sábado 25 de noviembre de 2023 - 3:17 PM

Tema espiritual del día: ¡El gran valor de nuestra familia!

Tal vez no lo notamos, pero estar con aquellos a los que amamos puede ser suficiente para ser felices; de ahí la importancia de vivir en familia.
Compartir

Dicen que el verdadero paraíso empieza en el hogar, de puertas para adentro. ¡Y es cierto! Tal vez no exista en la vida nada más importante que la familia.

Los ancestros solían promulgar que la familia es la brújula que guía nuestro camino, la inspiración para caminar hasta lo alto de la montaña y el mayor consuelo cuando algo nos sale mal.

Incluso, en términos espirituales, la familia está llamada a ser templo; o sea, casa de oración. No estoy hablando de las frases religiosas, sino de esa plegaria sencilla, llena de esfuerzo y ternura, que con un abrazo, un beso, una sonrisa o una mano se hace vida.

Tema espiritual del día: ¡El gran valor de nuestra familia!

A usted, a mí y a todos nos une la sangre y por supuesto el amor. Es más, indiferente de si tengamos o no parientes biológicos, los miembros de nuestro hogar son incondicionales, así en algunas ocasiones nos disgustemos con ellos por ‘x’ o ‘y’ motivo.

Tema espiritual del día: ¡El gran valor de nuestra familia!

Salvo en algunas penosas situaciones, en las que desafortunadamente priman el dinero, el orgullo o los resquemores, casi que podríamos decir que los padres, los hermanos, los tíos, los abuelos y hasta los primos nos lo dan todo sin esperar nada a cambio.

Hay contadas excepciones en las que la plata y la soberbia se imponen; sin embargo, la familia nos acepta y nos ama... ¡pase lo que pase!

¡Es claro que ninguna familia es perfecta! Sin embargo, en nuestra casa somos nosotros mismos, agradecemos, cometemos errores, nos perdonamos, nos divertimos, nos damos abrazos y, sobre todo, nos amamos.

Tal vez por eso, usted, yo y todos necesitamos pasar más tiempo en casa y en contacto con nuestra familia, pues ella es la que nos quiere de verdad y la que siempre estará dispuesta a darnos una mano en todas las circunstancias.

Y si por el trabajo o por las situaciones de la vida no podemos estar tanto en casa, nos corresponde compensar esa falta de tiempo con pequeños detalles cotidianos que puedan transmitir todo el cariño que le profesamos a nuestra gente.

Le reitero que más allá de los altercados que solemos tener o incluso de las diferencias que puedan distanciarnos, jamás podremos desarrollarnos plenamente sin el apoyo incondicional de los miembros de nuestro núcleo familiar.

Tema espiritual del día: ¡El gran valor de nuestra familia!

En casa suele estar muchas veces la fuente de nuestra felicidad, entre otras cosas, porque en ella encontramos el gusto por la sencillez, más allá del lujo en el que podamos vivir.

¿A qué viene el tema de hoy?

A que la sana cultura de ser feliz en casa, con lo cotidiano y con el amor, nos nutre el alma. Recuerde: tener un lugar a donde ir es un hogar, tener alguien a quien amar es una familia y tener ambos es una bendición. ¡Dios proteja a nuestros hogares! Amén.

REFLEXIONES CORTAS

Tema espiritual del día: ¡El gran valor de nuestra familia!

Si fue Dios quien lo puso en el lugar en el que hoy se encuentra, es porque Él sabe que justo en ese sitio dará muchos frutos. Y si no es así, no se queje por esa necedad de querer atarse o pretender estar en donde su permanencia le hace daño e incluso afecta a los demás. ¡Usted debe entender cuál es su lugar!

Tema espiritual del día: ¡El gran valor de nuestra familia!

Madurez no significa cuántos años ha vivido, sino cuánto ha aprendido en la vida. Uno madura cuando se hace cargo de sus propios asuntos, en cualquier aspecto de la vida: cuando trabaja, cuando ama, cuando consigue su propio sustento y es independiente y, sobre todo, cuando es capaz de tener inteligencia emocional.

Tema espiritual del día: ¡El gran valor de nuestra familia!

Todos, en alguna ocasión, hemos sido tímidos: en el trabajo, en el colegio, con la persona que amamos y hasta en el ascensor cuando evitamos la mirada de desconocidos o cuando callamos por temor a decir bobadas. El asunto es que no nos podemos quedar en el sonrojo y es preciso vencer la timidez.

EL CASO DE HOY

Tema espiritual del día: ¡El gran valor de nuestra familia!

Testimonio: “Estoy preocupado porque en los últimos meses no les tengo fe a mis cosas ni a mi mismo. ¿A qué se deberá? Supongo que son los problemas los que me tienen ‘achantado’, pues no encuentro las fuerzas necesarias para superarlos. En este caso, ¿Qué debería hacer? Le agradezco alguna de sus recomendaciones”.

$!Tema espiritual del día: ¡El gran valor de nuestra familia!

Respuesta: Hoy, como nunca antes, es el momento adecuado para creer en usted mismo. Lo verdaderamente importante es que recupere su sentido de resiliencia y su deseo de encontrar las mejores soluciones a todos los contratiempos que se le presentan.

Puede comenzar a aumentar su autoestima siendo amable con usted mismo.

Y si resulta que le falta fortaleza, tal y como lo escribe en su carta, entonces comience a trabajar en desarrollarla.

Nadie vino a este mundo teniendo todo lo que necesita para lograr lo que quiere. Entonces, si todavía hay habilidades que necesita madurar, concéntrese en cómo hacer acopio de entereza para enfrentar este momento.

Usted, yo y todos crecemos poco a poco, creyendo cada vez más en nosotros mismos y en cada paso que damos hacia adelante.

No permita que las adversidades le hagan ‘tirar la toalla’. ¡Usted puede abrirse camino!

Le quiero sugerir que ore: una plegaria para pedirle fuerzas al Creador es esencial en estos casos. Dios no lo abandonará en sus dificultades. Lo animo a que dedique unos minutos cada día para entablar un diálogo directo con Jesús. No se detenga con la oración y deje que la verdad de la Palabra del Creador le traiga a su alma el decoro y la fuerza que hoy necesita. ¡Hágame caso!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad