jueves 18 de marzo de 2021 - 12:00 AM

¡No carguemos lo que no nos corresponde llevar!

¿Qué tan pesada es la carga de nuestra cotidianidad? ¿Sabemos bien qué es lo que debemos llevar y qué no? Y no hablo solo de lo material, también me refiero a todas esas emociones negativas que desplegamos y que suelen hacernos demasiado daño.
Escuchar este artículo

Levantar más peso del que normalmente podemos soportar no quiere decir que seamos muy fuertes. Eso lo único que significa es que estamos echándonos al hombro una carga que no nos corresponde.

Atiborrarnos con esas ‘cajas de más’ no solo es absurdo, sino que además puede resultar muy lesivo para nuestra salud.

Y lo propio sucede con la vida diaria y, sobre todo, con nuestra mente. Nos vamos llenando de ideas, terquedades y cargas emocionales que al final nos hacen tambalear o nos dejan embadurnados de cosas que no sirven.

¿De qué hablo?

De eso de llevar a cuestas relaciones tóxicas, trabajos tediosos y más de un asunto que no nos incumbe.

Ni hablar de esos chantajes emocionales que algunos nos plantean y que terminan arrumándonos culpas, inseguridades y todo tipo de debilidades.

También están aquellos que nos ven como el cesto de la basura y nos arrojan todas sus angustias, deudas y dolores de cabeza.

Llevamos a cuesta cajas de todos los tamaños, las cuales nos sofocan, atan, tapan y frenan nuestros propios horizontes.

Usted, yo y en general todos podríamos ir por la vida sin tantas cargas al hombro o al menos tendríamos que asumir solo las que nos competen.

No se trata de tomar las cosas a la ligera ni mucho menos de ser irresponsables, sino de no soportar bultos de otros ni asumir misiones ajenas o afanes que no tienen razón de ser y que, de paso, arruinan nuestra paz y tranquilidad.

Les propongo que nos liberemos desde ya de toda esa mala vibra y que desocupemos de una vez por todas ese peso que de manera absurda nos hemos adjudicado a cuenta y gracia de los demás.

Saquemos también esos resquemores, envidias, egos y bobadas que llevamos por dentro.

Seleccionemos nuestras cargas, sepamos qué tanto es nuestra responsabilidad de carga y, sobre todo, soltemos esas cajas que deberían quedar en manos de otros.

Tengamos presente que hay muchas cosas de las que podemos prescindir, ya sea porque no hacen parte de nuestras tareas o porque, de manera literal, ya no son útiles.

¿Cómo lograrlo?

Una buena estrategia consiste en mirarnos desde afuera. Por ejemplo, los invito a que vean la ilustración gráfica que acompaña este texto y véanse reflejados en ella con cada uno de sus compromisos. Hagan un acto simbólico de soltar esas cajas en medio de sus caminos e imaginen cómo se podrán sentir sin tanto peso.

Insisto en decir que soltar no implica ser irresponsables; es más bien darnos el permiso de ser libres y aprender a vivir de una forma más relajada, sin tanto estrés y disfrutando el camino.

EL CASO DE HOY

Las inquietudes asaltan con frecuencia a nuestro estado de ánimo. Sin embargo, con cada cuestionamiento tenemos una posibilidad más para afrontar un nuevo horizonte, ya sea razonando o aplicando sanas estrategias para el alma. ¿Cuáles son esos temores que lo afectan en la actualidad? Háblenos de ellos para reflexionar al respecto en esta página. Envíe su testimonio a Euclides Kilô Ardila al correo: eardila@vanguardia.com En esta columna, él mismo le responderá. Veamos el caso de hoy:

Testimonio: “De un tiempo a la fecha me siento demasiado inseguro. Cada día que pasa se me hace más difícil el cumplimiento de mis objetivos, tanto los personales como los profesionales. Aunque soy un hombre joven, siento que todo me va a salir mal y eso hace que desista de cualquier iniciativa. Siento ganas de huir porque me siento hastiado de la situación. Nunca había estado así; le podría decir que antes de todo esto de la pandemia era un joven muy seguro. Espero que lea mi carta y me ofrezca algún tipo de asesoría. Muchas gracias”.

Respuesta: Toda esa inseguridad emocional que padece tiene que ver con los pensamientos negativos que ha venido sembrando durante los últimos meses. Ojo: ¡Esa desconfianza no lo va a llevar a ninguna parte! Comprendo que todo esto pueda ser ocasionado por los altos niveles de ansiedad que ha venido acumulando; sin embargo, es preciso ponerle el pecho a la brisa y aceptar lo que le está ocurriendo.

Usted es un hombre joven y tiene mucho por vivir. Alejarse de lo que le pasa no le solucionará nada. ¡No se deje acorralar!

Usted no es preciso en su carta sobre qué es lo que le produce tanta inseguridad, aunque tiene razón en decir que este tiempo de pandemia le aporta una gran cuota a lo que hoy percibe. No obstante, proceda a identificar qué es lo que realmente está ocurriendo en su vida interior. Si identifica la causa potencial de su inseguridad emocional tendrá un punto de partida para salir de ese estado. ¡Pídale a Dios intuición, serenidad y fortaleza para actuar!

Es mi deber decirle que si el tema se agudiza cada día más, será preciso buscar ayuda o una terapia sicológica.

CORTAS REFLEXIONES

* Una buena taza de café sirve para despertar el cuerpo y una lectura bíblica logra acicalar el alma. Pídale a Dios que lo bendiga y que derrame sobre usted su Gracia Infinita.

* Las personas más importantes de su vida no se buscan, Dios se las presenta. ¡Permítase conocer a la gente que el camino le ponga en su camino!

* La Voluntad de Dios nunca lo llevará donde la gracia de Él no lo proteja. Así las cosas, si se va a enfrentar a un peligro sepa que el Señor lo abrigará.

* Hay nudos que solo se desatan orando. Siempre que tenga alguna situación difícil, eleve una plegaria al cielo y pídale a Dios claridad para resolver tal dificultad.

* La seriedad y la formalidad son buenas y necesarias; pero no todo es serio, ni está programado. La vida requiere de espontaneidad, sencillez y arrojo para ser vivida.

* Deje que el viento se lleve lo que tenga que llevarse, para que a su vida llegue lo que Dios le tenga preparado. ¡Casi siempre soltarse es mejor que agarrarse!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad