martes 25 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Los problemas no son eternos

¿Pasa por esos periodos en los que parece que, haga lo que haga, todo le sale mal? ¡Tranquilo! Tal vez la vida le quiere recordar que está haciendo algo errado o le va a enseñar otra forma de hacer las cosas.
Escuchar este artículo

Pese a que su realidad se vea sumergida en un caos y aunque le cueste trabajo pensar que su vida mejorará, tenga fe.

Más allá de que las cosas que haya soñado no estén fluyendo con la rapidez que tanto anhela, no se desespere: ¡Todo llegará en el momento de Dios! Usted solo debe concentrarse y dejar la ansiedad a un lado.

Si lo analiza con calma se dará cuenta de que no todo es negativo, pues todo en la vida es un aprendizaje.

Reflexione un poco y mire a su alrededor. Si observa bien, ese episodio por el que atraviesa pretende decirle ‘algo’ y usted no quiere darse cuenta de ello.

Si sabe asumir las situaciones que se le presenten, si tiene dignidad y sobre todo si se muestra propositivo, desde cualquier instancia en la que se encuentre logrará vencer los obstáculos.

Nada saca con salir en carrera huyéndoles a las dificultades. Es preciso enfrentar los retos del día a día con fuerza de voluntad.

Nunca debe rendirse, ni siquiera cuando pierda la confianza, porque aunque no lo crea todo ocurre ‘para algo’.

También es fundamental aceptar cuando haya fallado en algo. Debe tener claro que todo lo que le ocurre, tanto lo ‘bueno’ como lo ‘malo’, es el resultado de sus propias acciones, es la consecuencia de sus actos. De igual forma, solo usted es quien tiene responsabilidad por ello.

Cuando pasen los problemas podrá entender qué sentido tenía todo este ‘zafarrancho’, cuáles eran las lecciones que ese supuesto ‘mal momento’ quería darle y cuáles eran los frutos que lograría cosechar, gracias a su esfuerzo.

Las cosas de la vida pasan por cuatro estaciones, distribuidas así: pensar, decidir, actuar y perseverar; después... ¡Todo fluye!

No les tenga miedo a las circunstancias adversas, pues ellas solo aparecen para comprobar de qué pasta está hecho usted.

Tenga las energías suficientes y aplique su buen juicio para que pueda superar con creces cualquier dificultad que se le atraviese en el camino.

Y si sobre el camino debe cambiar por alguna razón, hágalo. Se lo digo porque muchas veces le costará trabajo modificar algún comportamiento y, si no tiene decisión, insistirá en su necedad.

No puede dejar que ciertos lastres le impidan crecer. Hay momentos en los que es preciso salirles a las nuevas alternativas.

Enfréntese a las novedades con valentía, sin angustias ni temores, porque todo le va a resultar favorable, siempre y cuando se tenga fe.

Debe aprender que cada día tiene su propio afán y que en la vida se llega siempre paso a paso, disfrutando cada momento y cada circunstancia.

Aprenda lo más que se pueda de cada recodo del camino, procurando no dejar pasar nada importante ni ningún detalle significativo.

Nada es para siempre, todos los problemas pasan. La misma naturaleza nos enseña, por citar solo una de sus lecciones, que cada vez que llueve en algún momento escampa.

El cuerpo humano, tras curaciones, nos recuerda que cada vez que se enferma se puede sanar, si se cuida claro está.

Si las cosas están mal no se preocupe porque no durarán para siempre. Cada situación le da una posibilidad de un nuevo comienzo o un nuevo final. Todos tenemos chance de recomenzar.

Las cosas buenas llegarán tarde o temprano y no sirve de nada estar angustiado; al menos no más de la cuenta. Dedíquese a hacer lo que le corresponda y listo.

El tema es de actitud y ella, siendo esperanzadora, le hará ver un gran rayo de luz entre tanta oscuridad. ¡Dios lo bendiga!

REFLEXIONES SUELTAS

Los problemas no son eternos

* Es una locura odiar a todas las rosas solo porque una lo lastimó. Para el caso de su vida, no puede renunciar a todos sus sueños solo porque uno de ellos no se cumplió.

* Ninguna persona tiene siempre la razón, ni siquiera usted. Cambiar de opinión es algo bueno; si no cambia, nunca podrá dar una mejor versión de usted mismo.

* Cada día agradezca por las noches que se vuelven mañanas, por los amigos que se convierten en familia y por los sueños que se cristalizan.

* A la cima no se llega superando a los demás sino superándose a sí mismo.

* Relájese. Si está nervioso o agobiado, haga una pausa. Puede que parezca contradictorio, pero parando y respirando durante diez segundos, se relajará y hará las cosas mejor.

* si quiere ser rico, no se enfoque en ganar dinero, sino en disminuir su avaricia.

$!Los problemas no son eternos
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad