sábado 23 de mayo de 2020 - 12:00 AM

La consulta del día

Escuchar este artículo
Las inquietudes asaltan con frecuencia a nuestro estado de ánimo. No obstante, con cada cuestionamiento tenemos una posibilidad más para afrontar un nuevo horizonte, ya sea razonando o aplicando sanas estrategias para el alma. ¿Cuáles son esos temores que lo asfixian en la actualidad? Háblenos de ellos para reflexionar al respecto en esta página. Envíe su testimonio a Euclides Kilô Ardila al siguiente correo: eardila@vanguardia.com En esta columna, él mismo le responderá. Veamos el caso de hoy:
Testimonio: Tengo 37 años de vida y no he tenido una educación financiera que me permita una independencia como para no depender de un salario. Se me ha venido a la cabeza el proyecto de hacer una vida nueva en otro país. Me lleno de emoción, pero a la vez me da temor que las cosas sean totalmente diferentes y no voy a tener las comodidades de casa. ¿Valdrá la pena irse del país a aventurar a otro para conseguir mejor nivel de vida, o es posible conseguirlo aquí? Dado que nuestra nación, Colombia, no tiene oportunidades que digamos, me gustaría que me guiara. Muchas gracias”.
Respuesta: Déjeme decirle que tengo un amigo que está pasando por la misma situación y le dije lo siguiente: “La respuesta está en su corazón”.
¡Es así de simple y claro!
Muchas veces les consultamos a nuestros seres queridos y amigos qué hacer en una determinada situación, olvidando que a quienes debemos oír primero es a nosotros mismos.
Lo primero que debe hacer para llegar a ese estado de conciencia es tener claro qué es lo más importante para usted en su vida en general.
Haga una lista de las cosas que son importantes y vitales para usted en su día a día; y otra donde identifique a cuáles estaría dispuesto a renunciar a cambio de conseguir algo distinto.
Le pongo un ejemplo: Usted habla de que no quiere renunciar a sus comodidades en Colombia, pero... ¿Ya identificó en qué nivel de importancia está eso en comparación de otras cosas?
El problema es que queremos todo al mismo tiempo y tal cual como lo soñamos y cómodamente; pero hay que ser realistas y entender que no todo en la vida va a salir como queremos. Le corresponde tener clarísimo que en cada decisión habrá cosas a las que tendrá que renunciar, pero sólo usted sabrá cuáles está dispuesto a asumir y cuáles no. ¡Es un trabajo íntimo y personal!
En ese orden de ideas no debe basarse en sus sueños e ideales de vida, sino en lo que está en sus manos alcanzar y que le generen más adelante un bienestar y una calidad de vida adecuada.
Sea cual sea la decisión que tome va a tener sus ‘pros’ y sus ‘contras’, cosas que va a perder y cosas que va a ganar; eso será inevitable.
Por eso lo que debe tener claro es qué está dispuesto a asumir y qué no, antes de tomar esa decisión. Ahí radica que en un futuro se sienta más tranquilo con el camino que decidió llevar.
Muchas personas toman ‘malas’ decisiones y viven insatisfechas con su vida porque no se toman el tiempo de conocerse a sí mismas ni identifican estas dimensiones.
Lo único que le queda prohibido, y se lo digo en serio, es que una vez tome una decisión no tiene derecho a quejarse más adelante, porque fue usted y sólo usted quien decidió estar donde está; ya sea que se quede o que se vaya.
Eso le permitirá entender que no tiene sentido enfocarse en lo negativo, porque lo positivo que está logrando está muy por encima de eso, pero eso sólo lo sabrá usted según sus intereses y prioridades. Usted sabe qué es importante en sus intereses, lo que digan los demás en resumidas cuentas no sirve.
Ánimo que aún está a tiempo de reestructurar su futuro. Sólo piense... ¿Qué le gustaría contar de su vida en 20 años? ¿Sería interesante o no su historia? ¿Le gustaría mirar hacia atrás con una sonrisa? Ahí se la dejo. Un abrazo y espero que tome la mejor decisión.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad