jueves 09 de enero de 2020 - 12:00 AM

Recuerde que en ciertas ocasiones hay que decir “no”

¿Quién dijo que tiene que decir siempre sí? Tampoco tiene que inventar excusas para quedar bien; si algo no está en sus manos de realizar, simplemente diga “no”.
Escuchar este artículo

Muchas veces nos sentimos comprometidos a satisfacer a los demás a como dé lugar.

Y por ese afán de ‘estar bien’ con todo el mundo nos incomodamos o nos encartamos con promesas que no podremos cumplir.

De hecho, muchos problemas se nos multiplican por decir “sí” demasiado pronto y sin analizar lo que esa afirmación implica.

Creemos, de manera errada, que al decirle a alguien “no”, lo estamos defraudando; y como eso nos hace sentir mal, cedemos en las pretensiones de muchos.

Con cierta frecuencia, las personas hasta nos ‘chantajean’ emocionalmente para que les ayudemos.

Muchas personas, por no saber decir “no”, pierden el centro de sus propias vidas y se desgastan más de la cuenta.

¿Es su caso?

Si es así, le corresponde aprende a decir “no” cuando esta sea la respuesta más conveniente o acertada para su tranquilidad.

Le puede interesar: “El estrés es un asesino silencioso”: Pirry

¿Cómo hacerlo?

Recuerde que en ciertas ocasiones hay que decir “no”

Si bien no hay una fórmula exacta, recuerde que el mejor modo de hacerlo consiste en hablar siempre con respeto y tacto.

Cuanta más asertividad tenga, mayor será la seguridad que demuestre de usted mismo.

Hay que mantener siempre una buena disposición de ánimo para procurar el bien de los demás, pero no por eso debe estar obligado a realizar cosas que no le corresponden.

Esto lo llevará a procurar controlar y manejar con más atención y con especial cuidado sus relaciones con los demás, pues un derroche de sensibilidad en estas circunstancias podría sacarlo de la realidad y hacerlo cometer graves errores.

La sugerencia es que ponga los pies firmemente sobre la tierra y actúe con serenidad.

Solo usted mismo, oyendo cuidadosamente a su corazón, puede intuir qué es lo que más le conviene en cada circunstancia. ¡Y eso le permitirá tomar decisiones!

Sin que se vea obligado a diluir la responsabilidad de apoyar a alguien, puede tratar de explicar su postura de forma sencilla, dando una breve explicación del porqué de su “no”.

Deje el miedo y la sensación de culpabilidad cuando profiera una negación en una situación determinada. ¡Negarse es una de sus opciones!

Tenga presente la importancia de la armonía y del diálogo sincero en todas sus cosas, pero muy especialmente en aquellas solicitudes que por algunas razones no pueda aceptar.

¡Pilas! El no tener que responsabilizarse de los demás no quiere decir que desatienda a la gente o que sea egoísta.

Sin embargo, una cosa es ayudar y servir a quien lo necesite; y otra muy distinta es que se aprovechen de usted.

El “no” solo es una respuesta que, a decir verdad, lo librará de responsabilidades que no le atañen.

Tal vez al decir “no” se le puedan presentar algunas desavenencias, pero como reza el refrán: “Mejor un rato colorado, que toda la vida descolorido”.

Si aplica y utiliza de manera adecuada su intuición, ella le va a conducir a encontrar la mejor forma de decir las cosas.

Conclusión: muchos de los problemas que usted tiene con los demás son sencillos de resolver. Solo basta con pronunciar un “no” en el momento adecuado y asumir una actitud asertiva.

Lea también: Tendencias: así nos vestiremos en el 2020

A veces aumentamos la magnitud de nuestros compromisos con los demás y nos embolatamos con cosas que definitivamente no están al alcance de nuestras manos.

Es necesario saber establecer límites y no ceder ante manipulaciones y chantajes emocionales: Cuando es no, es no. Punto final.

El caso de hoy

Recuerde que en ciertas ocasiones hay que decir “no”

Testimonio: “Un gran amigo atraviesa por una profunda crisis; él me pide que lo ayude, pero francamente no sé cómo aliviarle su dolor, pues fue golpeado por una desgracia. Sin embargo, no sé si deba intervenir en este caso. ¿Qué opina?”.

Respuesta: Quisiera saber más detalles de lo que le pasó a su amigo, para darle un consejo más aproximado a la realidad.

No obstante, debo decirle que cuando alguien que ha sido golpeado por la desgracia solicita ayuda, ¡... hay que escucharlo!

¡Póngase en sus zapatos!

Para algunos la vida es más fácil, para otros no tanto. Debemos tener presente que llegamos a ayudarnos a pasar todos los momentos, buenos o malos. ¡No lo desampare!

Lo que le diga para animarlo no solo es de extrema importancia, sino que además puede ser un gran bálsamo.

Una palabra de aliento en el instante preciso le puede permitir a alguien la capacidad de discernir lo que deberá hacer en ese momento difícil.

Para alentar a alguien en dificultades, el secreto radica en darle confianza.

Debe invitársele a mirar siempre hacia delante. Le recomiendo que le brinde su apoyo. El solo hecho de que él sepa que usted está dispuesto a escucharlo puede hacer toda la diferencia para ese amigo que pasa por momentos difíciles.

Existe algo que se conoce como la actitud durante la tormenta. Es decir, usted puede ser un ‘paraguas’ para quien es azotado por el mal tiempo.

Cuando alguien es sorprendido en la calle por un aguacero, tiene dos opciones: o corre de prisa o se ubica justo debajo de un tejado. En los dos casos, se mojará: mucho o poco, pero igual de las gotas no se salvará.

Si estuviéramos preparados mentalmente para la idea de estar bajo la tormenta, no nos contrariaría tanto la idea de una borrasca. Además, si podemos explicarle eso a un amigo, con seguridad que él sabrá sacarle provecho a cualquier temporal.

Debo hacerle una aclaración: Si el tema por el que pasa su amigo es de extrema gravedad o está sumido en algún tipo de depresión fuerte, debe dejarle la tarea de asistencia a un profesional de la salud mental.

A menudo, el mejor modo de superar una crisis consiste en buscar la ayuda de un sicólogo. Muchas personas no se atreven a consultar a un experto de esto porque lo consideran una señal de debilidad.

Pero si cree que el tema de su amigo es grave y se lo propone como algo perfectamente normal y le ayuda a buscar el profesional adecuado, hay más posibilidades de que se anime a aceptarlo. ¡Tome la decisión correcta!

Reflexiones sueltas

Confíe en Él

¡Dios siempre está con usted! Y mientras más fuertes sean sus pruebas, más grandes serán sus victorias. Tenga fe, Él jamás lo abandonará.

Aprendizaje

Todos cometemos errores. No importa si se equivoca con tal de que aprenda algo. No vale la pena malgastar su energía en rabias, resentimientos y rencores. ¡Acepte lo que pasó y déjelo ir!

Busque su felicidad

Pruebe diferentes caminos y analice cuál es el que más feliz lo hace. Cultive su espíritu, llene su mundo de positivismo y esté al lado de gente inspiradora.

Mis deseos para usted

Espero que tenga tanta suerte como gotas tiene la lluvia; tanta salud, como rayos tiene el sol; y tanta felicidad, como estrellas hay en el cielo.

Gran consejo

Si no sale el Sol, dibújelo; haga que su día sea brillante.

¡Enamórese!

Enamórese mucho de usted para que sepa lo que vale, para que no permita que nadie lo lastime, para que vaya por el mundo con dignidad y para que entienda que merece ser feliz.

Respeto

El cuidado de no herir es la forma más respetuosa de tratar a una persona.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad