martes 19 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

La valiosa ayuda que nos ofrece la intuición

Todos tenemos una facultad que rara vez nos falla: Se llama intuición. Es como esa voz que nos susurra al oído y que nos da pistas sobre lo que debemos hacer. Es importante tenerla en cuenta, sobre todo a la hora de decidir el camino a seguir.
Escuchar este artículo

Dios siempre nos avisa. Lo que sucede es que a veces no queremos darnos cuenta de los mensajes divinos que nos envía y simplemente no asumimos lo que nos pasa o lo que se nos avecina.

Tenemos la fea costumbre de hacernos los sordos o los ciegos, pese a las advertencias que la misma cotidianidad nos trae.

Querámoslo o no, cada cosa que nos ocurre es una herramienta valiosa para elegir hacia dónde ir o hacia dónde no.

No sé con exactitud qué hay en dicha premonición; sin embargo, con ella podemos detectar información valiosa que nos puede dar claridad sobre algo de nuestra existencia.

Yo a eso le llamo intuición y le cuento que me dejo llevar por ella. Hablo de esa facultad que todos tenemos y que nos ayuda a comprender las cosas al instante, sin necesidad de realizar complejos razonamientos.

No hay fórmulas matemáticas para interpretar la intuición, ella simplemente fluye.

Hay mensajes del alma que surgen y que terminan como premonitorios, recordándonos que debemos tomar previsiones.

No pensemos en cosas catastróficas ni mucho menos se trata de ser dramáticos o pensar que hoy vamos a morir. Pero sí es fundamental reconocer esas señales que nos advierten de no meternos en ‘x’ o ‘y’ negocio o de eliminar esa ‘modorra anímica’ en la que nos sumergimos.

Es como cuando va a llover y vemos un nubarrón en el cielo. Por alguna razón, aún estando relativamente bien, nos atacan los miedos de quedarnos sin trabajo, nos angustiamos por la posible pérdida de un amor o tal vez pensamos que es tiempo de dar un paso al costado.

Reitero que yo veo la intuición como una luz que nos envía el Creador para entender lo que debemos cambiar o, al menos, para estar preparados ante lo que nos pueda suceder.

Cuando lo analizamos por el lado bueno, entendemos que las alteraciones de las agendas nos ayudan a evolucionar y tal vez trabajar por alcanzar mejores condiciones de vida.

¿A qué voy con todo esto?

A que nos corresponde darnos cuenta de que algo interior y profundo nos está advirtiendo que debemos cambiar cuanto antes.

Me refiero a esa especie de ‘brújula anímica’ que, sin leyes específicas, nos orienta a tomar caminos y acciones congruentes con lo que necesitamos en determinados instantes de nuestra existencia.

Recurramos a nuestra intuición para elegir lo que debemos realizar o incluso para tener luces en el camino que debemos seguir.

Una precisión: esto no quiere decir que cada vez que tenga una intuición, por ejemplo que crea que se va a ganar el baloto, vaya a atinar en los números y se vuelva millonario ‘en un dos por tres’.

Yo voy tras cosas más personales, como esa sensación que tenemos de que una persona no es de confianza.

La intuición no puede confundirse con prejuicios, magias u opiniones; es algo más sublime, es como la voz de su conciencia que le susurra al oído.

Y cuanto más desarrollemos nuestra capacidad intuitiva, más fácil nos resultará seguir este ‘pálpito’ y aprovechar sus beneficios.

¿Cómo interpretar la intuición?

Hay formas de comprenderla. Una de ellas está en la oración, para los que seguimos algún tipo de credo. Hay algo en la plegaria que nos permite dilucidar muchas cosas.

Otra es el descanso o la meditación. Uno se puede alejar o apartarse de la cotidianidad por unos minutos, en aras de que el cuerpo y la mente se relajen.

También es útil para procesar la información que absorbemos durante el día el cerrar los ojos y visualizar lo que hay en los alrededores.

Sea como sea la intuición siempre nos conducirá hacia una sana decisión.

LA CARTA DE HOY

La valiosa ayuda que nos ofrece la intuición

Testimonio: “Paso por una situación difícil que afecta mis pensamientos, mi tranquilidad y mi vida emocional. No le quiero dar detalles de lo que me ocurre, pero sí le advierto que es algo que me tiene distraído y que es realmente insostenible. Alguien me dijo que fuera a un sicólogo, pero no sé. ¡Me da como pena! Siempre he creído que no me servirá de nada. Además, pienso que si lo hago admitiré que soy un débil y tampoco quisiera darles esa imagen a las personas que me rodean. ¿Usted qué opina? Respóndame por favor”.

La valiosa ayuda que nos ofrece la intuición

Respuesta: Entiendo la duda que hoy tiene, pero debe tomar las cosas con calma.

Sé que la decisión de pedir ayuda no siempre es fácil, pero no debe pensar que ir al sicólogo sea sinónimo de debilidad.

¡Tranquilo! Una ayuda profesional es importante; de hecho yo he acudido a estos profesionales en algunas ocasiones. Comprenda que no siempre tiene que enfrentar sus problemas solo.

Es muy valiosa labor que desempeña un sicólogo. Él nos da pautas para aprender a modificar nuestra forma de comportarnos o mejorar nuestra manera de afrontar las cosas.

Acudir al sicólogo, dada su condición actual, es una manera de cuidarse. ¡Hágalo cuanto antes! Lo puede ver como ir a un ‘spa’ o darse un masaje que le servirá para sentirse mejor. Le garantizo que le servirá.

¡Deje los prejuicios! Acudir a este tipo de expertos es una sana opción, sobre todo en estos momentos, cuando está desorientado y el sufrimiento y el malestar le resultan insostenibles.

Por lo que leo entre sus líneas lo más aconsejable es que dé el paso. Asesórese y busque la persona más indicada para ello.

Siguiendo las pautas del sicólogo usted podrá encontrar la vía más rápida y directa de modificar lo que le hace sentir mal y mejorar enormemente su calidad de vida.

Participar en tal terapia le sirve para cambiar hábitos o para dar solución a ese grave problema que lo viene atormentando.

Muchas de las personas que acuden al sicólogo y están en sus procesos, comentan que si hubiesen sabido de lo que se trataba, hubiesen acudido antes. Es grande el alivio que sienten a través de las consultas.

Ojo: el sicólogo no resuelve los problemas, pero le ayuda a encontrar la solución. La fuerza de voluntad y la fe que les tenga a las terapias serán las que le permitirán salir de ese bache en el que hoy atraviesa.

REFLEXIONES SUELTAS

Confianza

¡Tenerse confianza es vital! ¿Cuántas cosas ha dejado de hacer por no creer en sus capacidades? Es normal que existan dudas, pero ellas no lo pueden frenar. Crea en su potencial. Las únicas limitaciones son las que se pone usted mismo.

¡Levántese!

El único momento en el que falla y puede darse por derrotado es cuando se cae y decide no superarse. Si se cae por problemas, levántese por sus sueños. Ningún tropiezo lo puede detener si usted tiene la voluntad de alcanzar sus metas.

Mirada

El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes, sino en tener más abiertos los ojos para entender el entorno actual. Observe y decida agradecerle a la vida por las situaciones que le están sucediendo.

Son ángeles

Demos gracias a quienes nos hacen felices; ellos son los encantadores jardineros que hacen florecer nuestra alma. Cultivemos a esos ángeles, que nos muestran que somos realmente importantes en sus vidas. ¡Y jamás los dejemos ir!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad