sábado 04 de julio de 2009 - 10:00 AM

Michael Jackson: El cuerpo como una extensión de su arte

Referirse a Michael Jackson como artista no es ninguna novedad.  Hablar y reflexionar sobre su talento, tampoco.  Detenerse un poco en su destreza, maestría, técnica y habilidad que se hace explícita cuando baila, es un aspecto de gran notoriedad en la gran mayoría de sus videos musicales, entrevistas, ruedas de prensa y conciertos. 

Este astro del pop, al igual que Freddy Mercury y Jim Morrison, sabía del poder enigmático, atractivo y atrayente que poseía cuando estaba en medio de su público. Como alguna vez lo confesó este integrante de los 'Jackson Five': 'el único lugar en el que me siento seguro es sobre los escenarios'.  Al repasar sobre esta afirmación, se puede entrever que era, precisamente, sobre este lugar sagrado y mágico para todo 'entertainer' que él presenciaba una atmósfera que, con la ayuda de sus bailes y movimientos corporales, podría generar un arte de persuasión y de total dominio sobre quienes lo admiraban, tal vez, fascinados por sus danzas, saltos, brincos, etc. 

Como lo afirma el profesor Horacio Rosales, en el artículo 'La sensorialidad como fundamento de construcción de sentido': 'El cuerpo emerge así como una presencia que toma posición en el mundo, de manera intencionada', pues, como se percibe en la trayectoria musical y en su videografía, su sola figura imprimía en los puntos más problemáticos de la narratividad de sus productos audiovisuales, una posible solución a los conflictos que se daban entre 'gansters', pandilleros, delincuentes, 'zombies', esclavos, ladrones, entre otros. Si se hace una retrospectiva de todos sus videos, tales como 'Beat it', 'Smooth criminal', 'Bad', 'Ghost', 'Blood on the dance floor', 'Thriller', 'Remember the time', 'You rock my world', se encontrará que, en todos ellos, la historia es algo similar: hay aprietos que se resuelven, solamente, a través de baile en todo su furor.  Es a través de la danza, como se logra la pacificación de las rencillas que existen entre los protagonistas de sus videos. 

Por otro lado, tal y como lo plantea el profesor Rosales: 'En contacto con el mundo, el cuerpo sensible es capaz de adaptarse de modo conveniente a los estímulos'.  Es así como en videos tales como: 'Black or white', 'Say, say, say' (video que protagoniza con Paul y Linda McCartney) y 'They don’t care about us', el baile logra llevar un mensaje de paz y de alegría. 

Frente a las reacciones que recibe su cuerpo sintiente, el bailarín logra lo insuperable con el poder mágico de sus movimientos y con la energía y frenesí de su baile, ya que frente a situaciones extremas como la pobreza, el desamparo o la enfermedad, el espectáculo de la danza logra apaciguar todo tipo de situaciones dolorosas y se convierte en un bálsamo que cura, que sana y que logra toda una serie de efectos que permiten distraer la mente de momentos oscuros y llenos de sufrimiento.

Como se percibe, además de todo lo que se ha dicho, últimamente, sobre este 'Rey del Pop', de una u otra manera, sus videos fueron innovadores no solamente en cuanto a la millonaria inversión de cada uno de ellos o de los efectos novedosos que poseían; la gran virtud de ellos está en que por encima de un mundo lleno de violencia, muertes, traiciones y desesperanza, el cuerpo y lo que a través de éste puede crear, permite una perspectiva diferente que amplía el horizonte y logra que se encuentre en éste, un elemento de esperanza para la consecución de una paz interior que alimenta y fortifica el espíritu.

Fotos tomadas de: Suministrada

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad