿Cuáles son esos temores que lo afectan en la actualidad? Háblenos de ellos para reflexionar al respecto en esta página. Envíe su testimonio a Euclides Kilô Ardila al siguiente correo: eardila@vanguardia.com En esta columna, él mismo le responderá. Veamos el caso de hoy:

Es clave saber qué hacer

Testimonio: “Me encuentro sumergido en un complicado bloqueo mental que, por lo que puedo deducir, afecta mi vida en varios ámbitos. Por alguna razón sé que necesito un cambio, pero no sé hacia dónde dirigirme. ¿Qué consejo me podría dar? Le agradezco que atienda mi inquietud. Gracias”.

Respuesta: Todos hemos pasado por ese tipo de situaciones. Se trata de momentos puntuales en los que la incertidumbre nos sobrepasa y en los que la desazón parece estar sobre nuestras espaldas ahogándonos con sus presiones, con sus cerrojos y con sus angustias existenciales.

¿Sabe algo? La vida misma le está haciendo una especie de ‘llamado de atención’ para que reaccione.

Lo que está experimentando es un claro indicio de un estado de ansiedad que, según interpreto en su carta, actúa como una especie de lastre que lo está frenando. Así las cosas, debe tomar cartas en el asunto.

Es hora de dejar experimentar tensión y permitir que las emociones fluyan, entre otras cosas, para despejar su visión y detectar la razón que lo tiene en ese bloqueo. Y para desenredar esta madeja, necesita centrarse en lo que realmente quiere hacer y, de manera especial, en el cambio que debe dar.

No se trata de complicarse más; es todo lo contrario, debe relajarse de tal forma que en medio de la serenidad que alcance pueda hacer su propio examen interior para dilucidar lo que realmente lo está confundiendo.

Para lograr ello, nada mejor que empezar a orar o a meditar. La idea es que pueda establecer ese diálogo interior que lo conecte no solo con usted mismo, sino también con el Creador. ¡Pídale claridad a Él para que le ayude a recuperar el timón de su vida!

Poco a poco irá superando ese bloqueo. Usted tiene el poder de salir de ese estado, únicamente le hace falta decisión y enfoque.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Image
Euclides Kilô Ardila

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad