martes 24 de marzo de 2020 - 12:00 AM

La pregunta de hoy: ¿Cómo puedo encontrar la felicidad?

Escuchar este artículo

Respuesta: Qué pregunta más interesante y compleja al mismo tiempo.

Definir cuál es el secreto de la felicidad es algo subjetivo, pero trataré de explicarle desde mi experiencia qué es lo que he notado que hace que la vida del hombre sea lo más cercana a la felicidad.

Todo depende de muchos factores, que a su vez dependen del contexto, la cultura, la crianza, las creencias, etc... Podemos decir que independiente de esas variaciones hay ciertas características humanas que son intrínsecas del ser y que por nuestra misma condición buscamos de manera instintiva: alimento, descanso, techo, familia y amor.

La forma en la que el hombre asume esto puede variar según las circunstancias, y curiosamente si alguna de estas no es vital en su vida es porque está reemplazando esa necesidad con otra cosa. El problema de los seres humanos es no tener la capacidad de identificar y diferenciar naturalmente las carencias reales que tiene y las que le han hecho creer que tiene.

Ahí está la complejidad del pensamiento humano, y de cómo lo que es una ‘desgracia’ para algunos para otros es algo completamente ‘normal’. Hay casos así todo el tiempo y con los que no dejo de asombrarme.

En su caso noto que las comodidades básicas como el alimento, el descanso y el techo están asegurados; no sé qué tanto esté descuidada su vida emocional: amor y familia.

Muchas veces nos concentramos o decidimos distraernos con otras cosas que tapen los vacíos que llevamos: trabajamos más para no sentir que no tenemos pareja, tenemos hijos por miedo a la soledad, buscamos el dinero como forma de ‘estatus social’ y no como forma de realización personal. Cuando esto sucede es porque alguna carencia o algo salido de la conciencia hace que actuemos por otras razones y no por lo que realmente estamos sintiendo.

Le recomiendo que haga una introspección para saber qué está pasando con su vida y sea sincero sobre qué cosas está haciendo en ella motivado por razones externas y no por lo que realmente quiere y siente. Una vez las identifique, asúmalas y diseñe metas reales. Verá cómo poco a poco se conocerá mejor y fortalecerá su capacidad de asimilar qué está dispuesto a aceptar en su vida y qué no.

Nunca es tarde para empezar a ser la persona que quiere ser, y muchos menos para ser feliz. Depende de cada quien tener la mejor vida que pueda tener con lo que tenga al alcance de las manos. ¡Un abrazo!

Las inquietudes asaltan con frecuencia a nuestro estado de ánimo. ¿Cuáles son esos temores que lo asfixian hoy? Háblenos de ellos para reflexionar al respecto en esta página. Envíe su testimonio a Euclides Kilô Ardila al siguiente correo: eardila@vanguardia.com En esta columna, él mismo le responderá.
Veamos el caso de hoy:
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad