lunes 03 de octubre de 2022 - 12:00 AM

“El actor profesional ha sido olvidado por el cine”: Julio Luzardo

Una trayectoria de seis décadas han hecho de Julio Luzardo, uno de los personajes más importantes de la historia de la cinematografía colombiana.

Se cumplen seis décadas desde el estreno de “Tres cuentos colombianos”, una de las primeras obras que llevan la firma de Julio Luzardo, personaje clave en la historia cinematográfica nacional.

Por esto, la edición número 12 del Festival Internacional de Cine de Santander le rindió un merecido homenaje, con la proyección de varios de sus largometrajes.

Tras sus estudios en Los Ángeles, Julio Luzardo, hermano de las actrices Celmira y Consuelo Luzardo, decidió volver a Colombia y hacer cine a inicios de los años 70, cuando la producción cinematográfica era escasa. Llegó para abrir camino.

Con 84 años recién cumplidos, confiesa que le gustaría tener la energía para volver a empezar, contando con todas las facilidades tecnológicas que hoy suelen usarse en la realización de cine.

Por aquellos tiempos, los equipos eran costosos, difíciles de adquirir, todo grabado en rollos de cintas que debían ser reveladas, pero en Colombia no habían laboratorios para ese fin, por lo que debían enviarlas al exterior, con altos costos y poniendo en riesgo el material rodado.

“En el cine colombiano hay un gran hueco negro, con muchas películas que tuvieron que terminarse fuera del país, en Estados Unidos, Europa o Argentina. Uno solía dejarles el negativo por si se solicitaban más copias, y con el tiempo se iba olvidando reclamar ese negativo a los laboratorios”, comentó Julio Luzardo.

Con la llegada de la producción digital al cine, muchos de estos laboratorios cerraron, y en algunas ocasiones, simplemente eliminaron todos los negativos que habían acumulado en sus bodegas.

Tras 60 años del estreno de su primer largometraje, recuerda bien lo que lo motivó para llevar al cine “Tres cuentos colombianos”. “Yo escogí estas historias porque era lo más fácil para hacer. Sin gastos grandes de escenografía y vestuario, que incluye nuestro rodaje en un pueblo de pescadores en La Boquilla, con unos rostros increíbles”, dijo.

“Río de las tumbas”, “Una tarde... un lunes” y “Préstame a tu marido”, son tres de los largometrajes claves en la historia de este realizador cinematográfico, con grandes problemas de financiamiento y pobre impacto en la taquilla.

De hecho, “Préstame a tu marido”, estrenada en 1973, logró ser terminada gracias a que el propio Julio invirtió en ella, también a través de un préstamo, e incluso en colaboración del propio elenco.

“Fue el inicio de la comedia colombiana en cine, no había existido nada parecido, donde aparece por primera vez en el cine Carlos ‘El Gordo’ Benjumea, quien luego tendría su protagonismo en el cine de comedia con Gustavo Nieto Roa”, aseguró el experimentado director.

Contó con un equipo de trabajo no mayor a las cinco personas, con una historia que en un 90 por ciento se desarrollaba en locaciones fijas, lo que permitió reducir costos de producción.

La historia de la violencia

“El río de las tumbas” fue su segunda película, estrenada en 1964, con una mezcla de géneros para narrar el horror de la violencia en el país.

Según Luzardo, “fue producto de una serie de visitas a distintos pueblos azotados por la violencia, arrancando por el departamento del Huila, donde conocimos las historias de los cadáveres arrojados desde los puentes a los ríos, que muchos de ellos iban apareciendo en distintas zonas del río, de ahí surgió la idea del título de la película. Fue la visión de un joven que había estudiado fuera del país, casi una mirada como extranjero, sobre toda la violencia que venía azotando diferentes regiones del país”.

Todo transcurre en un pequeño pueblo al que llegan, a orillas del río, una serie de cadáveres, como un retrato de lo que ocurría, y sigue ocurriendo en Colombia.

El reconocimiento, por esta película, llegó casi 10 años después, porque no tuvo los mismos resultados en taquilla que logró con “Tres cuentos colombianos”, pero que es una película vital en la historia de la violencia en Colombia.

Otro de sus trabajos memorables, es la serie documental “La historia del cine colombiano”. “Me llamaron y me pidieron esa serie en sólo tres meses, pero no sabía mucho de esta historia, y la búsqueda de ese archivo fílmico fue titánica, por lo que existen épocas del cine colombiano del cual no existe ni un sólo fotograma. Hay más pérdida desde que empezó la producción del cine en digital, porque se puede borrar fácilmente”, recordó el director.

EL CINE HOY
Es una voz autorizada para hablar del estado actual del cine colombiano, en especial tras lo vivido en la pandemia.
“Estoy muy triste. La pandemia hizo un corte, y no para mejor, sino para peor, que ya venía creciendo desde hace seis años, que venía con problemas temáticos, volviéndose en un cine documental, lo que no es malo, pero no debería ser eso. El cine colombiano se fue por ese lado por la misma razón que yo tuve al arrancar mis primeras películas, era lo más fácil de hacer”, declaró Julio Luzardo.
Pero fue más allá, y habló sobre la fuerte tendencia de los cineastas por trabajar con actores naturales.
“El actor profesional colombiano ha sido olvidado por el cine. Ahora todos son actores naturales que no tienen futuro. Los utilizan para una película que hace parte de un cine aislado, que suele lograr algunos premios internacionales, pero que no suele funcionar con el público”, explicó el veterano director.
Y agregó, “cuando me preguntan: ¿Cómo va el cine colombiano? debo ser honesto y decir que va muy mal. Uno debe buscar que la película interese, que llame la atención, que llegue al alma. El cine colombiano no está en manos de sus directores o productores, está en manos de los jurados que deciden a qué película darles las ayudas, y usualmente ellos desechan muchas películas interesantes, al considerarlas muy ‘comerciales’, olvidan que el cine es para todos”.
Toda una serie de situaciones que le generan una gran preocupación por el presente y el futuro del cine colombiano.
“He tomado la lista de todas las películas que ha apoyado el Fondo Cinematográfico, y ya se superan los 100 directores que recibieron ayudas para su primera y única película”, finalizó Julio Luzardo.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad