jueves 03 de enero de 2019 - 12:01 AM

¡Escriba metas posibles!

Cada inicio de año, cuando se plantea nuevas metas, suele ser muy exigente con usted mismo. Y la búsqueda de tal excelencia al final se traduce en tareas imposibles, en proyectos que se complican inútilmente y en varias frustraciones. ¡Ojo, en este 2019 no cometa el mismo error!

No convierta sus propósitos en duras pruebas de resistencia que, de alguna forma, lo arrojan a un absurdo ‘mar de angustias’.

Se lo digo porque a veces los retos que se plantea, sobre todo en cada comienzo de año, representan una especie de tortura.

Sus ideas y compromisos por cumplir, que con frecuencia son exagerados y exorbitantes, terminan aprisionándolo y le niegan la posibilidad de vivir.

Se traza ideales tan elevados que incluso pierde su libertad y carga sobre sus hombros la pesada obligación de ser perfecto.

Esa obsesión por no fallar le genera malestar y una insatisfacción continua, que convierte su ‘día a día’ en un calvario.

Tales intransigencias con usted mismo son sinónimos de pesadillas y de barreras que difícilmente logra derribar.

Si no entiende que existen numerosos factores e imprevistos que son imposibles de controlar, terminará frustrado al no conseguir los resultados esperados. Así las cosas se sentirá mal, se culpará, se castigará y se deprimirá.

Ojo: Esa actitud no lo beneficiará y, en cambio, sí multiplicará sus percepciones negativas.

Lo peor de estos excesos es que cuando vea que no avanza en las metas, a usted se le nublará la razón para reordenar y redirigir sus propios actos. Eso hará que flaquee en lo fundamental, olvidándose de vivir en paz.

Para que comprenda mejor lo que le quiero decir es algo así como intentar bajar los kilitos de más que se ganó en diciembre, por culpa de los excesos, y empezar en enero con una dieta rigurosa que en últimas no durará más de dos días y lo llenará de más ansiedades. Por eso terminará tirando la toalla y decepcionado.

Uno puede diseñar una idea con la rigurosidad del caso, pero siendo consciente de que durante el camino podrían aparecer obstáculos que indudablemente se tendrán que sortear.

En cada comienzo de año es bueno trazarse metas, pero también es clave poner las cosas en orden para que, por físico sentido común, no pretenda tocar el cielo de un solo brinco.

Es bueno que le dé la cara a su realidad y cambie modos errados de actuar con la debida moderación; es decir, sin llegar al extremo de ser radical o exigir de usted cosas imposibles.

La renovación de sus pensamientos también implica la reorganización de sus métodos de actuación y de sus propios comportamientos.

Este 2019, antes que perseguir la perfección, comience por identificar cuáles son sus limitaciones y fortalezas; y partiendo de todas ellas, haga una lista clara de los pasos que debe dar.

Busque el punto medio y entienda que la clave es disfrutarse el camino hacia la meta.

Relájase, llévese bien con usted mismo, acéptese, respétese y hasta dese la oportunidad de fallar. Y si no logra lo que anhela, podrá recomenzar. El mundo no se le acabará por eso.

No se afane tanto. La vida no es perfecta y usted tampoco tiene por qué serlo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad