miércoles 04 de febrero de 2009 - 2:33 AM

Primeras declaraciones de Alán Jara sobre su cautiverio

El ex gobernador del Meta no se cansó de dar las gracias, en sus primeras declaraciones, a los medios de comunicación que todos los días se encargaron de recordarles que el país no los olvidó.

Con un excelente sentido del humor y una lucidez excepcional, relató muchas de las anécdotas que vivió en sus siete años de cautiverio, desde el día en que lo secuestraron hasta el momento en que se enteró que era libre.

Recordó también a todos los secuestrados que compartieron con él en cautiverio, le atribuyó a Piedad Córdoba su liberación y no se cansó de pedir un acuerdo humanitario y de pedirle a Colombia que no olvide a los secuestrados que quedan.

Estos son apartes de la extraordinaria rueda de prensa que ofreció el ‘Profe Jara’ como lo bautizaron los demás secuestrados.

Sin Piedad no estaría hoy acá

'Permítanme expresar mis más sinceros agradecimientos. Quiero agradecer a la senadora Piedad Córdoba, sin ella no estaría hoy acá.
Al grupo de colombianos y colombianas por la paz  espero poder llenar hoy mismo la solicitud de ingreso a esas organización que tiene tan nobles objetivos. Espero no me rechacen.


Agradecer de manera muy especial a los medios de comunicación, sin ellos no hubiera sido posible el que otros liberados y por fortuna hoy este yo aquí.
Hervin Hoyos y el programa ‘Voces del Secuestro’, gracias a él pude ver a mi hijo crecer. Y creció mucho, mucho comparado.

A mi esposa Claudia gracias por todo'.

El primer saludo es para quienes compartieron conmigo 2.760

'Hacía mucho no tenia tantos micrófonos acá pero el primer saludo es para quienes compartieron conmigo estos 2.760 días de cautiverios en la selva, aunque diría más bien 2.760 noches. Quiero saludarlos a ellos y referirme no porque tengan un grado de oficial o suboficial, sino como a colombianos y quiero que veamos que cada uno de ellos tiene su propio drama.

Al general Mendieta, al capitán Murillo, no como lo que son sino porque son colombianos. Todos debemos saber que hay detrás de esa lista. Son historias, seres humanos maravillosos, me costó mucho trabajo dejarlos.

En la selva de Colombia el tiempo vale doble, allá cada día y cada noche son un sufrimiento'.

Escapar de la guerrilla
'Pretender escapar es jugar una ruleta rusa pero con seis balas. Quienes tuvieron la fortuna de hacerlo, hoy esa opción no es válida cada que se hace algo las Farc hacen algo también. Toman las medidas, reaccionan y las opciones que se han dado hoy no son viables, por eso no cruzó por mi mente'.

Así empezó su cautiverio

'En julio 15 de 2001 fui invitado por Naciones Unidas a ir a un municipio a inaugurar un puente. Pregunté por la seguridad y me dijeron que no había inconveniente pero no había fuerza pública.

Yo le había pedido al presidente Andrés Pastrana que pusiera fuerza pública en esa zona, pero se negó.

Cuando pasé un retén preguntó a dónde íbamos, me dejaron pasar pero de vuelta el mismo reten me sacó del carro y me condujo porque según me dijeron me necesitaban.

Después vino un recorrido de 11 días atravesando la zona de despeje y llegué al Caguán. Allá me entrevisté con Jorge Briceño, me hicieron una serie de planteamientos, aclaraciones.

-El me dijo, ¿usted no sabía que yo dije que iba a coger a los parlamentarios para el canje?

-Yo le dije, yo no soy parlamentario.

- Y me dijo, pero iba a serlo.

-Aquí empezaron mis siete años de secuestro.

Las Farc no están derrotadas

'A las Farc que no puedo jamás compartir el que por una causa o ideal se recurra a la violencia, jamás he podido compartir que se recurra a privar de la libertad a nadie.

Quienes tomaron esa decisión me parece que la han venido re evaluando porque no es así que se logra un cambio en este país. Si se quiere un cambio es con el pueblo, arreglando los problemas sociales.

Celebro la decisión de liberar a siete personas  y creo que la solución es política.


Créanme que en las últimas siete semanas que llevo caminando, pude vivir la vida diaria cotidiana de la guerrilla y las Farc no están derrotadas para nada.
NO sé que se que percepción se tenga acá afuera pero allá en el monte hay mucho y no veo una salida distinta a negociar, por eso seguiré trabajando con Piedad Córdoba'.

Así se enteró de su salida de la selva

'Tenía principios de paludismo. El 5 de diciembre se acercó el comandante y me dijo, dos minutos para empacar y le dije, no estoy en condiciones de empacar y de moverme y el sólo respondió, dos minutos.

Los compañeros míos corrieron a empacar lo suyo, yo como pude cogí mis cosas y me incorporé.

-Me dijo venga ya usted está listo.

-Me llamó con vehemencia y me dijo vamos.

En ese momento, que fue el último en que vi al Coronel Mendieta, me dijo gracias Alán y empezó a aplaudir y los demás compañeros empezaron a aplaudir también.

-Yo no entendía qué pasaba, salí a donde estaba el jefe de campamento y allí me dijeron, se va. Yo no sabía para donde pero las últimas palabras fueron esas'.

No trajo pruebas

'No pude traer pruebas de supervivencia porque lamentablemente no hubo esa opción pues salí sin saber para donde iba ni que me iban a separar. Sólo esa noche me entero de que es un viaje a la libertad'.

Las condiciones

'Como decía el filósofo Chavo del Ocho, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Una cosa es la decisión de tenernos tanto tiempo en la selva y otra cosa es el trato diario y cotidiano. Nos dan lo que está a su alcance.

La mayoría de las veces es una dieta muy rica en harina arroz y arveja. También hay frijol y arroz, o arveja y arroz.

En la tarde afortunadamente varía, pasta y arroz, pasta y lenteja.


Pero cuando las condiciones los permitían se casaba tigre. Comí hasta mico, danta, raya, armadillo, venado. Esta mañana desayuné armadillo

El desayuno es sopa de todo, tiene arroz frijol lenteja y pasta'.

Las cadenas

'La mayoría de las veces son usadas como métodos de seguridad, nonos ponen cadenas para torturarnos, cuando caminamos hay cadenas, pero es una circunstancia triste y dolora y hasta los mismos guerrilleros encargados de ponerlas, arrugan la cara cuando ponen esas misión.

A mí no me ponían la cadena al cuello sino en la pierna izquierda, pero sucedió un hecho lamentable y es que a dos de ellos por un error de la misma guerrilla en la postura las dejaron algo sueltas y la sanción fue no quitárselas. Las cadenas están permanentes y unidas desde hace dos años.

Los más duro no son esas cadenas, son las de la indiferencia que ustedes han podido romper'.

Es más fácil decir de qué no están enfermos

Nadie puede estar bien en la selva. A los dos días de llegado nos dieron lo que llaman refrigerio un agua royal y galletas. Puse el vaso y las galletas de soda, salí a hacer una diligencia y cuando llegue la humedad las había dañado totalmente.  Quienes están allá se están pudriendo y por eso es urgente traerlos.


Es más fácil decir de qué no están enfermos porque son muchos años. Cuando me llevaron ya eran muchos años y yo salgo y siguen allá.

Hay que traer a los que se quedaron


'Mi compromiso si es trabajar por el acuerdo humanitario la prioridad es traerlos acá a quienes están allá. El paso a dar es el del intercambio humanitario. Las Farc han hecho un gesto y yo los invito a que trabajemos para traerlos'. 




Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad