martes 07 de julio de 2020 - 12:00 AM

Su mundo, bajo otra perspectiva

Siempre hay que mirar los problemas desde otra perspectiva para visualizarlos mejor y entender que es posible encontrarles soluciones.
Escuchar este artículo

Esta es una época de mucha tensión y con seguridad, tras los golpes duros a su estado de ánimo, usted ha estado a punto de ‘tirar la toalla’ en muchos momentos del confinamiento que afronta.

Tal vez se siente prisionero de sus circunstancias y ellas lo están nublando; por ende no está viendo su mundo más allá de sus angustias.

Sin embargo, ha de saber que puede salir de ese estado, si se lo propone. Para ello será clave que revise su manera de ver el entorno y que ponga de su parte para cambiar.

Le propongo ver sus dificultades desde otro punto de vista, al menos no con la mirada pesimista en la que muchas veces vive tercamente.

Le digo lo anterior porque sus pensamientos negativos y la forma como enfrenta sus preocupaciones, tal vez sin notarlo, lo hacen sufrir más de la cuenta.

Ceda un poco y comprobará que, si bien hay situaciones por resolver, las cosas no son tan traumáticas.

Sin pretender huir, trate de alejarse por un momento de esos problemas. No le estoy planteando que sea irresponsable o que haga como si nada le está pasando; sólo quiero que se tome un tiempo prudencial para reflexionar.

Para poder cambiar la perspectiva frente a sus cosas se requiere que exista una ‘cierta distancia’. Es algo así como tomar un nuevo aire.

En lugar de dejarse asfixiar dentro de esos pensamientos grises que no le dejan ver otras cosas buenas que hay a su alrededor, respire profundo y sea optimista.

Desde una nueva lente, logre centrarse realmente en las cosas que son su responsabilidad y encuéntrele salidas viables a cada problema.

Más allá de que todo le resulte enredado, no desfallezca en su propósito de salir de los embrollos. Debe recuperar su confianza, sus ideales y sus creencias para que pueda vivir su vida en profundidad.

Está en uno de los mejores momentos, aunque usted no lo crea. Si por ahora su mundo exterior parece haberse confinado, debe admitir que al menos hoy se pregunta sobre el real sentido de la vida; eso era algo que no hacía o que hasta ahora había olvidado por estar distraído en otras cosas o por la misma falta de confianza en sus capacidades.

Medite las cosas con detenimiento y verá cómo le llegarán a la mente las respuestas a sus más inquietantes necesidades. Su intuición le iluminará el camino y, si se deja llevar por ella, la vida le sonreirá.

¡Hágame caso con este ejercicio! Comprobará que las experiencias dolorosas que ha vivido y el sabor amargo que le han dejado se pueden desvanecer.

¡No pierda la fe!

Además, mañana recordará esta etapa como un episodio que le dejó valiosas experiencias y grandes lecciones.

Si usted no sabe para dónde va, ningún camino le va a resultar favorable. Tenga presente que nada que sea valioso se logra gratuitamente. Las buenas cosas sólo se consiguen con sacrificio y dedicación.

No permita que su miedo y su inseguridad le tomen ventaja. Dispóngase con valor a hacer lo que esté a su alcance para sobreponerse a esta dura etapa de su existencia.

Le conviene llenarse de esperanza. De esta forma estará en buena tónica para recibir las alegrías y se recargará de la energía que le permitirá aprovechar al máximo las oportunidades.

Recuerde algo más: tanto en las épocas de dificultades como en los días de prosperidad y bonanza, siempre debe acudir a Dios. ¡Él nunca le fallará!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad