domingo 18 de abril de 2010 - 10:00 AM

El ingreso de la mujer al mercado laboral ha frenado crecimiento demográfico

La demografía es un actor fundamental en el crecimiento económico de las naciones.

Para los expertos, es innegable que existe una relación directa entre el crecimiento de la población y el desarrollo económico.

Y es que, lo más lógico es que en poblaciones donde hay unos niveles controlados de natalidad exista una mejor calidad de vida.

Así, mientras en países donde hay una mayor población es más difícil satisfacer las necesidades básicas de los ciudadanos, en naciones con una  población reducida, como Suiza, Finlandia, Noruega, entre otros, el nivel de vida es muy superior.

Sin embargo, según afirmó el director del Observatorio de Competitividad de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, Horacio Cáceres Tristancho, los países con una población grande también tienen ventajas, en el sentido de que son grandes consumidores, 'entonces, se trata de un mercado grande que, si cuenta con un aparato productivo adecuado logra, sostenerse y otorgar una calidad de vida superior'.

Frente a este tema se puede decir que Colombia tiene un mercado amplio, ya que es un país con  40 millones de habitantes, aproximadamente.

No obstante, hay regiones donde las tasas de fecundidad van en aumento, hecho que se relaciona con factores culturales, económicos y sociales.

Y, generalmente, es en estas regiones donde se evidencian tasas de mortalidad más altas.

Santander, de acuerdo con el informe de ‘Indicadores Demográficos’ de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, es el tercer departamento con los índices más bajos de crecimiento anual de la población.

A continuación, Vanguardia Liberal expondrá las razones que han impulsado este comportamiento.

Un panorama generalizado

En Colombia, y particularmente en Santander, ha venido decreciendo la tasa de natalidad.

Esto quiere decir que en la actualidad, el número de personas mayores de 19 años va en aumento, mientras que la cantidad de niños y jóvenes se ha reducido.
Respecto a este panorama, Cáceres afirmó: 'eso no quiere decir que nos estamos envejeciendo como la población europea, ya que ellos tienen un porcentaje de personas mayores muy superior a la nuestra'.

Según el informe de la Cámara de Comercio, el crecimiento promedio anual en el periodo 1990 – 2010, en Santander, se ubicó en 0,8%.

'Hay una tasa de natalidad mucho más baja. Una muestra es la tasa global de fecundidad, que entre los años 1985 y 1990 era de tres hijos por cada mujer, y a 2010 el promedio es de dos hijos', agregó Cáceres.

No obstante, la población en el área metropolitana de Bucaramanga viene creciendo, pero esto se debe al flujo migratorio de desplazados y personas provenientes de la costa y el Magdalena medio.

La economía obligó a que el machismo se redujera

Uno de los factores que ha motivado un mayor control de la natalidad es la incorporación de la mujer al mercado laboral.

Para Horacio Cáceres ésta podría calificarse como la principal razón.

Y es que, teniendo en cuenta que en la región los niveles salariales son bajos, el número de mujeres que han tenido que buscar trabajo para colaborar con el sostenimiento del núcleo familiar va en aumento.

Según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, la Tasa Global de Participación ha aumentado, esto quiere decir que son más las santandereanas que están en edad de trabajar, y que buscan un empleo.

Una muestra de ello es que hace 30 años el 20% de las mujeres en edad de trabajar estaban en el mercado laboral, hoy esa cifra asciende al 50% en el Departamento.

Como resultado de esa permanente búsqueda de recursos para el sustento de las familias, las mujeres se ven obligadas a tener menos hijos.

'El tener un hijo implica todo tipo de responsabilidades económicas, sociales y maternales, que estancarían el proceso profesional de una mujer. Como resultado, muchas prefieren alargar más la llegada de un hijo a la familia', aseveró el funcionario.

Entonces, se puede decir que ha cambiado la visión de las mujeres frente a su función en la sociedad, preocupándose más por un desarrollo personal y profesional, que les otorga independencia y posibilidades de desarrollo.

En conclusión, se puede decir que la presión económica obligó a que el machismo se redujera, permitiendo que las mujeres tengan muchas más y mejores oportunidades para salir adelante.

Influencia del Gobierno en la reducción de la natalidad

El nivel de escolaridad ha cambiado por diversos factores. Al presente, no sólo las mujeres, sino en general, la sociedad es mucho más educada, lo que le otorga más elementos de juicio para tomar decisiones sobre su futuro y lo que implica tener hijos y formar una familia.

'La escolaridad es un tema fundamental para reducir las tasas de fecundidad. También lo son diversos programas públicos y privados dirigidos a ser responsables en materia sexual, reduciendo así la natalidad', añadió Cáceres.

Y es que Santander tiene una de las tasas más altas de personas entre los 19 años y los 23 años con educación universitaria. En total, el 32% de esta población ha logrado ingresar a la educación superior.

Por otra parte, medidas de control y prevención en salud han favorecido el crecimiento de la esperanza de vida, lo que permite que los santandereanos vivan más tiempo.

Hace 30 años un santandereano en promedio vivía 68 años, hoy en día esta media llega hasta 75 años.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad