viernes 05 de junio de 2009 - 2:06 AM

Carlos de Inglaterra declara la guerra a las ardillas grises

El príncipe Carlos de Inglaterra ha declarado la guerra a las ardillas grises, una especie invasora, para proteger no sólo a las rojas sino también a los bosques y a la industria maderera.

Según la asociación "Country Land and Business", esas ardillas, que no son nativas del país como las rojas, roen la corteza de los árboles y los debilitan o matan.

En una carta de apoyo a esa asociación, de la que se hacen hoy eco varios medios británicos, el príncipe de Gales califica de "absolutamente crucial eliminar a las grises".

Se cree que hay actualmente tres millones de ardillas grises en Gran Bretaña frente a sólo 120.000 o 160.000 rojas, en su mayoría en Escocia.

El daño que las ardillas grises causan a la masa forestal del Reino Unido se cifra en 1.140 millones de euros como mínimo al año.

Las ardillas grises, que importaron los británicos en los años setenta del siglo XVIII para adornar los jardines, han terminado invadiendo buena parte del país.

Son además portadoras de un virus que resulta mortífero para las rojas nativas.

A la acción de las ardillas se suma la de los ciervos: un fuerte aumento de la población de esos cérvidos está impidiendo la regeneración de los bosques ya que se alimentan de los árboles más jóvenes.

Según un informe del grupo, la industria maderera, que genera anualmente ingresos del orden de 2.000 millones de libras, podría hundirse por culpa de la acción combinada de ardillas grises y ciervos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad