martes 21 de julio de 2020 - 12:00 AM

Somos los responsables de nuestro propio calvario

¡Jamás culpemos a Dios por nuestras tragedias o adversidades! Todos tenemos una cuota de responsabilidad por lo que estamos afrontando.
Escuchar este artículo

Cuando las tribulaciones nos mueven el piso, cada uno de nosotros se pregunta: ¿por qué me ocurre eso a mí? Y a veces vamos más allá y nos cuestionamos sobre qué mal habremos hecho para que “Dios nos castigue así”.

Deberíamos saber que Jesús no es de ningún modo el causante de nuestros sufrimientos. No podemos seguir cultivando la absurda creencia de que tenemos un padre castigador.

Y si insistimos en pensar que el Señor es el que nos está ‘pellizcando’, simplemente no asumiremos la responsabilidad de lo que está pasando.

Por citar sólo un ejemplo, hay que decir que somos nosotros mismos los que nos hemos metido en este desastre del coronavirus; incluso tenemos gran culpa en la propagación de la enfermedad al no acatar las normas de bioseguridad y creer erróneamente que la COVID-19 les da a los demás, menos a nosotros.

Si bien nos sentimos confundidos por lo que nos está sucediendo, es preciso recuperar el norte de nuestra fe. No busquemos a alguien para que ‘pague los platos rotos’.

Echar la culpa es una forma de agresión. Cuando tratamos de encontrar un culpable fuera de nosotros, terminamos más embadurnados de soberbia.

Lo cierto del caso es que ningún ser humano está exento de sufrir.

¿La estamos pasando mal? Sería clave analizar por qué estamos sufriendo. La respuesta a esa pregunta nos abrirá los corazones y nos permitirá ver más clara la realidad.

Ojo: somos nosotros los que decidimos salir adelante o condenarnos.

También es importante tener en cuenta que distorsionamos en nuestras mentes cada situación de sufrimiento, para hacerla ver como algo que Dios ha hecho ‘dizque para castigarnos’. ¡Nada más falso que eso!

El calvario es diseñado por nosotros mismos. Pese a ello, los problemas siempre serán aprendizajes, retos y oportunidades para cambiar algunas cosas que estamos haciendo mal.

También en las situaciones difíciles sale lo mejor de nosotros, somos más solidarios y empezamos a ver la vida con gafas más resilientes.

En las Sagradas Escrituras Biblia se lee que todos debemos ser pacientes en el sufrimiento; y de manera precisa tener serenidad será fundamental.

De todas formas, en el plan del Altísimo las cosas son muy distintas a como las vemos los seres humanos. El Creador tiene toda la “visión de conjunto” de nuestra vida, ya que Él es un ser infinito en todas sus cualidades.

Entre otros atributos, Dios es bueno, justo, sabio y misericordioso. Yo soy de los que piensa que es mejor agradecer por las bendiciones que Él nos brinda, que por las supuestas tribulaciones que llegan.

Nos corresponde asumir las consecuencias de nuestros errores. Así es que todos tenemos la responsabilidad de decidir llevar una vida como la anhelemos, pero también debemos estar dispuestos a asumir las consecuencias de nuestras erradas decisiones para aprender de cada una de las adversidades.

Gracias a Dios tenemos esperanza de que las cosas cambiarán para bien. Todo dependerá de la madurez que cultivemos y de la prudencia que tengamos.

REFLEXIONES CORTAS

* Usted es el artista de su propia vida, no le ceda el pincel a nadie. ¡Pinte lo mejor en su lienzo!

* No se angustie si otros lo han logrado y usted aún no. Su proceso y los pasos que da son distintos.

* Valore cada meta que vaya cumpliendo, pues cada una es una prueba de que puede avanzar.

* Si protagonizara el libro que está leyendo, ¿en cuál país o escenario estaría viviendo hoy?

* Sea flexible sin ceder en todo, esté unido a la familia, tenga seguridad, ore y no pierda la fe en Dios.

* La disciplina es fundamental para el alma. Ella le da fuerza si está débil y le sube la autoestima.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad